¿No EL DEBER En el. número de REVOLUv grandes movimientos.
Hs ahí la (HON publicamos una excitativa cansa principal de tantos fracasos firmada por varias señoritas resin dentes en El Paso, Texas, por msdio de la cual se señala los hombros el camino del deber, esto es, el de la revolución, para derribar ese vergonzoso despotismo que pesa. so bre los mexicanos.
Son las causas más bellas las que logran interesar la mujer, escándalo de ese quietisino enerk vente en que la tienen sumida, 1ae preocupaciones heredadas y las enseñanzas torcidcs de una educación hipócrita, que hoy por hoy, es el manguado pan inteleetual con que nutre los cerebros una sociedad regido por eunucos y por viles.
La causa que persigue la Junta Organizadora del Partido Liberal tiene la virtud de interesar todos los espíritus honrados, hombres y mujeres, porque es una causa humana y oivilizndora que quiere la felicidad, la fraternidad y la libertad de todos los que viven en esa parte integrante del mundo que se llama México. Por eso hay muchas mujeres entre los miembros del Partido Liberal, y por eso las señoritas mexicanas que residen en El Paso, Texas, excitan Ii los hombres a que no sean mansos, que sean realmente hombres y ii que tomen las armas para gener la libertad.
Nosotros, los emancipados, los que pensamos libremente, saludamos con entusiasmo la mujer moderna, la compañera del hombre que ante la ciencia ha dejado de aer el animal inferior condenado li le esclavitud, y que, como ol hom.
lrs mismo, tiene su puesto en uwnbate que la humanidad entera libro contra las fuerzas ciegas de la uturaleza que hay que domar para hacerlas útiles, y contra los errores multiseculares de los cuales va desj rendiéndose lentamente, lentar ante.
La mujer no debe permanecor indiferente it lots luchas de los blemlomas por el contrario, debeinteresarse vivaments por ellas, porque las conquistas que se obtengan redundarán en beneficio de todos, hombres y mujeres, y se obtendrán s pronto y más fácilmente, si la muy: deje de ser, como en la generalidad de los casos, el freno que detiene nuestros mas sinceros impulsos, el soplo helado que marchita nuestros bntusiasmos calculando y midiendo las dificultades dc las grandes empresas; Pascal Duprat asegura, y con razón, gue si las más generosas revoluciones no han producido todo el fruto que de ellas se esperaba y si nuestro progreso político avanza pulgadas en vez de avanzar palmos, eso se debe ¡í que nuestras madres, nuestras hermanas y, nuestras hijas, nuestras oompañeraa sobre todo, no participan de losbentimientos y de las ideas que han provocadoesos politicos: homes dejado tí la mujer en la superstición y sn la ignorancian. La mujer, ese ser bello, tierno y adorable, que si uniers sus esfuorzoe los esfuerzos del hombre, si sumara sus aspiraciones con las aspiraciones del hombre, daría un gran impulso al progreso, se ha convertido, al influjo de una educación malsana, en obstáoulo que retardo la marcha del hombre hacia.
la libertad y el ideal, La mujer, en general, considero como impropio de su sexo la ingerencia en los asuntos políticos. El fraile y una moral absurda la han enseñado si no fijar la atención en los graves problemas que se presentan en la lucha por la vida de las sociedades humanas, y de ahi que sólo el hombre luche por la libertad, derivandose también de esc hecho, que el hombre, dueño del campo, confeccione leyes que deprimen la mujer, que la hacen esclava socialmente y la alejan más y mas del terreno de le. lucha en que juntos, hombres y mujeres, deberían encentrarse para allanar la senda de los destinos humanos.
Siendo la mujer agenaií. lo. egin tación política por defecto de educación, natural es que sea. la. primera en oponerse que el hombre tomo participación en los asuntos de interés general. Las madres aconsejan sus hijos que no ec mezclan en política; las hermanas rifien con el hermano que tiene ideales y que quiere ser digno yy libre; las compañeros muestran al marido la prolo como el mejor argumento para hacer un lado sueños de redención y de justicia. Cuántos impulsos generosos, que dejados en libertad habrían llevado al linaje humano por senderos expeditos, se han marchitado y muerto al calor de los besos, al contacto de las lágrimas y nl recodo las caricias de unn madre do una amante que ec oponen que el hombro cumpla sus deberes de solidaridad humana. Cuántas veces la. férrea voluntad del héroe, capaz de romper cadenas y de arrasar tronos y de derribar dioses, es impotente para romper esa dulce ca done, de jazmincs y de rosas con que lo mujer detiene al hombre al echarle al cuello los brazos adorables. La humanidad será grande el día en que los labios de la. mujer al dar miel de amor, den aliento dc combate! leadres, hermanos, amantes, no detengais más ii los hombres: dejadlos luchar por el bienestar de todos, y si algunos de ellos, por eobardia por egoísmo se rohusau (i tomar parte activa en la lucha que le prepara, empujadlos que cum»
plan con su deber ¡Madman de vuestros hijos es el porvenir; que SEMANARIO mesmo LOS ANGELEs, Can, JULIO DE 1907. EWLA MUJER. tengan un porvenir de hombres libres; empujadloe al combatel ¡Hermanas la suerte de vuetros hermanos es la vuestra; si ellos son libres y felices, vosotras lo seréis también; empujadl os ai la lucha. Esposaeg el deber del hombre es luchar por el bienestar de todos, con lo que se ohtienev el bienestar de cada uno; ante la revolución que ve. estallar ningún hombro digno debo permanecer indiferente. empujad al esposo al combate que os hará felices, y si se resiste, no lo acariciéis más, renunciad tene hijos de cobardosl e La función social de la mujer no está limitada por el radio estrecho de la maternidad: tiene horizontes más amplios, ampiísimos, como los de hombre, y Ii bien jurídicamente se la considera inferior porque los que hacen las leyes han tenido siempre interés en que la mujer sen la esclava y no la compañera del hombre, la ciencia le concede los mismos derechos, las mismas prerrogativas que asisten ésto para gozar de libertad y de bienestar; teniendo, por lo tanto, los mismos deberes que el hombre como parte integrante de la. lespocie lhumatna.
La mujer c, pues, la compañera y no la esclava del hombre, y jontos tienen que luchar, como cualquiera especie biológica, contra todo lo que se oponga la satisfacción de sus necesidades. que de necesidades dejan de satisfacerse perla tiranía que im pera en nuestro paisl Hoy, pum, que luchar contra el, dspotismo, y cada quien tiene que luchar según su sexo. y edad. los hombres fuertes, con el arma a brazo; las mujeres y los ancianos, animando ii los bravos que! marohen al campo de batalla. De ese modo la. mujer dejarán de ser un obstáculo para las grandes empresas; no cuestionan con sus encantos á, los espíritus altivos; no matará con su aliento de ambrosía las grandes aspiraciones varoniles, ni morirán en sus lnbíos, a1 calor (le los besos, los propósitos generosos de los hombros snórgicosJ Al contrario, todo lo que la mujer tienc de subyugadnr de adorable, todo lo que hace de olla la parto más tierna, más bella y más encantadora de la. humanidad, será la fuerza propulsor. que lance ei. los gladiadores del pueblo la conquista dc la libertad.
uN BAillJlDll PREDIOANDÜ LDS HOMBRES HÜNRADDS. En un disporatado discurso qhe pronunció Teodoro Dehesa, el G0bernador de Veracruz, ante los obreros, de Rio Blanco, hace pocos días, dijo estas palabras. Qué es ol capital, y que es el trabajo? El capital os el fruto bendito y sagrado del trabajo, y por tanto, debo ser considerado y respetado. El copie tal. como se adquiere? Por medio del trabajo. Pasa la tercera plana.
ECOS DEE PRENSA. revolution. Nos hai honrado con su visita este valeroso paladin de la Democracia y la Libertad. Lo edita ol Sr. Modesto Díaz en Los Angeles, dni, y viene reboeaiite de entusiasmo y del más acendrado patriot ¿nel Durante algun aempo militimos casi solos en lestadio de la prensa liberal ix ependiente, causa de ls. ten persecución que sufrieron los órganos del Partido Liberal, cuya. Soledad y aislamiento no dejaba de abatir nuestro animo; puro ahora que vemos resurgir, au mjue con diferente, nombre, o ueetros caros compañeros de lucha, se robusteee nuestro ánimo y se alienta ie. Vaya pues, pam nuestro simpático colega r tiolución un fuerte apretón de finance, en testimonio de aiectv y compañerismo Tómndo ¿iii El Liberal, Del Rio, Texas a. , or falta de espÏacio no reproducimos íntegros. omo desearíamos, los artículos que la prensa extranjera está dedicando los asuntos de México. sin embargo, tomaremos siquiera sea parte de esos trabajos, insortaremos en nuestras columnas algunos frogmentos de los artículos mencionados para que nuestros lectores se formen una idea de como es juzgada la tiranía de México por los periódicoshomvados de otrosl países. i.
Traducimos de The Emancipator, revista de estudios socin les que se publica en San Francisco, 09. un han, Huixquk En México, sin Días; es un usurpador, uu traidor y un conspirador contra la Constitución mexicana; él no tiene derecho de ocupar la silla presiden»
cial. En México no hay gobierno legal, el único que será legítimo y constitucional esel que tratan de establecer los revolucionarios mexicanOs. Laosuse de las víctimas del Díctado rï de México es huestrs causaL Ï. Obreros únionistns y voso»
tros hombres y mujeres honrados que creéis en la grandeza de los rincipios americanos delinea os por nuestros antecesores, abrid vuestros corazones y proa clamad el derecho de residencia pasarlos refugiados mexicanos, lzm libertad de los peones y en el triunfo de la Constitución en l 1 a. NÚM. e.
México así como en los Estados unidos. ¿dorm Rare. w Del periódico obrero ¡Ticrro. de la Habana. tomamos los siguientes párrafos. qs. u. Las huelgas casi siempre son perdidas en México porque la Dictadura manda sus soldados desbaratarlas sangre y luego y tí obligar sus esclavos que reanudenrel trabajo. Hace pocos meses el mundo se conmovió con las. atrocidades cometida por or den del asesino del pueblo, Porfirio Diaz. Los obreros de las fábricas de hilad os y tejidos del Estado de Veracruz, se declararon en huelga. Poca cosa pedían: aumento de unos cuan. tos centavos de salario, ln. jornada de ocho horas, ln destitución. do ciertos odiosos capataoes y EL PERMISO DE, LEER PE.
RIÓDIOOS DEFE NSOR ES DEL PUEBLO, cuya lectura hstá prohibida ei los trabajadores. El Dictador Porfirio Diez cnyió tropas a los lugares on que se encuentran las fábricas y una hecatombe en lo que pereoieron más de doscientos proletarios de las fábricas de Santa Rosa, Nogales y life Blanco, puso iln la hunlgnu Ancianos, mujeres y niños parecieron monos do los soldados. un a. eaaetneeíeo De. La Terra, periódico sow ciclista que se publica en italiano, on Stookton. Jah, treducimoe los siguientes conceptos que lorman parts de un brillante editorial. lIe aquí cómo la situución de México es peor que le, de Rusia: En Ru. ia, pesar de lu autocrscin, hay riódicos que pueden hablar algo favor dcl pueblo.
En Méxicol nado. de eso hay. En Rusia pueden los obreros agruparse y luchar con más menos dificultades contra el Capitol.
En México los fusilamicntos en maso, las torturas los huelguistas y lo asesinatos de ancianos, mujeres y, niños por los soldndol de. la Dictadura, impiden, sofocnn ¡brutalmente todo esfuerzo del proletariado en pro de su rcdención.
Intolerh LECTORl A, Si acaso llega uno de nuestros ejemplares sus manos, cs para invitarle ii quese suscriba. Si Vd. sim.
patiza con nuestrcsgideos y perión dico, ee lo1agradecerémos infinito si, nos toma una suscripción. Pero en caso de que no iucrclde su agrado, tendrá la bondad de devolvérnoslq, y así nos evitará grandes perjuicios.