REVOLUCION.
sUiisoRiP rioN RATEB.
One year l. 00 Su months 10 consideres: REVOLUCIÓN se publicará todos los Sábados, siendo los promos de suscripción los siguientes En los Estudos Unidos Un año 2. 00 En semestre 10 Números sueltos. 05 En la República Mexicana Un año, moneda insumos, Si 5, 00 Un semestre 00 Números sueltos lO Todo pago debe ser precisamente adelantado Háganse las remesas de dinero, en Billetes de Banco, por giro postal por Express, dirigiéndolas en todo caso sl Editor, 660 San Fernando, St. Los Angeles, Cal. S Editor y Propietario: MODESTO DIAZ. WWWW WHAT THE UBERM PARTY llF MEXICO STANDS FÜR.
The absoluta freedom of the press in discussing all matters pertaining to the regulation of the national Government.
The electiom oía President every four years, an honest ote and the eliminatioii of the Diaz ring which has controlled the elections for the last tu enty one years, Tho rights of any party or organization to educate the masses in matters oi political and social reform Rcstriction of the rights of Governora of States and repreXsentatives in the legislativo ¿homosand election oí Govcr Inors and repiescntatnes by tbc vote oi the people Right of fair trial to all pei, sons arrosted on cliai ge oi Ioriuie. mi eliimiiiatiori of the :pl tlce of imprisoning an 3 slaying Df political offendcrs Ïnithout due investigation byí. Fair nages and rensonahlc :houi for the laboring classes a court of justice.
a 1e ee wwe «HHH H HMHHW LA MUJER ACUDE A NUESTRAS FlLAS.
Mentira es que el crímcn y el ¿iti opello puedan contribuir a prolongar ln eKlEanCla de una tiranía amenazada por el descontento ge»
neral La politica del terrOi que infinidad de veces han cnsayado los deiontadores del mando público para ahogar OPOSICIOneB y reprimir las cóleras de pueblos prestos (i rebelarse, siempre ha obtenido resultados negativos Lms XVI qurso in»
timidar al pueblo de Francia, llenando la Bastilla de prisioneros políticos a quienes se aplicaronl torturas u e la imaginaCión no puede concebir, y el u e l o de Francia, en vez de acobsrdurse, erigió la Justa, la hermosa guillotina rígicida, García Moreno muere destrozado por un grupo de valientes cuando soñaba el imbécil en demofisr al alma ecuatoriana ii fuerza de villsnías y crueldades; y el Czar de las Rusiae con ol inolvidabl Domingo rojo, incendió la nlbornda do la miís tendenoioso, ds la mas trascendente de las revoluciones que han conmovuio la iili munidad.
El pueblo es rohscro al mundo pocas voces lo domina el piinioo y cuando esto sucede, pronto viene levnntnrlo y sncudirlo, formidable y ombrnvecida reacción. Por oso los despotns cuando se proponen infundir pavor con actos de barbarie, no hacen otra cosa que provocar indignaniones y onsrdooer alos V01fld08. El pueblo es un mar que se agita cuando el vendabal lo azota, que se encrespa y ruge cuando sobie él se desencadena el huracán de la inclemenoia Es el mismo fenómeno social que ha cabalgado en los ¡estos de la historia, de edad cu edad y de pueblo en pueblo. tiranos que se enloquecen y son atacados por ls furia de perseguir y atormentar y pueblos que se irriian con el ultra e y demden siiblcvarse. oifirio Díaz, como todos los opresores cuando ven en peligro su poderío, está recurriendo la violenciay el crimen, figurándose en sus devaneos senilea, que por esos medios podrá conjurar la revolución, de la que yií se sienten las primeras conmociones y se escuchan los ruidos sordos y rugientes como de volcán formidable que pronto va ¿i estallar.
El Dictador se equivoca como todos los que le han precedido en la negra senda. del despotismo. Está sucediendo lo que siempre ha sucedido: los atentados ue Porfirio Díaz comete sólo sirven para harei más intensos los odios que se ha conoitado y para aumetr tar prodigiossihente el número de los que se aprestan derrocarlo. no es solamente el hombre el que se lc opone y lo increpa la mujer también toma puesto en nuestras tiJas y da a su voi tierna y exquisita, inflexioncs de onOJO y ircbcldia. El plagio de Manuel Sarabia. lndfii que cualquiera de los atenta,¡lne de que han Sido víctimas últiv mamenie los armgantes defensores dc la lsbcrtad, esc ¡ultraie que en lo grosero y lo brutal no se le en, ciunirs paralelo en la lllSiOH de los crimenes internacionales, hs. tenido la irtud de agitar hasta la xaltaCión. los cera ones honrados y de provocai una tempestad dc plotestas y maldicmiies que axotaii las frentes de los culpables y los cubren de xcrgusiim ignoininia. ¡raiz del plagio, no hubo hombre de decoro, de dignidad que se sintiera satisfecho sin arroyar al menos un anatcma contra los niiIsorables secuestrador es; no hubo hombre de honor que pudiera presmindir de confundir en un vocablo iiiianiante (t la banda de cobardes Díez, ltoosvelt. Maza, Dowdle, Shropshirc, Haylmrst y Thompson.
En la tribuna, en la prensa, en todas partes, el hombre digno may repulsión para los culpables.
La mqur se sintió la vez, las tiniada, herida, por e ultraje inferido la justicia y tomó ls. causa de los perseguidos con ese entusiasmo alto y bello, con esa pasión desinteresada y pura que sólo arde en los pechos femenilas.
En esta ciudad, en la manifestación celebrada principios del coiniiestó Simpatias para la víctima Monto para denunciar ol plagio du Manuel Sarabia, lo Señora B, do Talavera, que de antnüo se ha distinguido por sus ideales levantados, pronuni ió un discurso que fué un himno ibriinte y soberbio contra los tiranos su palabra elocuontey fascnmdora aiin repercuto on nuestius oídas, aiiii nos conmueve, viio en nuestros ruuerdos como algo quo nos es grato, muy grato, como uno de esos sucesos que nos place traer ii la memoria porque nos causó honda impresión.
porque nos alegó, porque nos hizo gozar intensamente.
Las damas de El Peso, Toxns, supieron asimismo, merecer ol aplausoy la admiración. En número de más de doscientas señoras y señoritas mexicanas, firmaron una protesta que fue dirigida Teodoro Roosevelt y en la que relatan con energía, que muchos hombres han de envidiar, el crimen odioso cometido en Douglas y acaban por demandar en nombro de la civilización, en nombre del decoro de la Patria de Washington y Jefferson, que Manuel Se. rabia fuera traido al territorio de los Estados Unidos y que se dieran garantías ii los refugiados meXicanoei Si Roosevelt conserva algo de la dignidad que le supusieron sus conciudadanos al elevarlo la Primera Magistratura de la Nación, ha de haber sentido que lo verguenza lo torturaba, al enterarse de la. protesta. formulada por las damas de El Paso, al leer en ese documento lo que el ya cabiav habia consentidvaque la Constitución Americana habia sido burlada, que el pabellón de las esticlies, símbolo de las libertades humanas y al que él ha Jurado y debe defender y respetar, habia sido plSOtCBdO y eBCíll lleCldO por lll grupo de bandoleros que portaban uniformes dc agentes (le la autoridad Verguenza ha de haber sentido Rooseielt, bl no se ha. degradado por completo, al leei que se le lla niaba al cumplimiento del deber y que eran unas damas respetables y obiiepadas, las que ese llamamiento hacian.
En Douglas, Del Rio y San Antonio, también la mujer nieXieana tomó parte en las manifestscmnes de indignamón y se adhirió ii las pcticmncs en demanda de Justicia.
El plagio de Manuel Sarabia ha confirmado, pues, que la política del terror da resultados contraproducentes a los tiranos quie la our pican como un medio de dominar el espíritu de rebelión y ha servido al mmmo tiempo para despertar a la muJer de su habitual indiferentisnio las luchas por la libertad, para indignarla contra los excesos del despotismo, para atraerla ri nuestras filas, a nuestra causa que es la causa de la razón y la virtud. Bien venida sea la muJer al campo de la emanCipacuin y del combatel LECTOR. Si acaso llega uno de nuestros eJemplaree sus manos, es para inVitarle a que se suscribe. Si Vd. simpatiza con nuestras ideas y periódico, sc lo agradocerémos infinito si nos toma una suscripción. Pero en caso de que no fuere de su agrado, tendrá la bondad de devolvérnoslo, y sei nos evitarágrandosperjnicioe.
LOS CONSULBS DE LA DICTADURA.
El plagio de que fué víctima Manuel Sarabia ha arrojado torrentel de luz quo han hecho ver en todo su horror esos antros que se llaman Consulados Mexionnos.
Los Consulados son verdaderas cavernas en cuyas sombras los más vilns polizontcs íraguau sus ataques contra los luchadores liberalos. No son los 00nsulados los oficinas destinadas ii rendir iniormaciones sobre la producción y la riqueza de México, á procurar en el extranjero mercados favorables los productos mexicanos. No son los Consulados ol escudo protector delos derechos del mexicano ausente de su Patria ni la mano fuerte que levante los nacionales vencidos en la azarosa contienda por la vida. Nada de eso son los Consulados. En las tinieblas de esas oficinas, manos brutales rechazan los mexicanos que osan llamar sus puertas en demanda de proteCCión; del fondo de esas cavernas, como si fuera el vientre de una caja de Pandora, salen el polizonte, el rufián, el delator, el judas, el esbirro y osos asnos sarnosos que desde ciertos periódicos ultrajeu tanto la gramática como la honradez en beneficio de sus inverecundos amos, En uno de esos Consulados se frag uó el plagio de Manuel Sarabia En una de esas cavernas, un troglodita, Antonio Maza, Cónsul de México en Douglas Arizona, pació con sucios bandidos el precm del crimen; No se paró mientras en el precio. cualquiera que fuese, podría ¿er 1gado. para eso se tiene al pueblo eii la miseria, para derrocher el oro en crímenesl. el Consulado de St. Louis, Mo. es un pantano Un cerdo, Rafael Serrano, administró los fondos que habian de servir pa ra la persecnción de los miembros do la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano.
Otro cerdo, Diobold, convertido en esbirro, tendió lazos iniames los luchadores Librado Rivera y Aarón López Manzano.
El Consulado de San Antonio Texas regenteado por un muñeco, es una telaraña desde la cual se atisban los movimientos do los liberales mexicanos refugiados en Texas.
El Consulado de Brownsville, Tex. donde un morelico smvergucnzs que se hace llamar Doctor redacta panfletos contra los revolucionarios, es algo así como un puesto de policía que la Dictad ura sostiene de este lado de le.
frontera para deleitar todos los hombres que quieren justiCia y libertad.
Del Consulillo Lozano no nos ocupamos hoy porque para él tenemos algo especial que le hará comprender cual es la verdadera misión del Cónsul. este Consolillo lo titulan honorable lino: cuantos porros famélicos quo hacen uso de las patas pum escribir en salvaje, porque no oroomos que tengan la pretensión de que es castellano el galiiniitías que gsrrapatean. Pobres canes. De qué vívirían si no se granjoasen las sobras de Lozunillo?
Hecha esta digrasión, volvemos al asunto de los Consulados.
El Diotador Porfirio Diaz tiene especial tino para escoger sus Cónsules. Son éstos, individuos analfabetos que harían furor en cualquier feria como contorsionistas hombres sin cuyuuturas. flexibles de espinoza, vacíos de cerebro y dúctiles como miga de pan. Buenos indudablemente para figurar en el cuadro de cualquier circo; pero inmejorables para el uso que los destina el cobarde Autócrate de México. el de servidores incondicionales.
Por eso los vemos cometer crímenes como ol que cometió Autonio Maza en Douglas; por esc los vemos convertidos en policías como el Cónsul Mallén de El Paso Texas. lio es uno verguenza para los mexicanos que tengamos Cónsules de esa clase. No repugna quo en lugar de dedicarse los Cónsules las importantes labores que tienen que desempeñar, hagan el papel de esbirros y de denunciantos de revolucionarios?
Ya volvoremcs e hablar sobre este asunto. Por lo pronto hasta con lo dicho. ¡A ARMARSE, LUGHADOBES!
Los liberales deben ai marse individualmente a la mayor brevedad. La revoliiCióii esta para estallar y es urgente que hagamos acopio de previsión, que compramos desde luego nuestros fusiles, Winchesters de preferencia y parque eii gran cantidad (para sostener la campaña contra los soldados del despotisnio.
Los hombres desarinados, por buena que sea su voluntad, por ardoroso que sea su cotosiasmo y su valor, de nada servníin en los momentos de la lucha. Armsrse, es una nececidad imperioso que no deben desouidar los que de corazón anhelen que la libertad sea exaltada y los tiranos abatidos.
El Partido Liberal no cuenta en sus filas ningún magnate que dé dinero para armar :1 los revolucionarios. El Partido Liberal lucha. contra los magnates y favor de los oprimidos. Por eso, es los oprimidos, únicamonte los oprimidos a quienes toca esforzarse, sacrificarse, psra contribuir al triunfo de la revolución.
Hay que reducir los gastos ordinarios, hacer economías, privarse de satisfacer algunas necesidades, si es preciso, para com»
pletat el costo de un fusil. El sacrificio no será infecundo: con compraromos la libertad.