. nscsnnmxcïonf e l. POTGÏGHM el 0105i CODOCÍNÏGHÜOS 110 liado, creyendo que los derechos delos litisnríos para emprender la peregrinación de gangas son iguales y que lo que á, uno se la vida práctica profesional?
Atado esto ngréguese que, si en el momento en que la inteligencia, preñeda de ideales y de ensuefios, se entrega con shinco bitscst el alimento que la nutre, solo halla un profesor, de ciencia exhaustmpero (lucho en ol arte de agradar ul superior.
El alumno tiene anto sus ojos el modelo que ha de imitar si aspira 1. carrera. do empleado, el enemigo con quien hn de combatir, si acepta las dolorosas luchas del postulante que no pretende envilecer la justicia con cartas de recomendación.
ANTONIO HORCASITAS.
SECCIÓN DE CONSULTAS ¿AUTOS CONTRADICTORIOS?
si es. Directores de «REGENERACIÓN»
Presentes.
Muy señores mios: En el juicio iniciado por le Señora Trinidad Uribe Vila. de Mañón contra el subscrito, se pidió por le. parte demandada una prueba dentro del término legal. El uzgado mandó que el promovente expensara un timbre para que la Secretaría hiciera el cómputo del término de pruebe. Considerando infundudo este auto, porque nohay precepto ninguno legal en que puede fundnrse, se apeló ¿le él, habiéndose desechndo la. apelación, por lo que fué menester entablar el recurso dc denegada apelación. Nada de extraño tiene ésto, pero lo extraordinario consistió en que, guardando el mismo estado los autos le. contraria solicitó una prueba y el Juzgado, en vez de mandarle que exhibiein el timbre, acordó. Como lo piden Ajeno las cuestiones de derecho no he podido sin embargo explicarme estos dos autos en mi sentir contradictorios y ocurro los ilustrados Directores de «REGENERAGION» para que ellos me den la clave para resolver este enigma y me saquen del error en que hasta hoy seguramente me he heniega no debe conceda se otro, reportando ambos idénticas obligaciones.
Me permito consultar el parecer de «REG ENERACIÓN» sobre estos, puntos ofreciendo comunicarles otras dudas que en esos mismos autos me han sugeridolos decretosy decisiones en ellos dictados, porque desconfiando de mi propia opinión, desearía que abogados ilustrados me convenciesen de que han estado erreglados derecho.
Quedo de Vdes. afmo. atte. AVIEB Gsnon Tomasa.
En el asunto de usted, Sr. ercía Torres so ha cometido, sencillamente, una injusticia. Esos autos del Juez son contradictorios y establecen una desigualdad alarmante entre actor y reo. Dicho Juez seguramente ofecta creer que en un juicio las partes no tienen iguales derechos en el procedimiento.
Ninguna disposición legal autorizó al Juez para exigir que, previamente el acuerdo de la solicitud de usted sobre pruebas, expensase el timbre para hacer el cómputa del término probatorio. Si el Juez no estuvo autorizado para redactar ese acuerdo, cometió un neto de mero arbitrio, con perjuicio de los intereses de usted, pues no por ol hecho de haberse dictado ese acuerdo ilegal, se suspendió el término probatorio. Este siguió su curso y quizá hubiera.
transcurrido ya, cuando se expensare el timbre, cuando por la Secretaria se hiciese el cómputo del término probatorio y cuando llegase recaer un acuerdo al escrito de usted. Entonces se hubiere usted visto obligado ocurrir un juicio de responsabilidad para perder lastimosamente su tiempo y su dinero.
Por otra parte, el hecho do haber acordado de conformidad el escrito de pruebas de le parte actora, demuestra palmas isrmente que con usted se cometió una injusticiafinjnsticia más sensible el negarse ilusted el recurso de apelación de un auto que le causaba grnvámen irreparable. Alli fué donde surgió la desigualdad entre actor y reo y donde surgió también el ataque los