¡ z 12. nnonnnnnoïon. x (m; este preguntaz. Que hacía. usted y solo se limitó recoier al herido, sino que dóncle estaba la noche del 21 ¿le Enero de aprehendió al ooolxero. Eseectofué nnaarbi1870. y como es natural, se le contestanNo10 recuerdo. Cuando el Juez, severo y augusto replieaz. No lo recuerdo. usted?
pues la instrucción le probará que esa no«
che se ocupaba usted en oxtrangular su madre.
Cuando un certificado de autopsia no puede precisar, si 1a señora murió no extrangulndu, y el uoz el acusador públioo infieren dela falta (le pruebas on contrario, que c1 hecho imputado es posible; cuando en vez de probar al reo el delito, se le exige la prueba de que no 1o cometió; nada de raro tiene que ol hombro más sereno y más frío tiemble y se turbo ante el Juoz, que tituboóyso contmflga, que carezca de testimonios y (ie pruebas, todo lo cual so le acumula irá en su contra y se le computurá en su pasivo.
Si por fortuna se tienen testigos de descargo, el Juez los fulminará con la mirada, los amenezará con el Código, los aterraró con las penas del feilso testimonio y los pondrá en vergonzoso fuga. El defensor luchará en vano; ni tiene la. autoridad, ni los medios de noción, los recursos dela megístroture; luchará como el náufrago contra el oleaje, contra la. invasión creciente yel empuje inoontmstable ¡le los recursos de lo acusación que dispone de los millones tie presupuesto, delas legiones administrativas. lo las cohortes jurlíciales, y puede resultar una. condeno muerte, fundado de lejos, pero sólidmnente, on una. acusación de contrabando. Comprobación de una Estadística del Procurador.
Hace varios dios loimos en «El Imparcial» que un ciclista. lmbía. sufrido un fuerte golpe en el cerebro al bajarla pendiente de Dolores y que uno de los cocheras de carros fúnebres, al ver el cuerpo inanimado del ciclista, dió aviso la policia. Esta no trariedad que diario se comete en México. Gon ellas ve darse el ceso ¡le que a1gún indivicluo que veu el cuerpo lesionado de alguna persona, se abstenga de comunicar la policía su descubrimiento por temor de que se le aprehenda. Resultado: si se comunica la. policia. el hallazgo, se le aprobando: si deja. al herido sin comunicarlo la policía, se le oprehende también como reo de abandono (le enfermo.
La piúctica. que clonunoinmos es constonu te y tan lo es, que lo cárcel de Belem se llena de individuos que son eprehentlicios por la mas leve sospecha, y las veces sin.
sospecha alguna, como en el caso relatado.
Ahora nos explicamos el por qué de la desoonsoladora estadistica del Procurador de Justicia del Distrito relativa al año de 1897. En ese año ingresaron Belem sobre 14500 individuos, de ellos fueron oondenados 8000 y los 6500 restantes fueron puestos en libertad, por desvanecimienho (le datos, por absolución, por no acusación, y por falto. de méritos. todavía. en esa memoria clecía. el Procurador. Hubo en este año 14500 delincuentes; pero no se alarmen Uds. Señores. De esos individuos que ingresaron Belem, 6500 salieron libres por varios motivos. La. criminalidad no es tan grande. No se alarmen Uds. queridos lectores, no hay tantos criminales. Lc único que hubo en 1897 fueron 6500 prisiones arbitrarias.
La. verdad delas cosas es que por nuestra parte, preferimos la agresión brutal del rufián, la agresión solapadu (le un Juez srbitrario. Al ritfiún podemos oponer la. fuerza bruta la fuerza bruta. Perecerá. el me»
nos apto; pero habiá defensa. Ala agresión del Juez arbitrario, ninguna defensa podemos oponer. Si protestames, lo protesta.
constituye un nuevo delito. Si ocurrimos al juicio de responsabilidad, resulta ésta unn bello mentira. Paciencia.
EL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS FEDERALES.
El articulo 198 prescribe que cuando hubiera de citarse juicio una persona que. u. u. Iv m» awav mu. unn ma, V?
Alem;