B REGENERAOION. nf, neo de sn pistola disparúndola contra su itancias del proceso estan acreditando lo contendientes. No probó su dicho con nin contrario. N0 OREÉ cl que hoy lleva la gún testimonio. Por e contrario, nn testigo declaró que Ramírez habia matado su compañero, de improviso, sin que mediara riña. Vista la causa en Jurado, se absolvió Ramírez. El Juez (le lo Criminal casó e yeteclicto y al verse de nuevo la causa en Jurado, el referido Juez se oxtralimitó en sus funciones como se verá después.
El art. 314 del Código de Procedimientos Penales ORDENA los Jueces de lo Criminal que dentro de los limites de LA MAS EXTRICTA IMPARCIALIDAD, hagan a los Juradas un resumen metódico, claro y suscinto de los hechos sobre que haya vez sado el debate, PERO ABSTENIENDOSE DE ILEVELAR SU PROPIA OPINION DE HACER APREOIACIONES SOBRE LA RESPOSABILIDAD DEL ACUSADO. Los Jueces no pueden traspasar osos limites sin incurrir en Ia responsabilidad que marcael art. 740 de Código Penal. Esta previsión de la ley tiene por fundamento el evitar las injusticias que pudieran cometerse por los jueces apasionados que, no teniendo idea. de su elevada misión, obscureciesen la. conciencia de los Iii ados con alegaciones que pudieran determinrr la condenación del acusado. Bien sabido es que los urados son usceptibles de ser trastomudos en sus opiniones por la influencia que sobre ellos pudiera ejercer una personalidad respetable, ya. por su elocuencia, ya por su talento, ya por la posición que ocupe. evitar esas ofuscaciones está diríjido el articulo del Código referido, pues el Juez cs uno de los factores que más pueden influir en el anirro del Jurado popular.
No copiaromos, por ser muy extenso, e resúmen del Juez de lo Criminal en este asunto; pero presentaremos nuestros lectores algunos fragmentos de él. Dice el Juez. El que en estos momentos lleva la palabra ESTIMÓ infuudcda esa declaración del Jurado (la de irrespc nsabilidad pronunainda en la primera audiencia. y la estimó asi, porque, SU JUICIO, todas las consl voz QUE SEA JUSTO el que se declara la exculpante (que exculpa de todaresponsabílidad) de haber obrado impulsado este hombre por una. fuerza moral que le produjo un temor fundado ¿irresistible de un mal inminente y grave en su persona. YO NO CREO que este hombre puede tener a su favor esta circunstancia exculpante; en primer lugar, por la declaración del sargento Jesús García, declaramción que ya he dicho, es importantisimas porque no he encontrado tacha ninguna que oponer úese testigo. Después argumenta el Juez en contra del reo en los siguientes términos. NO ENOONTRÉ FUNDADA la declaración de osa exculpante, PORQUE SI HUBIERA SIDO CIERTO que este hombre hubiera procedido únicamente por miedo, por el temor que tenía de que el gendarme le disperara el arma, entonces, lo natural, lo lógico hubiera sido, que hubíesebuscado ¿le una manera empeñosa a alguna persona que lo auxilíara. El hombre que tiene miedo, el hombre que no se considera capaz para contrarrestar la agresión de otro hombre, lo natural es que llegue hasta buscar el auxilio de las autoridades. Además, N0 ES FÁCIL SUPONER MIEDO en al hombre que, como éste, ha pasado una. gran parte de su Vida desempeñando el oficio de soldado. á un hombre que durante siete años no se ha ocupada de otra cosa más que del manejo de las armas, y se ha encontrado en medio de los peligros en que se encuentran los soldados, N0 ES POSIBLE CONSIDERARSE PUSILÁNIME, ni MENOS COMO UN HOMBRE COBARDE. Ademas de ésto, hay otra consideración que ME HIZO ABRIGAR LA CONVICCION ÍNTÍMA que en aquella ocasión abriguó y QUE SIGO HOY ABRIGANDO, que este hombre NO OBRÓ baio el influjo de esa circunstancia etc. etc Puede decirse, MI JUICIO, que no está comprobada esa circunstancia exculpante de haber obrado impulsado por una fuerza moral