IÏEPERTORÏÜAMERICANÜfuria ul Lector Cuando don joaquin nos dejó no hizo ninguna recomendación para la continuación de su Repa. oz o. Sin embargo, estamos seguros que todavia pensaba en su obligación para los suscritores de dar remate al tomo Ello nos ha movido ha hacerlo en este último número.
Muchos han expresado su inquietud del porvenir del Repertorio) y hemos recibido una propuesta del Consejo Universitario que publicamos y sobre la cual deseamos oir la opinión de los suscritores. La esperamos en el Apartado Letra En los meses del 1958 que él alcanzó a vivir continuó recibiendo los homenajes que siempre se le prodigaron. Tal como la Orden de Rubén Dario, el honor más elevado quela República de Nicaragua concede a los beneméritos servidores de la Patria y de la Humanidad. Mucho le debe la cultura de Centroamérica al infatigable. esfuerzo de don joaquin Garcia Monge, costarricense preclaro, que podria reclamar cpn derecho el titulo de Patriarca de las Letras Híspanoamericanas. Desde la cátedra iluminada por su palabra, hasta las prestigiosas columnas del ¿Repertorio Americano. su figura es faro orientador para la juventud y la intelectualidad de Iberoamérica. Por ello Nicaragua se honra, honrándolouxjPalabras del Sr. Presidente Luis Somoza, Novedades de Febrero 1958. Don Luis Barrios Llona, Embajador del Perú, solicitó que se otorgara una condecoración a don joaquin, recibiendo del Canciller del Perú, doctor Raúl Porras Barrenechea, el siguiente juicio. Coincidiendo plenamente con las consideraciones que Ud. hace sobre la sciiera personalidad y la labor docente cumplida en América por don joaquin García Nlonge, en la misma.
linea de Andrés Bello en el Primer Repertorio Americano, de juan Montalvo en El Cosmopolita o de Rubén Darioen la Revista de América, propuse, y fué aceptado con gran complacencia por el Presidentede la República, que se diera a don joaquin Garcia Monge, como expresión de admiración y reconocimiento, rompiendo los formulismos protocolarios, la más alta jerarquía de la Orden del Sol, como al más representativo embajador de la cultura americana. Publicamos la contestación de don joaquin y también la adhesión de Haya de la Torre.
El costarricense culto no podia permanecer indiferente a tanto honor prodigado en el ocaso de sus dias a tan sobresaliente ciudadano.
Del seno del Centro Nïédico Cultural animado por el Dr. Alvaro hiontero Padilla al mismo tiempo actual Presidente de la Asamblea Legislativa, partió la iniciativa de conceder a don joaquin el titulo de Benemérito de la Patria. Publicamos el correspondiente Decreto.
Escribió joaquin Salazar Solórzano. En el caso concreto del humilde maestro ycultor de las letras hispanoamericanas, don joaquin Garcia Monge, creemos que se cometió una verdadera injusticia, al ser atacado su benemeritazgo con el arma plebeya, de que solamente debe otorgarse dicho honor, a los muertos. Pero Garcia Monge, como un legitimo aristócrata del talento, supo ser generoso una vez más; y posiblemente, para complacer a los costarricenses, que desde tan mezquino ángulo lo adversaban, rogó a su Dios, que lo reintegrara al seno sin pasiones de los inntortales; y su deseo rue cumplido. joaquin Garcia Monge, trigésimo primer beneméríto del país. Diario de Costa Rica 25 de.
noviembre 1g 58. Qué tiene que hacer un benemérito? fué el característico comentario de don joaquin. Para él cualquier distinción representaba mayor esfuerzo. Ojalá corresponda en mis actividades editoriales ala. benevolencia con que el Gobierno del Perú me juzga y trata. dice en su carta a don Luis Barrios Llona.
Mucho se ha escrito sobre la vida de don joaquin. Hay datos biográñcos escritos por él mismo. Nada mejor para componer «la carrera de la vida» que publicamos añadiendo una nota personal que concierne sobretodo a sus títulos y distinciones, desde luego incompleta, los cuales nunca ostentó.
El paso de don joaquin por el Instituto Pedagójico de Santiago de Chile fué fundamental para su orientación futura. De su archivo publicamos la fotografia de esa venerable institución lo mismo que las certificaciones que en latimcastellano y pedagogia mereció de sus profesores.
El pensamiento anecdótico de Garcia Monge en sus últimos dias lo recogió Francisco Maria Núñez (Garcia Monge, valor de las letras americanas, Diario de Costa Rica 26 de octubre 1958. y aquel sobre temas más serios Francisco Hernández Urbina, cuyo articulo reproducimos de Ozííïzm (Enero. Marzo i958. Los articulos necrológicos fueron muy numerosos.
Podemos citar los siguientes, siendo la lista incompleta: josé Amador Guevara, Germán Arciniegas, Victor Manuel Arroyo, Alfonso Enrique Barrientos, Fresia Brenes de Hilarov, Abelardo Bonilla, Alvaro Bonilla Lara, Alfredo Cardona Peña, Quino Caso, Abel Romeo Castillo, josé Castro. Rafael Cortés Chacón, josé Maria Chacón y Calvo, Hilda Chen Apuy, Laura Da Vinci, Luis de las Cañas, ll iireya Gurdián de Varona, jesús González Scarpetta, Ma. Henriquez Ureña, de Octavio jimenez Alpizar, Salvador jimenez Canossa, josé Angel Lagos Isberto Montenegro, Rogelio Monterrosa Sicilia, Francisco Niaria Núñez, hiariano Padilla, Manuel Picado Chacón, Carlos Luis Sáenz, joa! quin Salazar Solórzano, juan Manuel Sánchez: Luis Alberto Sánchez, josé Enrique Silva, Orlando Sotela, Rafael Antonio Tercero, Gabriel Ureña Morales, Rafael Heliodoro Valle, Moisés Vincenzi; Coluntnas y Editoriales en Adelante, Brecha, Carteles, Combate, Critica, El Imparcial, El tiempo, La Gaceta, La Nación (Bs.
Aires y San josé. La Prensa, La República, Mujer y Hogar, Novedades (hifi xico. Petaquillar Caricaturas de Tuno Alvarenga, Noé Solano. Reproducimos los importantes estudios de Abelardo Bonilla, Alvaro BonillalLara, Iax Henriquez Ureña, Luis Alberto Sánchez, Rafael Heliodoro Valle, Moisés Vincenzi. La crónica periodística del fallecimiento y entierro de Garcia Monge fué publicada en La Prensa Libre, La Nacion y la República. En impresionante ceremonia, la Asamblea Legislativa honró al esclarecido Benemérito y allí mismo el señor Embajador del Perú colocó sobre el. féretro las insignias de la Orden del Sol. En Carta Per Este documento es propiedad de la Biblioteca electronica Scriptorium de la Universidad Nacional, Costa Rica