. que pedirán una cantidad de dinero muy grande. Rickpatrick a intió. e5pa ntosa acaba con mis nervios. Si hu biera algo que hacer, cualquier cosa la haría. Mas tarde tendremos Vniucho une hacer no le quepa duda contestó ÍColvin Pero esa noche no habia nada que hacer VEVV5ta tensión unM º! CMV lI u V Muy temprano, 1áinanana siguiente llegaron el Agente del Departamento V de Justicia Federal Gus Jones, de Dri llas Texas xº algu rms otros olibi ale de la ciudad de Oklahoma, aéonferen VVciarV con Colxin Los agentes penetra Í ron en la casa Vcon todo sigilo y no. fueron notados ni por los reporteros. El correo dela mañana trajo una carta par, a fla señ0ra Ursthél. se decía que Cha lr lesV Urschel estaba enVgran peligro, pero que todavia no ha bía sufrido ningún daño. Los secues. tradores decia la carta, le derolverian la libertad mediante el pago de 50, 000 dólares, pero querían que se hiciera un anticipo de , 000 dólares corno prueba de buena fe Estos 000 dolares serian. lle vad05 determinado sitio de la ciu dad por la senora Ursch el en persona esa misma noche. pues de otra manera Urschel sería asesinado.
Desde luego, la señora UVrscl hel rnós V tróla carta al agente Colvin. al ami Vgo de su esposo, Mr. Rickpatrick. Col En ella VV. vin la leyó cont0da atención ydes. pues dijo: Esta carta no esde los se. cuestradores; es de alguienque pretende sacar algún dinero por este medio Como ustedes pueden ver no se da ningún indicio que pruebelaidentidad. de los plagiarios, y la suma pedida. 000dólares es demasiado pequeña. El, que escribió esta carta piensa que por el hecho de que usted está muy añigida. por el secuestro de su espaso puede us ted dar esta cantidad fácil lmente. Ade más, un plagiario pediría una suma mu cho mayor que ésta: al mismo tiempo ºfrecería pruebas concluyentes de que tienen a su esposo en su póder. Envia. rerri os a un agente disfrazado de mujer que a cuda ala cita esta noche.
Laseñora Urschel. asistió. Durante jel trascrirso de ese dia, se recibió en la casa un yerd adér0 diluvio de cartas y. meñeajes ºmistcriosos. unos tratabdn.
defdarla iinpr síón dquue eran de los. Dlagiarios demandaban diferentes cantidades de dih er. y otros propo nía provectos para atrapar a les hanV didos Eseli rriéé en la noche un rigenre es V1Vtido ccin ropas de mujer, trató de Dº nerse en contacto con los que habían enviado la primefn carta, per01 no oh tuvo. éXíto. En, la nochVe. C01vin rnFotografia de una parte de ¡Ve carlaV one Uischel esciiliio durante su cautiverio. o formó¿alosºreporteros que tanto los VV agentes federales como los del atado iban a abandonar la Mansión Urscliel. VV Explicó que esto era debido und peti ción de la señ0ra rschel que deseabm quitar todo Ob5tacu lo para que los se cuestradoreé o sus enviados, pudieran e acercarse y aun penetrar a la casa libre u mente si deseaban ponerse en contacto con ella para nejzbcía que esta noticia fué una artimaña los agente federales continuaron dentro de la casé vigilando; Vrioche y en la manana del martes. la sea Por supuesto Pasó otra larga. igente de los plagiariosV y que Coluirr y Rickpatriclr pudier rn estar equivoca» VV dos arruinando por su error la vida de su esposo y la tranquilidad de ella. Ese día llegó violentamente de la Carolina del Norte, Arturo Seeligédn crinádo y ainigo íntimo de su primer. ESPOSO, une apresuró a CÓTf81 en ayuda de la Sra. rschel.
Ahora el. Rickpatiidr estaban haciendo proj ec tus para reunir la cantidad de dinero que se pidiera por el reseate.
El mismo niartes llegó una misterid sa carta dirigidaala senora Urs cl llie en ñci ra Urchhel estaba al borde dela desespera¿:ióh. 53. la Que se le ordenaba. de haciendo el?
Llegó a pensar que si el qUe.
había escrito la primera carta deri1an dando los 1, 000 dólares no seria un vraje absolutamente sola v181tamde terrninada droguería donde seria iis V Sigue en la página V6V?