Archivo rebelde es
01 02 08 01 1941 5
01 02 08 01 1941 5 black white

. arb. a. 4a. Nr c, mn wr. Ii. a. ma. a.
u;m ¿a ymm a a a. a, u.
ni , nbra. s SOBREEL Cle, ELV 1CLTÁD OR Chaplin ha combatido siempre las ialses ilusiones y las equivocadas esperanzas que el capita.
lismoha fabricado para nuhlnr los ojos de los Enplo odos, En casi todas sus peliculas se ira mostradr como un adversario decidido de la actual or. gunización de la sociedad, como el artista enemigo de un mundo que niega a los lrornl:res ln feliei. o ad y, la alegria; pero su enemistad se manifiesta yre:iominantemento contra todo aquello que es mix. iificac ión íntcresa ia de los valores humanos, con Hn todos los falsos destellos con que los publicis lns de ola indole tratan de adornar un sistema so cial. El personaje centrnl de toria su obra, el mismo en todos los films, es un náufrago en medio de la espuma de las ilusiones vanos y los anhelos ¡vacios, fabricados por los optimistas profesionales para el. dar:neeimiento de los que pueden rebelarse conlra ln miserla;v la explotación. La fundamental subs.
tencia lrd lf fl de los pelirulns de Chaplin, lo que resulta pnerulo jitanrente cómico, es la. vigilia deses»
pernfla de un personaje que parece que después de en largó sueño l:u iera despertado en éste mundo, nsoinbrndo lleno de desconcierto ante todas las ¡rentiras en que los otros creen, desliecílas ante los ojos, inmune a los vapores adormecedores, las ilusiones emhusteras, los sueños tendenciosos, sor rÍr a Ias voces múltiples que convencen a los de.
más de que este es el mejor de lts mundos posibles.
Por eso parece un cómico scnárnlrulo que tropieza a cada rato con la realidad: es que la realidades el engaño de los otros, esa es la realidad que le des coaciertn implnenblemenie. En eso consiste la burla de Chnolin al exhubcranto optimismo uo flu vc inagotablernenté de las fuentes de propaganda que alimentan aquellos, un desean conservar tuordcn donde no calle la realización de las verdaderas ilusiones, do insespcrnnzan un.(nticas, de los sueñes nui nobles. Por esta razón Cllarles Chenlln es un artista honrado, leal a la.
necesidadcs expresivos de su época. Mientras mue!. os artisth grandes y pequeños colaboran conla de engaño y ayudan a la confección de toda de trance un la utileria del embusto, Chaplin destruyo iróric mente las mentiras.
Alguna vez la de observnrsc con más tranquilidad ci o la evolución de la obra artistica de Chaplin, el nfir. amiento de las aristas de los temas de u sus pell(un. 5, Corren paralelos al crecrmre to ce ciertas fuerzas políticas en el mundo, el desarro.
ll e de las luchas económicas, Entonces se obserl¡ rnr:l que lo quo si principio fuó la protesta un poco vaga y nebulosa de la sensibilidad del artista, se ha t(rminos e imágenes económicas, en El Circo. en lista última cinta es todavía la mejor réplica. a una d: las más eficaces mentiras que se iran esgrimido para neutralizar la clase media, rép íicd a esa l: u lili explotación que los místicos de última hora. han l:eiho de cierta bucólit a nostalgia mezclada eonTo Venir de lns exeelcneias de conservar opaciblemen.
le sereno y lrnnquiló el mundo capitalista. lince nelm dins se estrenó en México la más reciente prodnccirlr. del cómico ingl( En ella puede advertirse con elrlridnd el progreso do la expresión de il nplil. lll. l)ietador es la pelicula de ésto reali. nda mis concretamente en terminos politicos, es le. dellnroción politica de un arlrersario do la explotación, de un enemigo del, lxam oro del pueblo, de un combatiente contra las dictaduras económicas dif los explotadores. Por eso mismo ha sido dura mente censurada periodos los criticos cinematográficos de los periódicos conservadores norteamerica.
nos; que lian hecho de lns o ¿servacionns técnicas no trampolín para atacar vivamente la tesis política de lallelicula. lil Dictador no es una simple película antifascista como esas que con sospechosa generosidad prodign desde en un año la industria norteame.
ricnnn. No es oco una defensa lúnguida. senIimenlal como eso azúcar que envuelve los pur cantos. de. la anímica democracia Íiberal. No trato de confundir el concepto y la noción de dietadura, ni de dictador, como toda la propaganda boli. en de origen yanqui o britfrníeo. El Dictador es deeí:liria arma de lucha contra las verdaderas diclndnrns, contra el verdadero fascismo, contra la guerra de explotación y de dominio. Chaplin mis.
mo se encarga de aclararío en el discurso final del lunrliero. no es un llamado a. la verdadera esperan :z de los hombres, un incieo de lo que ha de ser un mundo nuevo auténtico, sin esclavitud por el tinhajó humano, sin falsas fronteras decididas por. en que debia solicitarse un armisticio inmediatamente. Si las condiciones son imposibles, decia, el pueblo francés continuará la guerra con mayor decisión. Georges biandel se opc.
pelear nuevamente.
nia. Una vez kque el armisticio sea solicitado, ai rmaba, ningún soldado querrá. volver a Charles Pomaret, Ministro del Trabajo, en respaldo a. Cbautcmps atacó duramente o la Gran Brstsiia Ybarnegaray lo socandó con una velada insinuación a la sangre. udia do Mnndcl. Entiendo muy bien, exclamó, por qué los judios, quieren pelear contra Hitler sin tener en cuenta nuestra inferioridad.
El mariscal Pétain y el general Weygond se refirieron al viejo espectro de la amor nsza comunista. El Presidente Lebrun cstuvo do su lado.
Aunque Reynsud sostuvo que la oferta bdtá. nioa debia ser aceptada, lo hizo con tan poca convicción que no logró impresionar a los ministros. Al hablar nuevamente, Chautemps insistió en su proposición. Entonces cambiaron las cosas. Dos ministros, Laurontl Eynac y Qneoille, basta el momento inclinadºs a Cbautemps. La. mayoria se habia perdido.
Con rápido salto, un ministro socialista, se agregó al carro de Pótain. Se tomó la rotala resistencia, se pasaron al lsdo, dn ción: catorce por la o; pituiación y diez por la resist noia.
El gabinete Ecynnud habia caido. Pót. ain se oonvertio en Primer Ministro de Fran.
dan la edad de ochenta y cuatro años.
Cuando la decisión iué anunciada la escucharnos sin estremecemos. Después de unos instantes alguien dijo: Parece que el dastino de los viejos mariscales consiste on an.
tragar sus paises. Hitler. Hindenburg en Alemania5 Pé:ain en Francia.
Si tal era. el destino de los viejos mariscalca Henri Philippe Pótain lmbo a, ciertaf mente, luchado con todo energia para vivir lo suficiente y poder realizar me destino.
Nacido en una región de Francia que ha dado ejemplares de energia fisico y gr;m carác ter, se educó en Saint 0yr, escuela de onmnamiontovpara lo mejor del cuerpo de oficiales franceses. Cuando estalló la guerra en 1914, era un coronel de cincuenta y nueve años de edad a cuyas órdenes se bailaba una brigada de infanteria. En la parte superior de su.
bola de servicios en el ejército habia esta anotación: No. dojarlo ir más allá dd genera brigadier. Sus suporioros nunca encontraron en él mndm cualidades. Lo mismo que Hindenburg en Alemania, antes de 1915, Pétain era considerado en Ronda como un me.
diano oficiaL. Durante muchos años, después de la guerra. mundial, la leyenda ligaba su nombre!
al de Vnrdun. Los oráculoc discuten todavia si ol int, realmente, el héroe de Verdun. El anotcro general con los claros ojos azules y el tipico moctacbo te. no convir.
tló en el Comandante en Jefe del ejército francés en 1017. En la Escuela de Guerra babio predicado la teoria de la ofensiva incesante, franca y sin reservas. La guarra actual lo, habia dado una oport1midnd de practicarla en escala gigantesca En la guerra anterior in6 responsable de diversas ofensivas en que los cuorpos de ejército fueron enviados sin el suiicrents equipo técnico contra los smstrailadoristas del Kaiser.
ºfensivas costosas la ineficiencia del alto mando hicieron perder todo. csperanm al ejército francós. Eetalió un moiin. Pótain lo aniquiió. Mandó matar un hombro de cada diez de los regimientos nmotinndos. Boedo entonces, para nn scctor de Francia, su nombre ha quedado ligado, más con este trigioo evento, que con Ver un.
Después de la guerra se retiró.
Pero vuelve a. surgir en 1925 cuando se lo llama para someter el levantamiento del Rif! en Marruecos. Uno de los oficiales de su Estado mayor durante la campana era el coronel do la Eocquo.
El mariscal y el coronel volvieron a encontrarse unos años más tarde, pero esta vez en Paris. De lo Roures era entonces el lider de la Cruz de fuego. organización de hombres que habian estado en al servicio, transformada en una liga fascista, El mriºr cal Pótoln, reaccionario por naturaleza y educación, comenzó a poner su prestigio al sor vieio de la Cruz de Fuego. Potoin era el héroe de la organización. Cunnde, después de los motíncs de febrero de Mi, llegó al Ministerio de la Guerra en el Gabinete Doumergoo colaboró para que la; amistad entre el movimiento Cruz de Fuego y los Jefes militares quedara sellada Puó en este gabinto en el que el mariscal quedó asociado con quienes debian llegar a ser los bombros fuertes del gabinete que formó en 1910, después de la derrota de Fran cia: Pierre Laval, Andricn Márquot, Francois Piºtri y Henri Lernóry.
tin breve paso por el biinisteiro de la Guerra. debe haber estimulado el interés del lirio transformando en una rebeldia cada vez más concreta, expresadu ya con toda claridad, casi con. Luer de la Ciudad y en Tiempos Modernos. deseos irresi. sti los de confort municipal, para convencer los señores serios y a los jóvenes con porncuerdos imperiales, un mundo para el disfrute de todos sus habitantes. No se ha hecho jmnds mejor cdricaturn de Hi» tler que la que Chaplin realiza con el personaje ilinkel, e ei Niponni de Jack Oakio es un in nxejorable retrato de Mussolini. Sólo hay que ud vertir quc la burla insisto demasiado en los carne.
tcres patológicos de la ¿psicología de esos personajes, sin descender con ln profundidad suiicieato a las verdaderas raices de su actividad, que no son precisamente. como los señores inglesos quisieran hacernos creer, fruto único. de morbosa egolntria o sino, como itdos empiezan ya o. aprenderlo, espléndida flor del mismo sistema que ha producido a los Churchill explotadores de los hindúes, cómplices y protectores de las muy británica: empresas de tran. vins, que les hurtnn el precio de su trabajo o. los obreros niexieuri05.
PRIMER CAPITULO En nuestro segundo número aparece el primer ca1 íiulo de la oh que la LIGA DE AÓÓION PO.
Li ll escogió para iniciar su actividad edito rinl a traves de las pdginnsde COMBATE. ºil. decíamos en la nota marginal que acero.
parió alla publicación del prólch de la obra de Andrés Siznone, que se trata de un libro excep cionalmente atractivo y sensacional en el mejor más legitimo sentido de esta palabra Los lecde un funcionamiento glandular sin regularidad, tores do COMBATE pueden comprobarlo ahora. o nuestro. seman nrio.
Procumremos dur cada vez el máxlmnm del texto de la obra, a tin de que lo más pronto poliblo puedan concluir su lectura nuestros suscripto.
aspecto un tanto comprimido, e rradllmcnie macizo, que oirece nuestro folletin de esta semana. No desconocemos el valor estético de las ediciones enpacindns, ni somos enºrnigos de los libros voiumi.
noscs, que llegan a serio por la sobriedad conque en ellos está empleada la tinta de imprenta. Basta ciertas ventajas prácticas ofrece eso de que las pá ginns tengan poeos renglones, los renglones ten.
fas fachadas de las casas bien construidas las prnyectan, los buenos arquitectos de adentro para afuera. esto es, partiendo de las necesidades de los habitantes y no de los caprichos de cualquier espectador transeunte que haya de contemplar la solamente; asi COMI? AIIE, servidor enrle la realidad. alegro hijo de los limi.
fue?:ndn tusiasln taciones lrliención a Tus exigencias de su iorniaio, sin eL vidar, eso si, de hacetlo dentro de los dictados de la limpieza y la higiene de sus lectores.
Cuando laayn avanzado suficientemente nuca tra edición que ahora comiénzn,, ixnrenlos aparecer ejemplares de ¡YO ACUSOE. que ser in vendi dcs a precio minimo, pues nos percatamos do que habrá muchas personas interesadas eri la lectura que por una circunstancia o la otra, no puedan se.
guir paso a paso la publicación semanal que hoy principiamos. Viene de la pfig. TERCERO. Quc para llevar a cabo en el más breve plazo el ¡xn cclomiento de TO OS los ejidos, se de tiempo, dinero y personal para, verificar los trabajos de campo y gabinete que se requieren, que. rin destinando todos los recursos actuales del 1)eporirnncnto.»lgrorio, serian indispen sables ¡r. menos de DIEZ ANOS 7)cn j7jr1¿t clonar todos las tierras entregadas a los campesinos hasta eloño de lili0. Por este conennonunnm.
lccpto, el amzcrdo, presldcneiol es una grave amenaza para el ritmo a que deberia desLarrollorso la reforma agraria. Hemos de analizar en prórimo drtículo. las consecuencias de lo segundo disposición del acuerdo que ¡remos ee7rl do comentando: lo de que en lo sucesivo, al ejecutarse las re solneioncs presidenciales que dotan o restil ¿upon tierras a los pueblos o que creen nuetos centros de población agrícola, el parce frmicnto seo simultáneo al (reto de ejecución, CAPITULACION.
RA el 16 de junio de lºlº. No fué sino hasta el anochecer cuando supe que me ha.
bio do ser mi último domingo en Francia. Jamás olvidará ese dia. Nadie a. quien haya tocado vivir eses trágicas Un periodista sin periódico, habia llegado e. la viola y horas en Brírdnos podrá elvidarlns nunca.
hermosa ciudad porteña el dia anterior. Cuatro de nosotros habíamos salido de Paris el día. once en un 1e5tnrtalsdo Citroen. Ap:etulado en medio de um corriente aparentemente interminable de vehiculos leer ei capitulo que. aparece en este número de res y amigos asiduos, tal proposito obedece sli gan pocas letras y cada letra sea muy. grande y legil;le has para los casi ciegos. Pero asi comoque sin cesar impone, acomoda su puFantomóviiea ómnibus, camiones, bicicletas y carretas nuestra peqireria máquina se arrastraba a diez millas por bora, sin tomar un cuenta las constantas paradas. Los asua tados aldeanos nos asediaban. preguntas sin saber nosotros qué responderles. No sabia. mos dóndo se hallaban los alemanes ni dónde es nbm los ejércitos imnoeScs y si todavia existian. Al igual que los otros cuarenta millones de franceses, nosotros nel nos habiamos dado cuenta del verdadero significado de lo que wtaba pasando. Ignorllbsmos si nuestro periódico iba a seguir siendo publicado en algmra provincia. Lo iaico que mala mente sabiamos era que el gobierno de Paul Eoynaud se habia tr asiaiado a Tears, osa encantadora ciudad medieval recostada en el Loire. Decidirnos, pues, 1rcbar hacia Tours.
Fueron necesarias dieciséis horas para llegar allá Las calles de la nueva capital ca talmn pietórims de refugiados. En los hoteles no habia cuartos y casi no podian conseguirse alimentos. Tuvimos que dormir en el automóvil.
Cuando liegaó. Tours, el ataque de la quinta columna, dentro y fuera del gobierno, estaba en pleno apogeo. Un miembro del gabinete, con el que tropecá frente al Palacio Municipal, me dijo que el general Weygand, el Jefe del ejército, insistía en que ya no era posible oirocor, con éxito, resistencia alguna ni arrollador empuje de las fumw, nazis.
Su idea de solicitar un armisticio, la compartisn los dos vieeprimeros ministros: el anciano mariscal Pétain y el astuto Camille Cbsutemps. En estos momentos, me decia el ministro, el destino de Francia esti pendiente de un hilo.
He aqui su historia. Durante un Consola de Gabinete. el general Weygand levantándose bnrscamenie. abandonó el salón Pocos minutos después volvió precipitadamente, agitado en fom:a. tcrriblo, oxclarnnndó. Los comunistas ban tomado Parisl lisy roo.
tiros en toda la ciudad, Maurice Tboroz (el lider comunista se ha trasladado al Eliseo (palacio presidencial. Weygand propuso entonces enviar a Hitler una inmediata solicitud do armisticio. No podemos abandonar el pais a los comunistas. Esta es nuestra obligación hacia Francia.
La declaración de Woygand, según mi informante, causó unn profunda sor ssc dn en el Consejo. Pero Georges Iiinndel, Ministro del Interior, inmediatamente se puso im co municacidn telefónica con el Prefecto de Paris, quien lo informó que en esta ciudad se ba.
llaba en calma. Ni motines, ni combates en las calles, ni gobierna Comunista. La técnica del incendio del Rciobstag alemán adoptada por Woygnnd habia fracasado. Pcro. por cuanto tiempo? bie preguntaba el ministro, abatido por la preocumelón.
Si. por cuánto tiempo? De los hoteles y cafés donde las politicos se hallaban conn