Archivo rebelde es
01 02 08 01 1941 3
01 02 08 01 1941 3 black white

. rialnr algunos hechos que revela la población total. lin r. mc ¡i. v de enero de l9il UN ACUEHDO PRESIDÍNCIAL comodidad e higiene.
El acuerdo presidencial analiza las condiciones de sub. aliraentación en que se halla un gran sector de la población del Distrito y Ter. torios y admito que son conocidos los grupos soc13153 que contra0. ucntnrse en forum que tienen que la del decoro uu(le la hicicne, de la salud niano con la consecuencia del debilitamiento (le la raza, la deficiencia del csfu(:utn. l asta de la muerte prematura.
Por ello el gobierno, sigue dicienlo el acuerdo, debe teudrr rc, rlirnr unn nstu eficaz labor de re:. cil. e higiene de lu alimentacion en todos las. ul;itosidel li5l, desterrar la miser a que nr. ri el pueblo. a elevar rl standard de vida de todas las lascs sociales. c:no por eirn pai el gobierno consider. no sin r:i7. 5né, que in caridazl ha (lenaostrano ser un xunrcptu lrt lc lílhlt tli inefican para initipor los mnlr. sminles, es necesario re:urrir al de ir solida idad serial. traducirlo en acción pertii. ute. rn ic. efectivo pc. a la erunuuidnd.
F71 r o:i fuml::msuto en esas consideraciones con los problemas de Índclc el proprisito le soluti0. a i:r. ue afectan principalmente a la población el Ejecutivo Federal ha or. rn:nlrrricazuehtc rl te. Bceretnria de lu Asistencia deu si! instalen en número entreicnfc par. satisfacer las uecc sirludes apuntadas comedores públicos, edificios adecuados, hi4. le rearlnpteudo o onstrii) t:t(lñ ni( ni. cómodos que al 1nis na tiempo.
suelvnu en lo posible su problema de nutrición, me li:. ute una limenturir ur romp cta nue pueda ad. reducidas que estén al alcance dades. pum la cual (deberá pro.
poner5ci. la crea de asignaciones suficientes quirir a el. de sus posiliili. no añu.
en el proyecto de. prr. upuesto porn el pr La import ocio del a rrlo del Gral. Ávila Camacho tadiea eu que reconoce oficialmente que existe un problema general de alimentación del pueilo de México, por mira que la. solución que propone es completamente inadecuada.
ALGUNOS DATOS SOBRE EL STANDARD DE VIDA EN MEXICO Sin que sea nuestro propósito analizar, por anar ra, ias condiciones de la vide. en México por lo quo se refiere a salarios y alimentación, queremos se. la magnitud del problema a que se refiere el aciierdo pi e5idcndnl.
No existen en el pais cs udios ni datos sufi cientes que permitan conocer la cuantía de la renta neei nul, es decir, la suma total de lo que ganan am mente todos los habitantes del pais y co.
noccr, en esa forma, el promedio de lo que gana cada mexicano, aunque seria un promedio nccesa.
riamcnte equivocado por la simple. sencilla razón de que hay unos que ganan tr. rs (y mucho más. que otros.
Tampoco cxisteii datos ponibles. lo que, ºn promenio, gana cada uno de los componentes del sector campesino y del sector obrero. ero lo que es indudal de es qu tante mayoria, no menos del (l l: de los me. una gran mayoria, una aplascunos, vivo de los salarios. sueldos que recibo fl.
camlno de su tralla)o.
la Inglaterra, donde la estadística estir más adelantarlzr que entre nosotros. gracias o la cual ha sido posi averiguar. cuantificar muchas co. as que el sistcrr. a social imperante quisirrc. que se ignorar an, de cada diez personas, nuevo viven de los salarios que, obtienen, es decir, el 00 de cst¡i constituido por pequeñisinros propietarios o empresarios que trabajan par:r si mismos. el restante por un grupo privilegiada de ruedas propietarios ¡le ihricas que disponen de capitales suficientes pam dar oou¿
pación al 03 ya. mencionado, Exceptuando, claro estri, los dos o tres millones de desocupados per.
manentes que no gozan del privilegio de trabajar.
lista situaci¿n traducida termines miis rca.
les. concretos que los fríos porcientos señalados, significa, de acuerdo con los datos de la renta nseional inglesa, que mientras hay una aplastante mayoria de. personas que stilo tienen dba libras esterlinas mensuales para ellos y sus iinrilias. 34. 00 pesos mexicanos. hay un grupo privilegiado, muy reducido, que recibe cifras considerables. En nuestro pais, por fala de datos, no es posible hacer un cálculo semejante, pero no podemos suponer que México disfrute de una mejor situación que el imperio más poderoso del mundo. Existen, sin embargo, odon del diario contacto con la pobrczis, algunos indicios cifras que permiten llegar a conclusiones muy revcladoras. En un estudio publicado por lo Sec retu ria do Agricultura y Fomento sobre El Salario Mínimo en el Sector Agricola f, se reconoce que tradiciºonsoo rca ero Ness Uno de los primeros actos de la nueva administración ha sido dictar un acuerdo para que la Secretaria de la Asistencia Púbtics proceda a establecer en el Distrito y Territorios Federales, comedores nacionales correctamente loºrlizados, por lo que se refiere a sus condiciones de iiil, il00. l:(l, quedundo fuera, por consiguiente, los populares de la capital de la. República. El ingedunalrnen, te los salarios del peón agricola, y de acuerdo con los testimonios del barón de Humboldt. del licenciado Gonzále¿ lion, entre otros, seguían siendo prácticamente los mismos d? que disfru tnbnn antes de la Independencia, y que no es sino a partir de 1017 cuando se principio a notar una ii rr: n1ejorin. De acuerdo con eso estudio, el salario medio rural era en 1933 de ét. tii diarios; en 1031 de 30. 81; en 1932 de ll. vd; en 1933 de 65 en 1034 de 30. 00. Ello quiere decir, si se COnxideru que lr. familia medir. amesina es de cua.
tro crsouns ue cada una de (stas dispone de A ¿un investigaciones directas que tan ion purl. todas sus necesidades. líxistcn demostrarlo, sin embargo, que, en Ia. iiivxtcca, por ejemplo, el sale. rio edio es sólo de la espantosa cifra de 1iq diarios.
La misma carencia de datos, por supuesto, exis. te in unrterie. de los salarios de los obreros. Rola.
cionundo entre si algunos datos. el segundo conso industrial, es posible ll. ar a algunos resultades concretos. le este modo nos be. posible determinar. no el salario medio mensual de los obreros de las fábricas de lilados. ejidos de al e lóu es de 6ii. th el de los obreros de la industria del calzado es de i ll i; que el de los de luz. fuerza es de 554. 03. iinnlniente, cl de los que trabajan en las fundidoras de fierro. ace ro es de 81. 00, No hay que olvidar que rl segunrlo censo industrial silo toma en cuenta Establecirn:ls de mientos cu) inversmu representa pequeños telares, que son muchos. en los cuales, irntlirnlmente los salarios son considerablemcniie más bajos. Las cifras anteriores coinciden aproximadamente con los dates estadísticos que se ela.
horna en el llnnco de México y de acuerdo con los cuales el salario niedio semanal es de 22. 00 para una familia de cinco miembros.
Sin olvidar que las cuatro industrias citadas son. e las más florecientcs y suponiendo que cada fa r:ziliaiconstn de, cuatro, y no de cinco niembros, se concluye que en los casos iuris favorables cada miembro de esas familias dispone¿ii 21. 00 ¡nen suulcs para satisfacer todas sus necesidades lista. es, en forma muy optimista, la, situaeiefu de una inmensa mayoría no menos del 9092 de la población mexicana (ya que como se dice antes, posiblemente no habrá nadie que pretendci que le. población de las islas Brit cas est:i en una situación de inferioridad respecto de la nuestra. No querºmcs, por otra parte, cansar al lector con muchas cifras respecto al tremendo problema d: la carestía de la vida ya que es un hecho que en la conciencia paihlicn. llnstarir, por ello, decir que el índice del costo de lu alimentación en la ciudad de México que era en 1934 igual a 100, en 1039, lleg6. ser igual a 177; lo que, en huen romance, quiere decir que el kilo de maíz que valio en 1934 ocho centavos, en 1930 ll gó a valer dieciséis; cn el mismo periodo el precio del hilo de las tortillas sube de diecisiete u treinta y cua.
tro; el del frijol de nueve centavos a treinta siete. etc. etc. Yis llr desde otro ángulo, esta situaeidu significa que aquellas personas que en 1534 tenian un salario de ¿1. 00 y que lo cous rvaron pnrc. 15139, en el primero de los años mencionados pod. an comprar doce kilos y medio de maiz y en el último riólo un poco nu rs de seis, de manera que si los salarios no han uumcntado en con época, la gente como la mitad de lo que comía laca apenas cinco años.
súa. umnmaororz DE LAS CLASES Por nns Pero veamos mis a. fondo cuáles son, en retail.
dell, las condiciones de alimentación de las ciasee ro Pmi, en su libro sobre la Higiene en Máxi.
co. aunque escrito hace ya algunos años no resulta muy alejado de la realidadactunl, presea»
tu los resultados de algunas de sus obscraciones so.
bre alimentación de familias de muy diversas entc;:orios nocinles. y escoge para sus explicaciones el caso de um cuya situación se nsemejo o supere la dels anyorln 5e trata de una familia muy reducida pues esti compuºsta sólo de tres personas. El jefe de ella trabaja siempre, hasta los domingos, un salario de so. 7s diarios. De acuerrlo con los datos que proporcionados por la familia en cuestión, consumlnn semanhrismen to oehocunrtilloa de maiz, dos de frijol, dos kilos COMBATE de carne, muy poco chile, sal. azúcar, leña y car. bin, pulque, dos metros de manta o porcul, un p0. en de jabón, teniendo que pagar, además, la reatu (lo la casa y la peluqueria del jefe de la familia. pesar de lo reducido del salario, el presupues»
to doméstico quedaba cubierto con un ligerisirno super:ivit de diecinueve cºntaros semanarios. No obstante ello, de acuerdo con el estudio a que nos. Cninzºs refiriendo, el salario de esa familia Citi completamente iifsuficicnte para conservar la vi.
da de sus componentes en condiciones fisiológicas normales. En efecto, de acuerdo con experiencias realizadas por especialistas se requitre que las sustancias alimenticias reunen determinadas condiciones de calidad y cantidad. Aunque la composición org fe nienyde esas substancias es muy compleja, sus ele n1eiitos de mayor importancia ptrrn la nutrición son la albúmina, las grasas, y los hidratos de carbono. De acuerdo con esas experiencias un hornlire normal con un peso de e. hilos requiere en estudo de reposo, 113 gramos, por término, medio de albúmina. iii de sustancias grasas y 448 de hi4. ratos de carbono, para producir 2816 calorías. El nr nzcro de éstas se estima de. 30 a 3, 0C0 diaria mente para conservar normalmente la vida de un adulto en reposo. Es evidente que se requiere mayor to de ellas y, por tanto, mayor ración alimenticia. para rin hombre que trabajo, En este caso se requiere, según la intensidad de los esfueryu. realizados. una cantidad de calorias que osrila entre ll y G, 00 diariamente.
Ahora bien, el maíz, el frijol y la. carne qu: enr sumin la familia de nuestro ejemplo sólo produce ll calorias bastantes para conservar la vida en estado de reposo. Pero es bien conocido el, hecho de que el trabajo de los miembros de un.
familia de ese tipo es bastante duro, lo que requie.
re. una mu vor raeiúu.
el caso. le 73 de la partida relativa, 10 que ven.
drin a rompcr el equilibrio inestable en que se. halla el presupuesto familiar. Es necesario recordar que rl ezemplo pro uisto reprcnta un caso medio, de lo que se de. pr ferinridud n:anific. le que lay otros de una inUNA rima DEL PRESIDENTE, QUE no Penna REALIZARSE Pero la cuestión más importante que debe plan.
terrse es de si ahora los 50. 24 diarios de que dis pone nada campesino. lºs 50. 73 de que dispone cada uno de los componentes de una familia obrero bastan para comprer la cantidad de maiz a 50. 16 kilo, la de tortillas a 24, la de frijol a 30. 30 la eantidad de carne a 51. 13 el kilo, suficiente para asegurar una alimentación correcta. que le. permita mantenerse en buen estado de salud, descontando de dichas cantidades lo que se requiere para habitación y vestido. lantcnda asi la cuesti5 es necesario concluir que un alto porcentaje de la población mexicana se alimenta con insuficiencia. vive en condiciones nntihieiónicas. lle chi la necesidad de venir en en ayuda. El gobierno ha propnesto una. solución: la de los comedores nacionales. Cuñl es la vial;ili.
dad de esta solucidnt. llc acuerdo con los datos provisionales del iii timo censo de población, el Distrito y Territorios Federales luparcs en que aquella solución pre tende nplicarse tienen, en números redondos, 06il, 000 de habitantes.
por lo menos un 0092 de la población vive exclusivamente del producto de su trabajo y ya helnos visto la cuantía de ese producto. Para no cometer ninguna exageración queremos suponer que sólo un 50 de la población total padºre de unefalirnen.
llemos convenido en que tación insuficiente, lo que quiere decir que en el Distrito. en los Territorios Federales existen. 000, 000 de personas en esas condiciones. Si como pretende el acuerdo, en lºs comedores debo propereionarse una alimentación completa y bastante para rcpnrnr las energias perdidas en el trabajo a tienticin. un aumento, en cada persona debe nsignárrclc una ración en la que no pueden faltar la leche y la carne, el matt, el frijol, la azúcar, el café y el arroz. Una ración de este tipo en tres ocasiones no puede estimarse en menos de un peso diario, romprcndicrnlo en el el costo de los alimentos, el servicio. el mante.
nimicnto de los locales. Queremos suponer también que este 5055 de la población del Distrito y de los Territorios Federales esté capacitada que no lo esti para cubrir el 5ng del costo, cs decir, que esté en aptitud ¡de pagar ¿0. 50 diarios quedando a cargo del gobierno los SU 30 restantes. Ello sig.
nifiearin una erogación para este último de 500, 000. CD diarios y de 182. 500, Íi00. 00 anualmente, Ante lo gigantesco de esta cifra hemos querido consultar las asignaciones presupuestales a que se refiere el acuerdo del señor Presidente y bueno sorpresa nos ha causado el hecho de que, hasta el momento er. que mandamos estas lineas a la.
impronta, esas previsiones no existen en los presu puestos aprobados recientemente por la Ciinrara. Diputados.
No nos hen os pozlilo explicar, pcr¡ctra par.
te, la razón de que los impuestos federales que rea el gobierno del centro, se destinen a un servicio de carácter la Creemos por ello. por»
otras ra7on cs que el acuerdo, del Presidente de la Repúblic. dehin. Xti lcr sus beneficios a todo el pais. En este caso cifras iir cesnr ias para atender a 10 GO, C30 de personas que representan el 50 de in po ;lacióu total del pais en las condiciones nnt( enunciadas, serian de 003000, 0l diarios, es decir de 8f0. 110, 050. oo. rlr. lo que representa muy cerca ¡le cuatro veces el presupuesto actual de la chcrae. lis de cir, que pare. atender un plan tan vasio como el. tcrior tendriamos que renunciar. izízestros ca. carreteros, a las vias férreas que pretenden concluirse, a las obras de li. lglt. i(ill, cºr. etc. es que el pmblea no es para menos: el e; ricrr con la mi. intención ha puesto el dedo en. a llaga: en el hambre trmlieionnl que pude. e su fre el pueblo de Méx lc. ero, por los datos nntfriorcs lil solución que propone el Ejecutivo, asi sea en sus términos nos ainhieiosos de aplicarla sido al Distrito a los Territorios Federales, es impracticalzle, es el problema tirne fill ungiuarru los pariidnrics del e onrepto dn earidai. del que ahorn se imaginan los partidarios del concepto de nucvo nombre, la i:i? srna cosa? la 50i cho m:incr lo del que lic. ridnd social. El problrni. no es de conceptos, sino (le rralidailes concretas. en el caso, doloro.
sus. El mal está la propia rni7. ide un sistema absurdo, en el que el 90. de los habitantes producen el 10 restante se aprovecha. lll mal está, descarnadan:ente visto el problema, en un absurdo sistema de producción en uno todavia peor de reparto. Por ello tecla solución que no arranque de estos postulados será, si de veras quiere atacarse con sinceridad el problema, inoper. ir. te. utó pica, Por ello la solución correcta se halla, en parte por lo menos y dentro de una etapa inicial que apenas ha empezado, en entregar la tierra a los enznpesinas, con un ritmo cada vez miis acelerado, en proveerlos de los recursos ucccs rrics pam ha.
cer una explotación correcta eficien te de ella y en mon iar los productos obtenidos, ciiu evclusiriu de manos ajenas, en su ucneficio inmediato. diret t0. La solución está.
en mejorar es sularics de los obreros en impedir que a través de manipulaciones muy eornpiicadns. muy técnicas, venga el encarecimiento delos nrtírulas que consti tu vcnko más bien: de los que deben constituir. la correcta dieta de los mexicanos. La solución cst:i, finalmente, en abrir fuentes de riqueza. de trabajo, y ponerlas al servicio no de contratistas ni de coyotcs, sino de lu clase traba, iadora de. Me.
xico. uando ello suceda, les obreros teudr. iu un salario y los campesinos un jornal que les pernii.
ti::i abandonar la choza infecta la bazofia dº que hoy se alimentan. narnns rron coarnrsr ESTATUTO.
El cambio de Kobiemo opeme en diCi mbrº pasado y las declaraciomks de diversos funcionarios recientemente nombrados inciusivs del Presidente mismo. rendir la protesta en 13 Cámara de Diputados han mmrdocido una Cámvañn QUE desde hacia tiempo inició la gran prensa, para des presiigiu el régimen juridico de garantias que al gobierno del general Cárdenas implantó en bene cio de los servidores del Estadº: ena campaña de desprestigio y cnconlados ataques se ha extendido hasta las Cámaras Federales y no falta diputado. senador que se quiera hacer paladín de las retar.
mas al Estatuto y sºstenga la Si dº que 011 de un estatuto de protección para. los servidores priblioos debo expedirse una ley de sºnido civil. como en otros paises, la cual deberi prescribir el derecho de huelga y si da asociación sindical de los trabajadores del Estado.
En realidad, detras de esa campaña se descubro una maniobra politics de la mis turbia inten.
pidn, realizada por los enemigos que los empleados iibiicos han tenido siempre en! nte: tos unomigor Jurados de las conquistas de lo: txsbajsdores, de cualquier clssoeus éstos sean. en decir, los periódicos independientes. las fuer vi. los industrislfs, los banqueros etc. y los politicos profesionales y altos funcionarios redán chuioa que quisieran tener el derecho de limpiar las eii.
ci nu públicas para. después llenarlu con sus smigos, secuaces, parientes y recomendados, Los urridores del Estado tienen, pues, que men tener una doble inche. veces, la más intensa cs en contra de los altos inncioaarios recién llegados ni poder, que se dicen revolucionarios de dientes afuera, y que en el fondo animan los torcidos propósitos de siempre.
Los politicos mexicanos,. no sólo para sstisfa.
cer. patitos personales, sino por cstr cta necesidad del juego politico que retiene, tienen que mover a los empleados que ant es estaban, para poner los suyos. El politico da esta clase, que tan irecuento las. sido en México, no puede tenfr confianza en las gentes de oka; no puede obrar con la misma seguridad que si en las oficinas sólo hubiera gente suya y entonces se explica que los poli. Pasa a la pág. 6)