Archivo rebelde es
01 01 01 01 1941 6
01 01 01 01 1941 6 black white

Página Seis SENADOY motivo de la integración de la Suprema CCOHe de usticia que comienza a funcionar precisamente el dia en que COMBATE aparece por primera vez, hemos visto cosas extraordi narias. Sin embargo, su significación no radica en planos detectivescos, por más que no falte en mucho de lo sucedido, un derto aspecto de mis 1erio. que por si solo bastaría para atraer el interes de los curiosos mexicanos.
Pero el meollo de los acontecimientos a que nos referimos, su trascendencia indiscutible y el motivo único por el cual nuestro periódico se ocupa en el examen de ellos, consiste en que se trata de HECHOS POLITICOS de gran alcance.
Lo que pasó entre el viernes 27 de diciembre, después de mediodía y el sábado 28, dia de los Santos Inocentes, es algo que está llamado a no ocupar menos de diez páginas en esa Historia de la Evolución Política del Pueblo Mexicano. que entre todos los contemporáneos, unos más y otros menos, unos para bien y otros para mal, unos con los pies y otros con las manos (pocos, muy pocos, con la cabeza. estamos cooperando a dejar mal escrita.
Por la puerta de los Santos Inocentes, el 28 de diciembre, entraron a inmovilizarse en la Suprema Corte y suponemos, con cierto fundamento que a inmovilizarta con su presencia Fernando de la Fuente, Teófilo Olea y Leyva y Felipe de Tena. Tres grandes representativos de la edad de piedra, del almazanismo y del Seminario Conciliar. Veremos después cómo se descriminauºestas íerarqulas entre ellos.
Para COMBATE no se sitúa el interés político primordial de los sucesos anteriores, en el hecho de que tres Ministros sean tan representativa. cuadradamente unos reaccionarios troqloditas.
montaraces, como Fernando de la Fuente Tena, dirigentes alamazanistas de la situación topográficamente destacada que alcanzó en la oposición concesionada. el almazanismo, Teófilo Olea y Leyva.
Para nosotros el interés nace de las circunstancias y vicisitudes de, naturaleza politica, que concurrieron en la designación de los veintiún Ministros por el Presidente de la República y en la aceptación de esos nombramientos por el Senado de nuestro país. se circunscribe de ese modo y a esa luz de las cosas nuestro interés, no porque seamos aíenos a la preocupación de todo revolucionario sincero, que mira como problema esencial en la vigilando díariade los postulados de nuestro movimiento redentor, el de quiénes y en qué condiciones de organización del trahaio y juego de las responsahiildades, son los llamados a definir en último término los limites de la legalidad en Mé Comm. LA CORTE xico, y. con ello, a demarcar la anchura y la profundidad del cauce que sin violencia puede segui: el rio de las necesidades de transformación social entre nosotros.
Nada de eso. Ningún hombre con pesamierito y actitudes politicas de. mediana solidez. puede ser aieno a la fisonomía moral y politica de los guardianes. definidores del lfmite máximo de.
la acción revolucionaria gubernamental.
Lo que acontece es que por el momento, y sélo por el momento, no podemos enfocar esa banda cuestión, en virtud de que para COMBATE. periódico que hoy nace, sería imposible, de golpe.
sin dar a conocer y discutir ampliamente con anticipación, nuestras ideas medulares acerca del gran problema de hasta dónde y cómo, sin detrimento dela acción revolucionaria que es me nester desarrollar desde el poder en México. cabe hablar de división de poderes, de inamovilidad judicial, de sufragio efectivo, etc. para COMBATE, decimos. seria imposihle en esas condiciones, iluminar adecuadamente el problema de la selección de los Ministros de la Suprema Corte de Iustícia en este su primer número, sin dar la falsa impresión de que nos mueven consideraciones y sentimientos de orden personal. de mera antipatía intrascendente, o, desde otro punto de vista, deu sees de hacer sentir una inconformidad siste mútica, cerrada, como la que por su sargento dejaba ver sin embozos, el cabo del cuento.
Deíaremos pues, para un examen más lento.
más cabal. de mayor amplitud, la magna cuestión de quiénesdeben y quiénes no deben ser jueces de la vida constitucional de nuesto pais.
Pero abordaremos desde luego el aspecto politico del proceso de la designación.
Diiimos al comenzar que habia cosas extraordinarias de por medio.
No exageramos. Ni mucho menos. Nuestros lectores van a iuzgar.
El viernes 27 de diciembre. según la prensa de México UNANIMEMENTE lo reseñó en sus columnas de la mañana del dia 28. el Senado celo bró sesión secreta. En ella, haciendo uso de la facultad que leida el articulo 96 de la Constitu ción Federal, negó su aprobación al nombramiento de tres de los Ministros de la Corte, que el Presidente de la República habia hecho y dado a conocer a la Cámara de Senadores en cumplimiento del articulo mencionado. La crónica de EL POPULAR, por eiemplo. aunque todas son igualmente categóricas, dice en la cabeza: EL SENADO IMPUGNO LA DESIGNACIÓN DE TRES MINISTROS DE LA CORTE y en el texto, sin ambigiiedad alguna habla asi: En una sesión secreta que duró más de dos horas, el Senado de la República recusó el nombramiento de los señores licenciados Fernando de la Fuente. Felipe de. Tena Teófilo Olea y Leyva, como Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. porque se consideró que no sonyidóne6s para ocupar puestos que requieren honestidad y profunda responsabilidacba la vez que una elemental identificación con el proceso histórico que hoy vive México. Qué pasó. no obstante. al dia siguiente?
Ignoramos comoel pueblo todo de México lo ignora las circunstancias en que por dentro aconteció lo mucho que, por fuerza. hubo de acontecer, para llegara una situación como la que el propio pueblo de México,, un poco tardfamente, vino a saber que existia al final de cuentas, al leer los periódicos del domingo 29 de diciembre.
No faltan, como dijimos, sus aspectos de interés detectivesco, en lo narrado por la prensa.
Que no hubo sesión del Senado el dia 27.
Que no se usó por la Cámara de Senadores la facultad que le da el articulo 96 de la Constitu ción para aprobar desaprobar los nombramientos de Ministroqu la Corte hechos por el Presidente de la República. Que el 27, no habfg pasa de nada y que el 28 se aceptó la lista integrado los veintiún agraciados, Iué lo que oficialmente declaró la Directiva del Senado.
Pero no es fácil tapar el sol con la yema de un dedo. Ni con los veinte dedos de las cuatro extremidades. Asi que EL UNIVERSAL del mismo dia 29. a renglón seguido de la declaración mencionada, agregó una nota que la historia recogerá.
Dice así: dela ii. Por nuestra parte aclaramos que no fué una interpretación errónea la que sufrimos al dar cuenta del resultado de la asaniblea celebrada por el Senado el viernes último.
Las informaciones que recogimos en fuentes de INDISCUTIBLE SOLVENCIA Y, VERACIDAD fueron en el sentido expreso de que el Senado habia tomado el acuerdo de rechazar los nombramientos. como Ministros de la Corte de los señores De la Fuente, Olea. Leyva y Tena.
En cuanto a hechos, basta.
Veamos lo que significan. la verdad oficial es la exacta y no ha pasado nada. el Senado celebra sesiones. toma acuer dos de primera importancia política y constitucio» nal y tqncp¿cotnisipnes que entrevistan al Pre sidente e la República para cumplirlos, y después. el Senado de México decide BORRAR DEL PASADO o por lo menos tratar de borrar. la sesión, el acuerdo, la ¿designación de la comisión y su plática con el Presidente de la Re pública, en plano de relaciones de Poder a Poder. O, por último, más que una actitud del Senado. estamos frente a una actitud del Poder Ejecutivo que ha arrastrado tras de si al Poder Legislativo, representado en este caso por la mara de Senadores, y, lo que seria grave, para no sufrir una derrota politica, forzó una rectificación inconstitucional. En todo caso, en cualquiera de las dos últimas soluciones posibles, la Constitución ha sido gravemente vulnerado. no es pºr 956 camino como 59 VG. Olgar el 1uego democrático de equilibrio de poderes y respeto entre Ejecutivo y Legislativo.
lo. deEnero de ¡en No es asi como las instituciones deben tortalocem. Pero qué fue lo que pasó. Porque no lo sabemos como también lo ignora el pueblo mexicano y creemos que será un poco difícil llegar a investigado. es que comenzamos diciendo que hay en todo esto. aunque en plano secundario, un cierto interés detectivesco.
hijo del misterio ¿rue lo rodea.
LUZ SOBRE EL. Viene de la. pág opresión; ahora. en sus películas, el antiguo tipo del villano se ha convertido en un odioso guardia de asalto o en un neurótico ambicioso, y la heroino es hoy una tierna joven a merced de las más inhumana crueldad de un odioso fascista, para acabar, como es natural, con la salvación de ella por un apuesto demócrata. Pero el antifaz cinematográfico es convencional: la prueba es que el cine yanqui nunca se preocupó de denunciar sistemáticamente ln bnrbaric nazi, cuando la víctima era España, cuando todas las esperanzas del imperialismo sc fundnbnn cn la posibilidad de lanzar a. Alemania hacia otro lado.
Su aparente defensa de ls democracia es también engañosa. falaz: defiendbn una democracia vaga y filantrópicn que no ha existido nunca; aprovechan en realidad los ataques al fascismo para defender los viejos mitos que recubren al sistema ímpcrante. Uno de los mejores ejemplos de esta tác tica es la pelicula que pasó hace alguos meses por los cines con el nombre de La Hora Fatal: una cinta que aprovecha todo los procedimientos, el argu monto incluso, de la película soviética El Profesor Mamlock para atacar al fascismo, pero que los des virtún hábilmente dentro de una serie de situaciones más o menos románticas para tomar partido por un falso misticismo que, en el fondo, no es sino la defensa de lo existente quc es, como a nadie se le escapa, democracia revuelta con fascismo, más fascismo que se quiere hacer pasar por democracia.
Como esa campaña de propaganda en tu or de una política de guerra, hay otras muchas que achatan y degradan la obra cinematográfico y que su tilmente se desarrollan a trnvés de los mfts inverosímilos. encontrados recursos artísticos. técnicos, en casi todos las peliculas. desnudar las falsificaciones tstéticns hijas del prejuicio; a exhibir los reales rslorcs emotivos. plásticos que conten gon los films; a dar pistas y clar cs que permitan entender el sentido de prepagundn. campaña de domesticación que los amos del mundo, los ricos, prosiguen contra todos nosotros hasta en las diver siones. y principalmente en ellas. todo eso dcs tinernmos esta on nuestras intenciones. role rnnte sección.
EDICIONES DE. Viene de la pág. 5)
Además de la portada, en esta vez publicamos la introducción de la obra.
Por la clase de obras que COMBATE publica rd siempre, estamos seguros de no defraudar a los lectores.
INTRODUCCION STE libro es bastdntc más que un cquivolcntc de La Feria de Was hington. obra o la que en cierto modo sc asemeja por su desenuu elto y mortal ironía, su falta dc reverencia para con los magno.
tcs inflados tan tcnazrncntc por las cobczas dc los periódicos a sueldo, y por su conocimiento de las intrigas de entre bastidores, los cscándalos, las pequeñas ambiciones y las canídadcs que son parte del chismorrco y las maniobras invisibles dc todo gran capital. Es más que La cria dc Washington. porque está escrito en una hora dc traición y dcrrotu para Francia, de tal suerte que la dcs cnooltnrn 3; of ingenio están rcfor:udos por una tragedia oculto y una honda indignación. Amzquc Simone manojo cl arma de la retórica con esa mezcla dc, gracio y sarcasmo que es inimitablchtc francesa, la uso para ahondar cn cl cánccr que había corroído lo cido moral de los dirigentes de Francia.
Andrc Simonc conoce como la palma dc sus manos o los principales actores de lo tragícomcdin que asesinó a lo chúblíco Irunccsa cn cl Bosque dc Compíc gnc. Por decirlo asi, nos hácc asistir o la última cena que procedió a la crucifixión dc un gran país, y en lo que los pcrsonojcs nos ton presentarlos con todo la brillante fidel lidad dc otro Lcomndo I símil anterior no es adecuado, sin embargo, porque Simone ponc tlmn dc duda que cn ccz dc un Judas hubo once, y que cl precio dc la ¡mir ¡ón c;rccdió con mucho o los treinta moncdas de plata.
La República Francesa cra mucho más que un nombre y! or¡oxo. Dentro dc l, Simone inserta la realidad oa dc sus cigorosos cnmpc. vinox, sus obrcros, sus pequeños comcrcíontcs, sus soldados, cs decir, dc todo lo que cra amor por la democracia y alegría de vivir, así como cl rvrdndrro scn tído do la gran cultura dc las luccs quo dirigió al mundo por fdnlon sí glos; y lo hace en tal forma el autor, que al dc¡or cstc libro. wfinm que no sólo fué traicionado una rcpúblícn, sino todo un pucblo, fr¡(f(l un c3tilo dc vida. tan íntimomcntc conocc Simone o los pcrsonojcs jronccxcx. nc contribuyeron a esa destrucción trágico, y cs ton hábil en su descripción de lo rápido cmbcstido de los acontccímicnto, que cl lector. ozo cn cstos pá»
gines de lo vivido rcolidod, lo los comctcrcs y sn motimción acción rápida y cl íntimo conocimiento de social y humano, que don en entonación de ironía, cmotividod. comprensión, a los pág ¡nos del gran Moupo. c, eont, Ec. it 3. 3;a, xa cw ra Hz. 5:ce¿ w. s, mv¿rdláekuséin» aáík; 5s. e mzví. L JJ ch. nW Me¿m mww¿na. e¡nena, a ¿a c, aaíyf, e czf. ícnmz, mnaca wuena ni WFT, grve 7wp