60 VIDA POLITICA PARTIDO COMUNISTA LUCHA. DE CLASES por Riendo Martínez de la Torre. De el diario Ln prubl¡cu corequndienh ¡I ¡4 de Setiembre roprudu:imoo el siguiente utieulo qu.
np eió enn al¡unoe mom que tiene el mérito de ser el primero que lo publien en el Perú sobre el Pnrti do de ehu de los obreros y de los umpoeinos. Con este ¡rh culo al PutiCumuninn rompe el hielo del lilorieiu cun pirulor que. lucia en torno ¡ni yo. npuoco unto In ¡nun oprim ¿lo en III vordndoru enruder. ilu Irlim0nlo de uchn contrl In bur ue lil nuional y el imperiali mp. y. Orea conveniente, mieniru nuev tro Pa rtido edito su Manifiesto y su órgano oficial, anticipar algunas consideraciu ne3, como respuesta rápido a dos lrtículos sparecido¿»en LIBER»
TAD, que revelan un: lnmentable ignorancia de la cuestión social.
En el primer o. se habla en un tono que, ciertamente, de un lado pone de manifiesto la categorie cla:ista del que lo escribe, y de otro su desconocimiento absoluto de lo que es el marxismo. Traicionariamos nu e. t¡as convicciones politicas y :ociales, leemos, si fueramos a consejar el nacimiento de grupos ortodoxos de entidades marxistas que no se adaptan al medio nuestro ni consultan las verdaderas necesidades de nuestro ¡gregado social. No queremos grupos de tendencias extremas, que desv íen hacia rumbos peligrosos las activida des populares ni traigan al pais funes tas luchas de clases. Desde luego, re conocemos al autor de esas líneas su derecho e no traicionar sus convicPanorama Mov11 Amautciones politica: y sociales. El es muy dueño de ellas. Pero tammpoco le permitimos que se atreva a discutir nues. tras convicciones politicas y sociales.
Que mantengo y defienda las suyas. Nosotros mantendremos y defederemos las nuestras. En cuanto a los otros puntos, sobre la impracticabilidad del marxismo en nuestro medio, etc. que revelan pavor ante la. proximidad de inevitables y violentas luchas de clase, no merecen el honor de una refutación.
En segundo artículo, busqueja un débil. ingenuo programa reformista.
y asoma sus orejas pequeño burguesaal propiciar un socialismo científico (1) en suma, que combate, al comunismo; no porque éste sea. una experiencia de la cual la humanidad tenga. mucho que ganar, sino porque su secturis mo. su dogmatismo y su subordinación a instituciones extranjeras. con una amenaza contra la formción de un legislación social nueva en nuestro pueblo.
Nosotros vemos las cosas desde un punto de vista más, concreto. No nos wu tamog nl colocnr el problema social en su verdadero terreno. Somos icvol uciºnaríoe. No concebimos la revolución sin la violencia. Sin la lucha implacable de clase contra clase.
Por eso denunciamos las conmovedora: llamadas al pueblo pra la constitución de un partido socialista cuyo fin sea un socialismo de patrióticas finalidades. Repudiamos, por falsa, el término pueblo. humanidad. agro gado social. La sociedad capitalista es una sociedad de clases. Tales términos pretenden, precisamente, ocultnr los nntagonismos irreconciliables de estas clases de cuya existencia es una manifestación el Estado. No puede ha.
ber, pues, partido del pueblo sino partido de clase.
Naturalmente, los obrero. no han ea perado los desintereeudds consejos de LIBERTAD para organizarse. Los co.