. Amauta. 79 za. ni es cierto el dicho popular que confunde al Perú con el oro. suponie ndolo exclusivamente minero. El Perú en una gran extensión en un país agro pecuario. Lo fué históricamente: sus regnícolaa no fueron otra cosa que pastores y agricultores; su organización social y económica no tuvo otra base. Si este es el factor preponderante en la vida económica del país, es evidente que su problema educativo no puede cambiar de rumbo. Pues bien. el indio es el único que trabaja las tierras, sin embargo es el único que trabajándolañ no las posee, que poseyéndolas esa posesión no está garantiza. está a merced del terrateniente vecino. del latifundiata en gestación. El ayllu que fué la bue de la organización social y religiosa. como hemos visto, se diluye. desaparece dla a día en esa gran máquina llamada hacienda. La hacienda asesina. nl indio material y espiritualmente; e: el tipo de la organización económica destinada a la más odiosa explotación. Si esto es así el Estado no puede amparar a la hacienda. salvo que ofrezca. las condicionee de bienestar para lo. que en ella viven.
La haciend a no es centro propiciº para garantir. la vitalidad de es cuela alguna: en cambio, el aylllu exige como condición Suprema de au.
existencia, la escuela social. entronizada, injertada. esta es la palabra, dentro de su organización. Una escuela al margan de los intereses del ayllu, no erá otra con que una pobre escuela a cargo de uno de esas tantas mestritas anémicas de cuerpo y espíritu complacida; en martirizar la vida de los niños. No, la escuela social. la que va. trasformar profundamente la actual condición del indio, ha de tomar en aus ma»
nos la vida inhegra del grupo social, manejando intereses de todo or den, dirigiendo actividades de toda naturaleza: Su misión tradicional de enseñar :a leer y escribir ocupará un plano inferior a todo aquello que el ayllu ha menester. y. Qué valor. ni qué importancia podrá tener un ailabario. un cu tecinmo frente a una Escuela que va o, colaborar en la solución de problemas tales como el de la higienización, el del ahorro. el del trabajo. el de la defensa Provisión sºciales. el del mejoramiento delas tierru y del ganado. el de la industria, el de la cultura. el del esparcimiento mismo. Natural en suponer que una Escuela con proyecciones tan vastu quien un magisterio preparado para cumplir misión de tanta trascen. dencia. Se habla. de maestros especiales para indios. es decir de pºbres gentes reclutados y preparadas para lan minucias de una profesión. sin pensar que el magisterio es un verdadero apostolado accesible ¡6lo. espíritus capaces de llevar una vida en permanente hemión. Este.
es el verdadero apostolado, el cual ha de ejercitarse dentro de la máxima libertad. Aquel otro apostolado que exige la obediencia y la iu rm sión a los amos y el respeto a los intereses creados. es inaceptable pan a misión de educar. Un educador convertido en paria no puede educar sino esclavos. Sólo los que sienten la fruición de la libertad non.
capaces de misión tan grande.
Tal es. eniunteaia. la obra que el Perú tiene por delante como la urgente de ponerae a la práctico. Mariátegui muere en momentº. en que su valiosa dirección adquiría la contextura de una doctrina.
Rendir homenaje a un hombre como Mariátegui, no. es llorar ¡obre su. ni prodigarle rito. arcaicos, sino aeguir la ruta trazada por él.
Los maestros del Perú le debemos el ejemplo rie un máximo esfuerzº ideológico, realizado en» condiciones excepcionaler.