l. 0 l AMAUTA. u EVA pon OAR. 95 VELASQUEZ La educación, después de una largay veleidosa eta.
pa de elucubraciones simplistas y de vácua retórica, se ha plegado a la visión de Alejandro Bain. y, al amparo del evolucionismo notable proceso de los nuevos tiempos ha ascendido a la alta dignidad de las ciencias. Por fortuna, ya vacesando la candidez de los pseu do rómántitos de la pedagogía, de todos aquellos que con una fácil adjetivación y con un puñado de ideas cogidas en las casas de préstamos, se creían aptos, capaces de pe netrar en el espiritu de uno de los más difíciles menest res que le es dable realizar al ser humano: el de preparar hombres, pues la formación del hombre, como ya lo dijo el esteta Guyau y como lo afirman maestros de recia con textura filosófica es la más alta prafesio humana. la educación, siempre al servicio de la humanidad, es una de las grandes y pujantes fuerzas que convergen atan noble.
fin, el de poner en los brazos de la sºciedad hombres que sepan aprovechar las enérgias. de su tiempo, que avancen al compás de los más nobles ideales y que sean capaces.
de poner su proa visionaria en dirección de ese mundo ideal con que soñaba Zaratustra, el inquieto personaje de Nietzc he. La educación, así ennoblecida y dignificada, sigue. el ritmo evolutivo, busca el. tema de nuestro tiempo pa ra usar una frase de Ortega yGasset, y se hace intérpre te en cada hora y en cada. época de los signos de luz que ahuy entan las sombras del conformismo, del escuálid0. y agónico tradicionalismo, de las vejeces hechas sistema y por eso siempre adheridas a la roca del estat¡smo y de la: pasividad.
vedad, vamos a sintetizar asi. 1º Debe tener un fundamento biológico. 20 n psicológico. 30 n soc10 óg¡co; 4º n económico 5º. idealista. ético filosófico.
Todá:educación debe apoyarse necesariamente en la biología. La herencia, por ejemplo, es uno de los máxi mos problemas encomendados a esta ciencia y uno de los que más interesan al nuevo maestro, afanoso de las verda. des biológicas y desconfiado de las disquisiciones metafísi cas, de las que hasta ahora no puede desprenderse la educación. Hay que penetrar, pues, en las intimidades somá ticas y hay que hacer consideraciones anamne sicas para. trazar el perfil biológico del sujeto, en el que está la cla se de su psiquismo. El módulo biológico, el carnet fisio lógi¿ a, la ficha antrapome trim son una necesidad en la nueva escuela y para obtenerlos hay que hacer fraternizar a la biologia con la educación. Por esto. el maestro celo so de perfección, sediento de saber. el maestro que renie ga del pachequís1no pedagógica, tiene que familiarizarse con el mismo amor con que lo puede hacer un buen médico con los estudios e investigaciones de Lamark, Darwin. Weissman, De Vries, Morgan, Von Euxkñll, Mendel, Le Dantec, Conklin, Ramón y Cajal, Marañon, etc. etc. y de otros prohombres de la ciencia, cuyas valiosas conquistas experimentales ponen un reguero de luz en nue tras sendas. El individualismo psíquica, la originalidad de cada ser, no pueden explicarse si se desconoce el individualis mo biológica. La madre natura, esa gran esquiva, solo se nos entrega una vez. Por esto cada uno de nosotros somos originarios, únicos. poseedores de un yo inconfundible, co mo si el molde especifico en que la naturaleza nos vació se hubiese roto en el instante mismo en que vinimos al mundo, tal como lo dice el gran Ramón y Cajal en una de sus más sabras charlas.
La educación así concebida, y ya libre delas pre tensiones de sus explotadores, tiene que tener una recia e inconmovible fundamentación, la que, en obsequio a la bre.
25 EDUCACION Las maravillas del biologismo, nos llevan a las in timidades subjetivas, al yo espiritual, al vasto mundopde la conciencia, más allá del cual aparecen. así como en un claro obscuro los dilatados panoramas de la subconcíencia, tan hábilmente escrutados por Freud, el mago del psicoanálisis. Biologismo y psicologismo son términos fia temos y ambos se funden y se complementan para formar la unidad espiritual. La naturaleza originaria, la vida ins tintiva, lo fermentos emotivos, el aprendizaje, los sentimientos, las doctrinas psicoanalistas y behavioristas, la psicolo gia de Mc Dougall, etc, etc, necesitan para su comprensión. de los auxilios de la biologia, base de la nueva psicologia dinámica, funcional y diferencial, pues nuestro yo está re gido por el principio de las diferencias individuales, hecho ya un dogma desde los tiempos de Salton, el gran propulsor de la antropología, rebustecido con los aportes eXperimentales traidos por Stern, Binet, Thandike, Terman, Mon roe, y demás investigadores de los tests psicológicos creac tivos mentales, ya de notable variedad y eficencia: de inte ligencia general (individuales y colectivos. de kindergarten. de deficiencia mental, de habilidad mecánica, de acc¡ón o de performance. vocacionales, objetivos o de instrucción, etc.
y otros tipos de tests que vienen proporcionando valrosí simas sugerencias a la. ciencia de la educación. El maestro; el educador; cual si fuera un gran es. crutador de almas, un sondeadorde conciencias,¿debe pe netrar con los recursos del amor y de la qenc1a en la vida interior de los escolares; entrar; dentro. muy dentro del yá infantil, con esa amable y risueña intuición» a que hace referencia el autor de la Evolución Creadora. Sólo conociendo al niño, sabiendo lo que es y la que vale mentalmente se le puede educar con eficiencia y con ahorro de energías; sólo amando al niño, observándo Io sistemática. y pacientemente y conociendo su calibre de. inteligencia general, que se obtiene mediante. el uso delos. tests psicológicos (el cociente intelectual determinado en la Escala de Clasificación Mental de Teman, sirve admi rablemente para este fin. averiguando su distin¿:ión psíquica, podemos encauzar su naturaleza, ariginaiiaºa fin de edi. ficar sobre ella su naturaleza adquirida, resultante de la. gducación. del influjo social. de las sugerencias del amiente.
Todo en la actual escuela gira al rededor del niño y de sus prºpios intereses. La pedagogía aprioristica, dog mática y metafísica está pasando a la categoria de las antiguedades. En su lugar se lucha enrpro de la psicologi aaón de la enseñanza y de la humanización de la didác tica, nobles labores en las que estamos empeñados y en las que encontramos, por desgracia, la dura resistencia de losrezag ad os y de los que se afanan en crear en el Perú una disciplina sui generis: la arqueología pedagógica, cien. cia que tiene fervorosos cultivadores entre nosotros.
Ya ese hamu ncnlos misterioso de las épocas fenecidas ha desaparec1do: En su lugar existe una individuali dad propia y definida que hay que respetar y conducir con amor y con visión científica. Por esto, el estudio del niño es la más bella preocupación de este siglo. la nueva educac16n. fiel intérprete de estas aspiraciones, hal ce que todo en ella gire al rededor del niño, en magni fica concepción copemiqniana. Gracias a este afán, todala enseñanza se está renovando y mejorando. Parece que asistimos a un nuevo humanismo educational. Todas las tendencias del presente y toda la obra de las llamadas escuelas activas y escuelas experimentales (De Dewey, Merriam, Causinet, Sary, Montessori, Decroly, Claparede, Lu nacharsky, Kerschensteiner, Tagore, etc, etc. constituyen la más elocuente prueba de nuestra afirmación. Más no bastaconocer la personalidad consciente sub consciente del niño; sus tendencias instintivas; su caudal emoti