¿Ma propusiera no discutir. no controvertir, sobre cualquiera asunto público. Aquellos que me hicieron la proposrc16n, aparentemente no pensaban en el hecho que me estaban insultando, al propo erme una cosa que ningún inglés puede hacer sin traicionar a su país. Aparentemente ha quedado para un irlandés el quitarle la venda. de los ojos al Gobierno Britanico. Ellos seguramente dijeron; Me.
propondrfa yo discutir sobre cualquier asunto público. Cuál es el derecho de expresarse libremente? No es el derecho de hablar en público, sobre que hay piedras u obstáculos enla carrera de Dever, no, es el derecho de DISCUTIR. Esto está en las bases de todo Gobierno Parlamentario, pero este Gobierno ni siquiera sabe eso (risas. Si siguen como están en la actualidad. no se lo que ¡pasará.
LUCHANDO CONTRA EL MICROFONO. Pediré a ustedes hacer todo lo posible para imagi. narse lo que serán las próximas elecciones generales. Aqui estaremos nosotros un puñado de hombres, cansados de viajar y de hablar en público. Estaremos recorriendo el pais precipitadamente, todo el, yendo a sofocantes meetings que probablemente variarán en número, de sesenta o se tenta, hasta quien sabe treso cuatro mil personas y sabremos que el noventa por ciento de esos auditorios nos apoyan.
Pero las personas que nosotros queremos ganar, y que nos conviene, nunca van a esa clase de reuniones públicas. El hablar y el discutir en público debido a ese cientifico descubrimiento del radio ha adquirido una importancia que ja más tuviera. Pensemos en lo que seran esas elecciones. Noso. ya he dicho, viajando precipitadamente por todo el país, hablando en aquellos meetings en los cuales tros, como solamente el cinco por ciento de la concurrencia tiene una verdadera idea sobre el tema. Que estarán haciendo mientras tanto los miembros del Gobierno? Pues sentados en sus casas eonfortablementé, en suaves sillones, delante de un reconfortante micr ofono, hablando a audiencias de. millones, contándoles sus historias sobre las cartas rusas y el dinero ruso. pues hay bastante más cartas en aquel sitio de donde vino aquella) Darán su versión de la clase de personas que somos nosotros, que deseamos destruir la sociedad, atacar a la iglesia y hacer toda clase de atrocidades, terminando posiblemente con la nacionalizacrón de las mujeres. Dirigiéndose a estos auditorios de mentalidad sencilla, los convencerán para que voten en contra nuestra.
UN PROBLEMA SERIO Este es el serio problema que se ha presentado y.
francamente no sé lo que debemos hacer. Espero que todos los aquí presentes, hagan todo cuanto esté a su alcan. ce, para que la situación sea conocida y la seriedad de ella y después ver lo que la opinión pública, ayudada dentro de poco porotras elecciones, realiza para que toda esa gente vuelva a su juicio. Cuando yo comencé de joven, el Laborismo estaba unido al Liberalismo y al Radicalismo. Ahora bien, el Liberalismo tenía sus tradiciones, aquellas de 1649, 1798, 1848 estas todavía juguetean en lo que se llama Partidº omunista. Cuales eran aquellas tradiciones? Pues las barricadas, la guerra civil y el regicidio, estas son las tradiciones genuinamente liberales (risas) y la unica razón por la cual podemos decir que no existen hoy día, es que el Partido Liberal mismo ha dejado de existir. El Partido Radical era republicano y ateista y su.
gran principio estaba en la histórica frase que decia, que el mundo no estaria en paz hasta que el último rey nofuera extrangulado con lºs intestinos del último sacerdote. Cuando se les pedía que fueran un pocc¿ más explícitos y que pusieran en práctica politicamente sus ideas, contestaban que el mundo estaba lleno de tribulación e injusticia por que el Arzobispo de Canterbury recibía quince mil libras al Bernard Shu año y los descendientes de las queridas de Carlos Segundo gozaban de pensiones perpetuas. Ahoraa pesar de todo esto, hemos logrado consti tuir un Partido Constitucional. Lo hemos formado sobre bases socialistas. Miquerido amigo Sidney Webb, Mr. Mac Donald y yo, dijimos definitivamente al comienzo que lo que teníamos que hacer del Partido Socialista, era una entidad constitucional, a la cual cualquiera hombre que tuviera temor de Dios y fuera respetable, pudiera pertene ner, sin comprometer en lo más mínimo sus ideas y respe tabilidad, y para ello nos deshicimos de todas esas tradiciones. Es por eso que en los días presentes el Gobierno nos teme más de lo que pudo temer ¡cualquiera de los Radicales. George Odger o Bradlaugh en sus mejores días nunca lo hi. cieron temblar tanto, como Mr. Mac Donald y el Partido Socialista lo han hecho. Nuestra posición es perfectamente sencilla y tenemos la ventaja de darnos cuenta de ella perfectamente. Opone mos el Socialismo al Capitalismo y nuestra dificultad está en que los capitalistas notienen la más mínimaidea de lo quesig nifica Capitalismo. Apesar de esto se trata de una cosa bien sencilla. Segun teoría del Partido Socialista es esto: que manteniendo la propiedad privada y conservando todas las fuentes de producción como propiedad privada, hasta el punto de considerar esta como un contrato entre dos per sonas. la apr oducción marchará bien por si misma y la dis tribución llegará a todos. v Habría una garantía en el mundo: la de que cada hombre en el país tendría trabajo. No Se ha afirmado que sería un trabajo admirablemente bien remunerado, porque. si asi lo fuera, el obrero ahorraría lo suficiente en una se mana para dejar de trabajar la siguiente y el fines man tener a la persona trabajando con un salario que baste solo. para que la persona subsista y por otro lado separar la parte del capital o riqueza. Nos dicenvque el Capitalismo no solamente asegura esto para el obrero, sino que asegurando una riqueza fabulosa en las manos de una clase pequeña, se ahorrará (dinero, se quiera o no, y habrá la necesidad de invertirlo.
Eso es Capitalismo yeste Gobierno siempre interfiere con