Archivo rebelde es
1919 09 11 10 original
1919 09 11 10 processed

catalán es propio de los países que aun no se emancipan. Ignacio Ramí rez. El Nigromante. gritaba todavia, encarándose con Castelar: uiDesespañolicémonosln; y Castelar tenía la cortesía de declararse vencido. Aquellos hombres eran súbditos rebeldes de España, pero al fin súbditospt ellos siguió la generación postro¡náutica de los años de ochenta: Gutié rrez Nájera, Rubén Darío, Casal, Silva. Estos ya no dependían espiritualmente de Españanrpero la ignoraban. Por caminos personales, Rubén Darío el único que sobrevivió de aquel Repertorzo yÁmerzcan o grupo de náufragos llegó a conocerla y amarla, realizando así, dentro de sí mismo, lo que había de constituir, ya que no el ideal, al menos una de las características de la nueva generación: la que ha sucedidqa Rubén Darío y ya no le imita. Un siglo ha tardado, más o menos, este nacimiento espiritual. Ahora podemos ser francos. hispanistas sin necesidad de ser españoles. R iR. La Unión Hispauoauztricatza. Madrid, enero de 1919. EL SILENCIO. Sur le Iac mafia 1:1. lu Silence. e Las manos ixfvi sibles de los espíritus familiares tejen los hilos de oro. EL silencio tiene un precio infinito. del silencio al rededor de nosotros. mientras que las palabras son propie Glosas sobre Ïtres textosdel poeta Samain derse amarse. El silencio produce emociones exquisitas y sutiles. que las palabras no pueden engendrar. Samain, el maravilloso poeta, pide a la amada, en una de sus poesías ad mirables, que no hable para no turbar el encantamiento inefable del Jago del Silencio.
El silencio es majestuoso, sereno, augusto. Reina en los templos y en los dad nuestra y nada tienen de miste claustros, sobre la inmensidad de los rioso, ni de sutil. Las palabras son campos y en la doliente tristeza de los turbadoras, indiscretas, rompen la ar V hospitales. Porque el silencioeshermonía del momento ya veces son causa vmano de la piedad yde la compasión de decisiones irreparables. El silencio. y sus alas blancas se posan suavemente es religioso y lleno de misterio, añade ¿a la belleza de las cosas no sé; qué suave encanto, qué grave y solemne poesía.
En la tranquila hermosura de una noche estrellada, lo que hacemos es callar; otro espectáculo de la naturaleza, su perior en belleza a todo lo due los homsobre la frente de losf enfermos y¿su.
presencia se hace sentir en la cabecera de los monbundos. El silencio eshermano del misterio, de la noche, de la sombra; proteje al ante un paisaje maravilloso o cualquier amor bríndáedole emociones misterio j, sasiy un encanto inefable. Sin ha. blarse, sin el vano simulacro de las bres han imaginado, nos recogemos eni palabras mentirosas y falaces, las alla mansión del silencio y solamente los espiritus medíocresjy vulgares turba; rán la serenidad del momento con sus palabras huecas y sonoras, sus exclamaciones excesivas. Las horas supremasde la vida siem pre se han deslizado en el silencio. una apasionada declaración deïimor, a la comunión inefable de dos almas sigue el recogimiento más profundo.
Cuando sufrimos. queremos silencio y olvidarnuestra pena. En nuestras relaciones con la divinidad tiene más precio elsilencio que la palabra: enseñan los teólogos que la oración mental es más excelente que la vocal. Para orar mejor, buscamos el templo más recogido y silencioso; y el murmullo ensordecedor de las palabras será obstáculo a nuestra plegaria.
El silencio produce acercamientos mas pueden unirse más seguras conla complicidad del silencio misterioso. sutil, religioso y augusto. II w LOS RECUERDOS (Tan xauzvcnir al comme un Jim. birn aíurl. o Cuando los poetas han hablado del recuerdo, han tenido siempre frases. el ruido vano de las palabras nos hace. maravillosas, porque esto es algo tau exquisito y delicado, tan intimoiy sugestivo, que ha inspirado estrofas inmortales: ejemplo, elJtSouvenin de ÏMuset. el «Lao. trozo no menos bello, también es inspirado por el recuerdo de un amor feliz.
Los recuerdos son la poesía del alma, la inmortalidad del corazón, la fra; gancia del espíritu. Bendigamos a Dios que nos ha dado el recuerdo, que ha inefables entre las almas. me cuando puesto en nuestro corazón la facultad llegan a un punto culminante e intenso del sentimiento no necesitan ya de maravillosa de evocación, aquel poder de revivir el pasado, a veces mejor palabras. En silencio puede compren» que el presente. Por quédiría el Dante Este documento es propiedad de la Biblioteca electronica Scriptorium de Ia Universidad Nacional, Costa Rica que no hay mayor tristeza que recordar un tiempo feliz en los días de dolor y angustia? Si un recuerdo feliÏpu ede suavizar muchas penas; y muchos des. graciados ahuyentan la sombra del pe sar evocando alegrías pasadas. El olvido es lo más triste de todo.
Los muertos olvidados parecen todavia más muertos, y unatumba abandonada es doblemente digna de compasión. Por qué es. tan dolorosa una separación? Por el olvido; una delas debilidades del corazón es olvidar y con la ausencia se esfuman en la memoria figuras y visiones. Felicesaquellos que poseen más in tensamente la, facultad debrecuerdol. Eternizan sus momentos de dicha y no mueren para ellos las dulces horas claras. esos instantes en que el cora zón gustó un poco de la felicidad del.
cielo. Pero también sufren más, porque el recuerdo de los días tristes sigue punzándoles y sus lágrimas les dejaron un. sabor. de amargura que todavía sienten. Los perfumes, lamúsica lo habréis observado tienen una gran fuerza evocadora y un leve aroma; los primeros compases de una melodia, nos hacen venescenas enteras de nuestra vida, nos recuerdan detalles que prare cían completamente olvidados, pero que reviyen a su conjuro.
El recuerdo tiene parte importantísima en el amor y a la dulce interrogación. me amas. sigue un inquieto. no me olvidarás nunca. muchas veces la evocación de los dias pasados, un. te acuerdas. hace revivir un fuego próximo a consumirse. Hay recuerdos que amamosy acariciamos, recuerdos que son según dijo un poeta como un libro predilecto que sin cesar bojeamos.
Repertorio Americano Antología de la prensa castellana y extranjera.
De Filosofia y Letras. Artes, Ciencias y Educación, Misceláneas y Documentos.
Publicado (lecenalmente por GARCÍA MONGE y 0ta. EDITORES Apartadcl 533 SAN JOSÉ, Cosra RICA, ECONOMIA m2 LA REVISTA El número suelto Laseïie trimestral lo entregas. pagada por anticipado y solicitada ala Administración.
Para el extranjero. el número. euelto.
La serie anual (36 entregas. La minima de avisos. por inserción.
a oo D 15 nro nm. 00 s»
20 00 D En el contrato semestral de avisos se da uu de descuento. En el anual. un no96.
aosgnauoncnnocou