Archivo rebelde es
06 25 06 1927 11
06 25 06 1927 11 black white

ru se blra un campesino El adivino. pobre y muy astuto made adivino. Un día robó una sábana una mujer. la es condióen un montón de paja y se empezó a alabar diciendo que estaba en su poder el adivinarlo todo. La mujer. lo oyó y vino a a pi. diéndole que adivinnse dónde estaba su sába no. El campesino le preguntó. qué me darás por mi trabajo. 7Un pud de harina y una libra de manteca. Estábien.
Se puso a hacer como cine meditaba, y lu e. go le indicó el sitio donde estaba escondida la sábana. Dos o tres días después desapareció un ca ballo que pertenecía a. uno, de los más ricos propietarios del pueblo. Era¿Escarabajo quien lo había robado y conducido al bosque, don de loºhabirfiatsdo a un arbol. El señor irlandó llamar al adivino, y éste, imitando los gestos y procedimientos de un verdaderomago, le dijo. Env la tus criados al bosque; allí está tu caballo atado a un árbol. Fucr on al bosque, encontraron el caballo, y el contento propietario dio al campesino cien rubios. Desde entonces creció su fama. exten diéndose por todo el país.
Por desgracia, ocurrió que al zar se le per dl. i, l nupcial, y por más quelo busca portadas partes, no lo pudieran encon ifí. Eñibrices el zar mandó llamar al adivino, dando orden que lo trajesen a su palacio lo. más pronto posible. Los mensajeros, llegadºs al pueblo, cogieronal campesino, lo sentaron en un coche y lo llevaron ala capital: Esca rabajo con gradmiedo, pensaba asi. Ha llegado la hora demi perdición ¿Có mo podré adivinar dónde está el anillo? Se encolerizard el zar yme expulsaran del país o mandará que me maten. Lo llevaron ante el zar, y éste le dijo: Hola, amigo! Si ¿divinas dónde se baila mi anillo te rccompensaré bien; pero si no, ha ré que te corten la cabeza. ordenó que lo encerrasen en una habitación separada, diciendo a sus servidores. Qne le dejen solo para que medita toda. la noche y rne dé la contestación mañana ternpranito.
Le llevaron a una habitación y le dejaronalll solo. El campesino se sentó en una silla y pensó para sus adentros. Qué contestación daré al abr? Será mejor »qne espera la llegada de la. noche y me cscapc; apenas los galios canten tres veces huiré de aquí. El anillo del zar había sido robado por tres servidores de palacio; el uno era lacayo, el los tres entre si. diciendo. es nosotros los que hemos robado el anios condenarán a muerte. Lo mejor será escuchar a la puerta de su habitación; si. no dice nada, tampoco lo diremos nosotros. lero si nos reconoce por ladrones, no hay más remediolqne rog arle que no nos denuncie al zar.
Asilo acordaron, y el laca o sc fue a escu. char a lapúerta. De pronto se oyó por pri. merii vcz el canto del gallo. y el campesino etclamór. eeperar a los otros dos.
ido. Acudió a sus compnñeros diciéndoles. lºhllfárflíg08, fme ha reconocido! Apenas. Ulé. aºerdiié a la. puerta. eitclamó. Ya está ¿uno; hay que esperar a los otros dos. Espera? ahoraiír 5tofº dijo fel ºcócherd;jy. se ºiue aíe scuchar ala púerta. Eiiiel momento ílosºº allos cantaron por. a, y el campesino dijo. gasas sai. Cuentos populares apodado Escarabajo, que quería adquirir fa otro cocinero, y el tercero cochera. llablaron claridad cuando las. Qué haremos? Si. adivino, aabé qu¿ fotografias estereoscópicas de chispa :4j. Gracias a Diosi Ya está uno; hay que. a. gg le paralizó el corazón de mie. Gracias a Dios. Ya están dos; hay que. e8perar sólo al tercero.
El cochero llegó junto a. sus compañeros y les dijo. Oh, amigos, también me ha reconocido!
Entonces el cocinero les prºpuso. Si me reconoce también, iremos todos, nos echaremos a sus pies y le rogarernos que no nos denuncie y no cause nuestra perdición.
Los tres se dirigieron hacia la habitación, y el cocinero se acercó a la puerta para escuchar. De pronto cantaron losp;allos, por ter cera vez, y el campesino, persigaándose. ex clamó. Gracias a Dios. Ya están los tres! se lanzó hacia la puerta con la intención de huir del palacio; pero los ladrones salieron a su encuentro y se echaron a sus plantas, su plicándole. Nuestras vidas están en tus manos. No nos pierdas; rio nos denuncias al zar. Aquí tie. nes el anillo. Bueno; por esta vez os perdono contes tó el adivino.
Tomó el anillo, levantó una plancha del sue lo y lo escondió debajo. nel aaa, aaataa. cana. Por la mañana el zar, Ldespcrtztndosé, hizo venir al adivino y le preguntó. Has pensado bastante. Si, y ya sé dónde se halla el anillo. Se te ha caído, y rodando se ha metido debajo de esta plancha.
Quitaron la plancha y sacaron de allí el anillo. El zar recompensó generosamente a rinestro adivino, ordenó que lo diesen de comer y beber y se fue a dar una vuelta por el jardín.
Cuando paseaba por una vereda, vio un es carabajo, lo cogió y volvió a palacio. Oye dijo al campesino. si eres adivi no, tienes que adivinar qué es lo que tengo. encerrado en mi puño.
El campesino se asustó y murmnró entre dientes. Escarabajc. ahora¿sl que estás cogido por la mano poderosa del zar. Es verdad. Has acertadol exclamó el zar. dándole aún más dinero, lo dejó irse a su casa colmado de honores.
AFANASIEV.
Los chispazos eléctricos viajan en capíral El señor Legg, miembro del cuerpo de ingenieros de la Westing house Electric Manufacturing Company, en East Pittsburgh, Ps. hacien do uso de una máquina fotográfica que él mismo inventó y que saca foto grafías a razón de 2, 600 por segundo, es decir. a una velocidad ciento cincuenta veces mayor qucluna máquina. de películas cinematograhcas, demostró que la forma plana con bordes 1rregularmente dentados que se percibe en los chispazos eléctricos, es sólo una llasión óptica. El curso que en realidad sigue una carga eléctrica es una espiral deforma compleja. La carga, al saltar de un punto a otro circula en el espacio, lle gando a su destino después de haber recorrido una distancia mucho mayor queladistanciaen linear cota comprendida entre los dos puntos. El curso en espi ral puede notarse Ufó:º en esprral con pronunciada aos eléctricos tomadascon la cámara n.
totograíiw de Long, son dispuestas en la forma debida y vistas a través de un espectroscopia, el muy conocido instrumento óptico que permite la visión de las tres dimensiones de la intografía. Cuando se procede de esta manera, se nota una, multiplicidad de trc nzas de formas circulares que pare cen desprenderse del conjunto con alivio, pudiendo el efecto en general compararse al de una escalera en espiral o de un tirabuaóp deformado. Hasta la fecha, los estudios que he mos efectuado con la cámara fotográiicaíseban limitado solamente a los chispazos producidos en nuestro labs. ratorio de alta tensión, y aun no he. mos. trabrdb deí bbteúcr fotografías de los. rayaaidijd el escasa Leg pe ro no hay duda de. que. también las descargas eléctricas atmosféricas si. guen un cu reo de espi raleseomplicadas. Uno siempre se imagina que la fo tografía de un rayo se asemeja a algo. asi como un arañazo de forma irregular; sin embargo, sería mucho más exacto si se la comparase a un cable que se desarrolla después de haberlo arrojado de un buque. Crónicas d9 la lámpara maravillosa Adolphe Menjou está muy mimado por los aficionados al cine. Lo pude constatar el otro día, al ver el nameroso público que se hallaba en un elegante salón céntrico donde se reflejaba sobre la blanca pantalla (Rubia o Morena. pieza vaudevillesca en la cual nuestro actor hace de protagonista. No sé si fue el placer de ver a Manjoc o el de no ¡verlo más en la pelicula que le precedió en la pantalla y que era sin interés. o las dos cosas reunidas, lo que arrancó esos ¡ah! desa tisfacción a la concurrencia.
Es sega ra que los lectores van a opinar que ello sucedió por el interés siempre creciente que Menjou suscita y por la esperanza de una película bue. na. Iba a decir que todas las suyas siempre gustan mucho. pero olvida ba Las Tristezas de Sabía. que fue un fracaso completo, no por culpa de él; siiib por la del escenario, demasiado intelectual. Sin embargo, puede decir que cada vez quehc visto a Menjou regresé a mi casa con la satisfac. ción de haber pasado un rato muy agradable.
Es un artista completo que agrega. un gran natural a su profunda iateli gencia. y su. justa observación. Pare ce que se le viera vivir: timta soltura y verdad hay en sus movimientos. Por. mi parte admiro más que lo otro, esa ¡silla. que es a veces; con ella indica el contento; la ironía, el amor, el atrevi, miento,. la sorpresa y todos los aspec tos del disgusto o la alegría. Iba a ol sonrisa imperceptible, diferente cada veZ, 1ue es su medio deÍexmesión más. personal y com pleto. Esa sonrisa atrae la simpatía del público por lo exprevidar el bigotitc, socio de su sonrisa. Por qué no dejamos los nuestros se la Menjon ií. tPor: qué no? Tal vez un dia lleguemos a cometer esa idio tez; todo es cuestión de moda, inclu so el buen susto. Qué les diré de su elegancia. del asunto que, por ser muy livianoí. sin gran moralidad.
presenta mias cuantas escenas cómicas.
con detalles chistosos? Para que estas escenas no resultaran ridículas, sólo.
Menjou era capaz de iuterpretarlas.
Hemos visto otras películas más, pero como el cs;mcio de que disponemos hoy es muy pequeño y como ellas se merecen más que cuatro líneas de comentarios, dejaremos para el próximo número la critica de los últimos reflejos de la lámpara maravillosa.
Fuel) HERIQUE.
rrn unnuannn Para examen de su vista y protección de sus ojos con los mejores cristales 3? armasones. Precios médicos Prontitud y esmero en los trabajos nrxrcc cruda cc.
Avenida Independencia, Frente al Cable Loi Telégrafos. Nacionales proporcionan al público toda cla se de facilidades rapidez seguridad economía Si usted deposita hoy una carta telegrá fica, mañana primera hora será entregado, no importa la distancia C:9 Si usted dese. girar dinero a cualquier parte de la Repú.
blica odel Extran jero, ocurra. a los Telégrafos Nacionales al Nursuns un PAGINA 11