Archivo rebelde es
06 25 06 1927 03
06 25 06 1927 03 black white

. racitiii Ííés necesaria a la clase obrera. nn periodo de: Selección para hallar. los jefes, los orvan11adorrs dela vic. tori ri. revólnciot1aria. Sin ese periodo. iielectivn, que es, como la escnela pro. fesional del proletariado, nuestro Ideal mismo puede peligrar. La burguesía y el capitalismo ya no son. indiferentes ni confían demaciado en la fuerza de las bnvonetns; la expeiien oiai, de Rusia y México los ha abierto los ojos; ambas se preparan también para la lucha de clases; al socialismo oponen el fnscismo;a las ;oi gani2aciones gremiales, a nuestros sindicatos, ellos oponen sus crimaras de comercio. sus sindicatos industriales, sus batallones disciplinados de 4ffr. rsciscas. ellostienen dos superior idades sobre nosotros: EL DINERO y LA EXPERIENCIA GUBERNAMEN TU. De que vale una revolución triunfante, si luego será incapaz de consolidar, deorgani zar, de sacar partido de su victoria? Cada revolución fracasada es un paso hacia la reacción; la derrota moral es peor que la mate rial po rqnc estas preparan revanchas son lecciones proveehosas, y las pri meras descorazonan, abaten prove,. can detenciones numerosas. No, hay que olvidar que nuestra revoin crón no es sólo destrucción. No debemos perder rie vista que en nuestra revolución, el elemento moral ocupa un lugar importante. Ida REVOLUCION QUE DESMORALIZA AL PUEBLO, ES UNA nnvomcron narracTADA, aunque ofrezca el oropel del poder o los laureles del tri unio. Jenni los ideales evolucionnrios han estado en tanto peligro como en el momento actual. El iascismo» italiano, pretende ya inter nacionali2nrse, organizarse en el marino DE LA conrn. ran EVOLUCÍON. Sus actividades son rnidosas, eficaces, violentas. Susali lindos pasan. las fronteras, organizan manifestaciones, congresos. Sus iascios estío militarizados y disciplinados corno no lo está ninguna de nuestras agrupaciones. SOBRE TO no no nsrrn n1vrn1nos. Los as pistas» son unos, los revolucionanos somos de muchos colores de muchos tonos. Los (fascistas:r tr atan, por todos los medios a su alcance, de ahondar nuestras divergencias ideológicas, y nosotros, con rinestra actitud, solidiiicamos el simbólico HAZ que han adºptado como insignia al igual que los soldados de la Ro obrero y compcsrno ma Imperial de los Césares la Roma de nuestro tiempo, que pretende ser el punto de reirnión, el cuartel gene ral de todos los reaccionarios de la tierra. ASMANI KHEBUL.
íLo fuerza costat de Las agrupaciones Obreros El progreso social que universalinente se registra, ha traido como consecuencia la díg nilicación de la clase trabajadora, antes tan agobiada bajo un régimen capitalista erigido en árbitro de los destinos de los pueblos. es que como más ¿un de la fuerza se encncntrrt la debilidad. la ilimitada extorsión del capital se hizo intolerable, generando justificadas ex. plosiones populares y violentas rupturas de equilibrio basado, aunque parezca paradójico, en la más irritante desigualdad.
El desarrollo delos pueblos, de su progreso económico y social, se asienta en los actuales tiempos en. nuevas modalidades condenato rias de la vieja iniquidad social. Para llegar a este grado de desarrollº y de sentimiento de justicia dístrihntiva, los pueblos han tenido en su proceso histórico que exponerse sacrificar todo, como es la misma vida, para conservar algo, como es la dignidad huinana. Por lo que respecta a Iéxico, el morir de sus hijos proletarios ha sido grande. i lenómeno sociológico operado en forma de ro volucióu, ha negado muchas vidas, pero deja do como saldo en favor del pueblo trabajador, la reivindicación de oprimidos derechos sociales con toda reflexión e. intensidad por parte de las clases llamadas superiores.
Claro esta que para esa opresión, la tiranía del capital contaba, como su mejor aliado y cómplice, con la tiranía politica vinculada al militarismo y el clericnlismo. Todas las iner zas del conservatismo radicadas en la iglesia católica, como las cegrimidas en las puntas de las bayonetas, se hiillahan al servicio de un manipule que dirigía la cosa pública, de manera que el orden reinaba dentro del desorden para que las masas laborantes constituye ran el andamiaje en que, como llana trepado. ra, se cnéaramara a las mayores alturas el sé quito de un autócrata que, como tal, absorbió el poder público en todas sus manifestaciones y fue creando, con su sistema helado de gobierno, las circunstancias que concurren a de terminar una revolución.
La pasividad del pueblo acabó por trocarse en cólera sublime que nada. ni nadie pudo contener, y el manipule, el grupo dominante, hubo de convencerse de que si la naturaleza de los pueblos es semejante a la delos rios, inclinada a la paz, se ven como éstos, en cier tos casos. obligados a salir de su cauce tran diriio para que no se estanquen sus corrientes.
Otro de los derivativos de la revolución ha sido el sentimiento de solidaridad adquirido perlas organizaciones obreras para contrarrestar los impulsos de restauración de quie nes suspiran por los pasados tiempos y para quienes si es cierto que todo tiempo pasado inc mejor, como dijera el poeta.
Pero colegimos que la masa trabajadora or ganizada se halla en estos momentos pasando por una nueva piobanza. Los políticos arri vistas, teniendo en cuenta la fuerza social que las organizaciones de leborantes representan ya, y por concomitancia, la fuerza politica de que pueden disponer en un caso dado, tratan de hacer converger esta última hacia fines porsonalístas utilizándola en provecho propio.
De las maniobras de esos politicos deben cuidarse las clases productoras; pues de ser sorprendidos en tal sentido, desvirtuando la finalidad de agrupaciones que constituyen or ganismos económicos, incidian en el error de servir de escnbcl a la política desquiciadora de toda cohesión social; y en este caso, todos los esfuerzos se verán cntorpecidos constantemente por el vaivén de las intrigas que producen la disgregación moral, en vez de sembrar solidaridades y esparcir enseñanzas de orientación social.
No quiere decir esto que los trabajadores se crimen de ejercer sus derechos políticos, cosa que es muy distinta a que convierten las agrupaciones a que pertenecen en centros de propaganda politica, donde se poneri a flote las riñas subalternos por alcanzar puestos pú blicos con todo género de corrupciones y envilecimientos.
Los políticos sin principios ni convicciones, garantía para su bienestary deSariollo es, hoy por hOj. el General E PE Ti Sus antecedentes, su amplia cultura, se honradez a toda prueba. su ecuanimidad nunca. esmentrda, constrtuyen la mejor prenda de que su actuación al frente de los destinhs del Estado de Guanajuato iniciará una fecunda era de progresoy de vida de orden y de le)
maguer ici; srmulcu lidad. resultan iii mayor remera para el pro gresc positivo de les trabajadores, incluyen. mayor o menor habido entre éstos, como lo hacía ya Annxágorss hace muchos años, a los trabajadores del pennamiento. Víctima dci fascismo argentino La celebración del Eusebio Mañasco lº. de mayo, enla Ar. gentina, re5p0ndió a la consigna dada por todas las organizaciones obreras del país: pedir lalibertad deEusebio Mañasco, Sacco y Vanzetti. El caso de estos dos últimos, por las publicaciones que del mismo se han hecho, es más o menos bien conocido.
Eusebio Mañasco fue un lider de los trabajadores del noreste argentino, llamados fºmensús. Las pocas mejoras de que llegaron a gozar estos desgraciados mensús se de bieron a la obra que Mañasco emprendió aus piciado por la Por la muerte de un ingeniero, cuyos autores, convictos. confesos, purgan el delito cometido, prenden. a Eusebio Mañasco por acusansnnu un aurea nona1¿nan nncno. Mnñasco se hallaba organizando trabajadores el ingeniero asesinado era un contrabandista de alcoholes paraguayos. No vemos la relación.
Si de alguien puede sospecharse como cómplice, es dela policia de esas selvas, que a lavar.
son agentes inhumarios dc los fondos llama dos verbales.
Mañasco es una victi ma de los fascistas argentinos cobijados en una institución llamada Liga Patriótica Argentina, y que delineu la noción patria en el sentido de dejar explotar brutal e inicuamente a os criollos del campo y de la ciudad por eapitalstas extran jero y nativos. Son los hijos de esos mismos patrioteros, extranjeros mercenarios, que des de el año de 1865 a 1903 limpiaron a balazos y a punta de lanza de nativos y de ganchos las pampas, praderas y montañas argentinas.
Circula un pequeño folleto dando detalles del proceso Mañuscoi Las organizaciones obreras y politicas que quieran conocer, con detalles, el caso, antes de emprender una agitación en México en pro de aquel valiente luchador obrero, pueden pedirle a la batalla.
Su distribución es gratuita. JORGE PAZ.
BREROS, sin distinción de opinioº nes: Propagad entre vuestros caradas LA BATALLA es el periodico de los que trabajan por una sociedad mejor. Iánepººsº anios a repetir que el hombre que encarna los verdaderos segura ASC A, PA GINA 0. TEODORO HERNANDEZ.