Archivo rebelde es
02 01 10 1927 5
02 01 10 1927 5 black white

Aguascalientes, septiembre de 1927 Sr. Don Juan Calderero: MEXICO, Muy estimado compañero y amigo: Esla presente para manifestarle mis mas sinceras felicitaciones por el triunfo alcanzadº con el primer número de EL CALDERERO y muy especialmente por la simpática sección que es a su digno cargo, pués tºdos los compañeros hemos acogido de buen agrado su labor.
Aprovecho la misma para confirmar la noticiao informaciones que nos da usted enla primera plana del mencionado periódico y que se re fiere al asunto uniñcacióu. pués en ella vemos que hay algunos compañeros, comº usted les dice: falsos líderes, que no quieren que se unifique nuestrº gremio, y esto lo estamos viendo aquí en Aguascalientes; porque cierto señor de esos y que parece que cuando muy formal de es tar en México para el día de este mes, para tratar exclusivamente el asunto Unificación a fin de que esto quedara terminado de una vez por todas, se encuentra en este lugar desde a principios del mes, luchando hasta donde más puede para conseguir el que le quiten el trabajo a nuestro compañero Andres Aguilera, quien apenas empieza a tiabajar desde el día primero; esto es una demostración muy palpable de que no quiere la mentada uniñcaci6n y de que su labor es de perñdia y de fantasía. asi dice este señor que el compañero Macias es un intransijente?
Este señor a que me reiiero no le conocía; pero hoy que vino pºr estos lugares he averiguado que se llama Dºn Prudencio; es de regular estatura. cºlor mºreno, cutis estropeado. lampiño, boca suficientemente grende, pelo oscurº, complexión regalar, algo torpe, látuo y pedante para hablar; usa sombrero tejano y unºs descomunales anteojos oscuros, que se los pone según se adivina para disimular las crudas. porque no bebe (poco. pués según él mismo, en una plática dijo, que, cuandº estuvierºn en su convención allá en México, se habían puesto unas papalinas de esas meras buenas que dejan gratos recuerdos.
Este señor a quien le dicen Prudencio es todo lo contrario de lo que su nombre pudiera indicar, porque es demasiado imprudente; pues ñgúreáe usted que es o de venir a terquear. durante varios días para que le quiten el trabajº a un cºmpañero, que nada le hace ni le hahechº.
hombre, esque es ni más ni menos queimprudencias.
Además este señor, durante su permanencia y después de ir a co meterme imprudencias ante el Maestro Mecánico, anda por las taber nas diciendº. qne nos conviene irnos cºn éllos, que tiene a un Moro Nes agarrado de la cola y que pueden hacer todo lo que éllos quieran, y que los compañeros que pertenecemos a la Unión Internacional de Caldereros sdmos unos intransigentes; y que somos unos ingratos porque no lo impusimos como Comité General de nuestra Unión cuando el lanzó su caudidatura; que él tiene más derecho que nadie, ya que él ha sido el heroe de las mil batallas. No le parece a usted señor Don Juan Calderero que todo esto no son más que imprudencias?
Sin más por el momento y en espera de que dé usted cabida a estas mal escritas lineas en la sección que es a su muy acertado cargº, me despido de usted muy fraternalmente.
90Íarcs emacáa:ou. XXX Méxicº septiembre de 1927 Señor Dolores Remacbazos: Aguascalientes.
Mi tino compañero y amigo: Doy a usted las gracias a nombre de EL CALDERERO. por los inmerecidos elogios que de él hace usted,. y por mi parte otro tanto.
En cuanto a su reportazgd. Hay. señor Dolores Remaciraaos!
Dolores de remácbazºs. de puñetazos y tal vez hasta de balazos, son los que le van a quedar a usted en cuanto se encuentre usted con ese imprudente seºñor. o con ese seiiór imprudente o Don Prudencio. que es lo mismº; porque esto le ha de caer como patada de barro en el estómago. No agravraudo ió presente. En cuanto a idº labor que anda haciendo este señor par aquellos lugates, es de lamentarse, perºo que le vamos hacer; ese es el camino que se ha trazado y iii sss Ciriluiáís el Burrero se lo quita Lo bueno es que todo clIºI iundo senal lo sabe y se ata dando cuenta de las verdades. Que le va a importar a. Don Prudencro la unificación de los trabajadores, ni en allntirnorrrorrs. EL icanb nnaao Viene de la 2a piazza.
Sabemos nue todos lºs trabajado: res estamos obligados a prestamos apoyo mutuo, y que nuestra solidaridad debe ser empleada cuando sea necesaria; pero no hay que involucrar una cosa cºn la otra, y cada cosa debe ocupar su lugar.
Así pues, los fondºs de las Tesore rias deben ser empleadºs en lo que está estipulado de antemano y sólo puede cambiarse su destino, mediante estudioy acuerdo de una nueva Convención; de lo contrario seguiremos presenciando con tristeza, lo que les ocurre a algunas Tesorerías Locales, que en momentos precisos no cuentan con un centavo para hacer los gastos más indispensables, porque los dineros están repartidos en préstamos. Que se quiere cubrir una nece sidad más, dotando de dinero a los compañeros cuando se haga necesario?. Pnes bien; estúdiese el caso y si se cree conveniente fór mese comº en algunas dependencias existe: Cajas de Ahorros o de Préstamos, Coºperativas. cºn su correspondiente administración y fondos pero nose haga lo que en terminos vulgares se dice: Destapar un agujero para tapar otro. porque en realidad esto es de resultados adversos, pues se destapa el agujero mas grande para tapar el mas chico.
Esindispensable, que cada uno de nuestros compañeros que forman las sucursales de la Unión Internacional de Caldereros y muy principalmente las que se encuentren plagadas de las anºmalías que hemos dejado marcadas, se den perfecta cuenta de los lines que persigue la Unión, de cuales sun sus báses, sus principios y su estructura orgánica que estudien sus Estatutos Generales y sus Reglamentes Particulares de cada dependencia. para que re ñexionen y eviten esos errores que estorban a la buena marcha y perlecciºnamiento de la organización obrera.
Han llegado a nue tra mesa de redacción. copias de cartas quea continuación incertamos; las cuales hablan de una manera elºcuente. de la conciencia de nuestros cºmpañeros que en realidad desean nuestra uniñcación, pues se han dado cuenta del lugar que deben ocupar y estamos seguros que de todo corazón vienen hácia sus hermanos a colaborar en bien del gre mio y de la causa del trabajador en general.
El texto de las cartas es el siguiente: Veracruz, agosto 26 de 1927.
Sr. Antonio Roldán, Srio. Local delaH Suc. Me la Unión de Csldereros y Aprendices Mexicanos Presente.
Estimados cºm pa ñeres: Por medio de la presente hace mos de su conocimiento, que con esta fecha renunciamos irrevocable mente de esa agrupación que tan dignamente representa usted, por convenir así a nuestros íntereses.
Estº obedece a que no vemos justo que el personal del Departamento de Calderería que presta sus servicios en la Compañia Terminal de Veracruz, siga por más tiempo dividido. pues asi cree mos evitar la consecución de dilicultades que dentro de dicho De partamento se han venido suscitando por diferencia de grupo. Por lo que nos permitimos manifestar a usted que nos adherimos a la Unión Internacional de Caldererºs. Suc. num De ustedes attºs. Ss. Ss. FE EN EL PORVENIR Manuel Andrade A, Nicolás Pé rez. Joaqnin Calderón. Pablo Figueroa. Ramirº Alºnso. Ramón Flores. Franciscº Rodríguez Samuel Pérez. Gabriel Valdivia.
Todas con Erma al calce.
organiz ción, ni el porvenir de su gremio; si varias veces lo ha dichº en vºz alta en cuello: que en cuanto pierda en su última aventura, se irá con la sociedad de Jefes y oficiales que es donde está su lugar. Este señor como otros muchos ya se ºlvidó de sus tiempos en que se refiejaba un verdadero trabajador sincero y amante de las causas nºbles. Así es el tiempo. La atmosfera en que respiramos todo lo corrompe hasta el alma de los hombres. y con mayor razón los cerebros obtusos y raquiticos; y cuando esto sucede queda el individuo cºmo un, carrizo en el pantano. se inclina para donde el viento le lleva y aunque su ropaje es verde no deja de estar hueco, y no sirve más que para hacer cbiqniirnites.
Por lo que respecta a las papalinas que se ha que se pone este señor, debemos estar sin cuidado; pues los dineros que despilfarra son los que recibe de los enemigos de los trabajadores. ética se darán cuenta enque se emplea su dinero; lo único que es de sentirse es la buena salud de dºn Prudencio: pués con esa vida ¿a donde irá a dar su decadente reputación?
Por último y en bien de su vida, le aconsejo que se compre una armadura de acero, de aquellas que usaron nuestros conquistadores; en estos tiempos las hay muy buenas y nº les pasan los proyectiles los de armas de fuego; porque parece que Don Predencio trae consigo una ametralladora.
Soy de usted atentamente: Juan alderero. X Jalapa, Ver. septiembre de 1927.
Sr. Juan Calderero México, Para a a de. Plano.
cc. Sr. Juan Nava Supte. de. la de Presen te.
cc. Torres. Jefe del Deptº.
de Trabajo, Méx.
cc Sr, Gerónimo Cabral. Srio. in Gral. de México. F.
cc. Sr. Arnulfo Sevilla, Srio. Lo cal Suc. Núm. 3, U, de Presente.
Méxicº, sepbre. de 1927.
Sr. Enrique Ortega, Srio. de la Suc. Núm. ide la Unión Internacional de Caldereros Ciudad.
Muy señor mío: Habiendo sido una de las principales causas de mi ingreso a la Unión de Caldereros y Aprendices Mexicanos. sérias dificultades que tuve cºn el ex Cabo señor Andres Rocha, las que automaticamente cesarºn con el ingreso a aquella So ciedad, y habiendome desengañado que los ñnes que la Sociedad citada persigue, no son nada benéficos al Gremio de Caldereros en general, determiné separarme, enviando a la vez copia de mi renuncia al Gobierno General de la Unión Internacional de Caldereros.
En tal virtud. ruego a usted se sirva dar a conocer la presente en la próxima sesión. afin de que la Asamblea me dispense el error que cometí y me reciba nuevamente en el seno de esa Sociedad.
Mucho tendria que agregar a ta vor de mis determinaciones; pero creo que todo es extemporáneo, y por ello solo me concreto a reconocer la falta que cometí, rogándoles se me dispense.
Como nº dudo me acogerá nuevamente en su seno, dºy a usted y a la Asamblea mis más cumplidas gracias, por la atención que a la presente se sirvan dispensarle.
Atentamente.
Jlíanuel ¿Q. e (a Rosa.
México, sepbre. de 1927.
Sr. Enrique Ortega, Srio. dela Suc. de la uión Internacional de Calderer0s Ciudad.
Muy señºr míº: En meses pasados hice mi renuncia a la Sociedad Unión internacio nal de Calderereros, y posteriºrmente. como usted sabria. fui miem bro dela Unión de Caldereros y prendices Mexicanos. a la que per teneci alrededor de un mes, y siento sobre manera no poder explicar a usted ni a la Asamblea que integra la Sucursal Núm. el ob jeto que me llevó a aquella Socie dad. pues solo me concreto a mani festarle que mis pretensiones fue ron de hacer labor Pro Unificación mas estando enterado plenamen te desengaiiado de que todo esfuerzo que hiciese sobre el particular seria inútil. ya que sin temor de equivocarme la mayoria de los integrantes de la Sociedad a que me vengo refiriendo son manejados por los llanrados Lideres, seguramente Para o la tia. Piana.