Archivo rebelde es
02 01 10 1927 4
02 01 10 1927 4 black white

Página Se nos remite esta exutalrva local que puede Unión Internacional de Caldereros, sic. ii. 13 Apizaco, Tlax. X I A E A todos los compañeros quefurmnn la Suc. Núm. 13 de la Unióri Internacionalde taldererns.
Estimados Compañeros Salud Los queºal calce firmau, miembrºs de la H; Suc. No. 13 de la Unión arriba indicada, ante Uds. de la mauera más aten ta y con el debido respeto se permiten exponer lº siguiente. Para nadie es desconocidº que en el mes pasado, y de acuerdo con lº prevenido por nuestra Constitución Social, se veriñcaron las elecciones de los nuevos funciºnarios que deberán regir los destinos durante el periodo de 1927 a 1928 en cuyas elecciones su resultadº final fué la designación de las riendas de dicha Administración en nuestras manos!
Nada mejor que Uds. conocen la falta tan grande de cualidadeso dotes Administrativos de que carecemos, y que son factor indispensable para tan grande o magna obra, pe ro si bien es cierto que carecemos de ésos dotes, también es cierto que hemos aceptado cºn determinadº agrado. la designación de la cual Uds. nºs han hecho objetº.
Que grande satisfacción para nosotros es la que nos ha hechº venir a aceptar cargos tan iumerecidºs, pero animadºs de nuestra mejor voluntad, venimos a desempeñar hasta donde humanamente nossea posible y dentro del esfuerzo colectivo el desempeñº de nuestras funciones.
Pecaríamos de Injustos y aún de Ingratos, si no llegase mºs a convenir en que, en los actuales momentos que estamos viviendo una vida, que es de Suma trascendencia para la colectividad, en la que se está jugando tºdo el hºnor de la misma, y pºr ende el honor y la reputación personal de todºs y cada uno de sus componentes, lejºs de recurrir a Uds nos quisiesemºs encerrar en los viejos moldes de Administra ción, en que se han forjado los canallas, donde pºr sus instintos Autoritarios de Prepºnderancia sólo han venido a conquistar el distanciamento delas colectividades y a sem brarf discordias en el desolado terreno de la lucha.
Es por éstº cordpañeros:que sin miras bastardas, y deSposeidºs de todo prejuicio o pasión personal, venimos ante Uds. a pedir de una manera franca y sincera, el apoyo de Su valioso contin gente, para qué, como en otras ocasiones.
nos aprestemos en conjuntº a los embates de la lechal No queremºs pensar ni por un momentº, que los hombres de ayer que formaron y militaron enlas filas dela lucha en esta vez permanecen indiferentes a nuestro llamadº, que nº encierra otrº ñn, más que el sagrado derecho que sembraron nuestros pasadºs, y que aún gravita en la mente si se quiere de un pequeño grupo de luchadores que conscien tes de sus derechos nunca se prestarán a ser objeto vil de la discºrdia, por que ésto sería sembrar precedentes para nues tra sucesión, que más tarde ella misma nºs cargaría cºn anatemas en nuestras propias espaldas.
Hecha nuestra pequeña exposición, sólo nos resta decir a Uds qne estamos dispuestºs a ºir de todos y de cada uno sus quejas, así comº sus peticiones, a abrir un campo ampliº, para dar cabida a todºs sin distinción de categorías ni credos, a En de que en lo futuro armonicemos perfecta mente nuestros intereses, y de este mºdo despejarnos de todas dudas, así como aclarar cºn certeza la verdad ºculta pºr nuestros pasadºs directores.
a Por lº tantº: sólo nos resta vernos rºdeados del con junto de los hombres de lucha, esperando sus drspºsrcrones para obrar. Dada en el Salón de acuerdos. de la Suc. No. 13.
a los días del Mes de Septiembre de 1927. Fé en el, Pºrvenir (9 90J)
El Srio. Gral. de la Suc. El Pte. de la de Ajustes.
joaquin u ¡no Vda. 3¡deºnc¡o falta.
afirmado. firmadºs EL. candiiamióc Dls Viene de la la. plana.
tro, pºrque creen que nuestro cre do no es el suyº, y nuestro ideal no es su ideal; Errºr, cºmpañeros, error, nuestrº ideal es el suyº, nuestro credo también es suyº, porque el obrerº sólº. tieue un enemigo, un sólo motivo de lucha, porque todos somos trabajadºres. pºrque todºs englo general luchamos por la emancipación y nuestrº prºgresº. y aquéllos que se llaman nuestros enemigos no tienen mºtivo ni razón para atacar lºs ideales de sus hermanos, porque también son suyos.
En primer término deseo hacer una advertencia preliminar, porque de este modo, será más fácil precisar ei alcance de mis palabras, advertencia que juzgº muy importan te y que consiste en no olvidar que cuandº yº diga. compañero nº me reñerº únicamente a los miem brºs de la Unión Internacional de Caldereros, sino que me reñero a tºdºs aquellºs que trabajan bajo un mismo pendón, que en este casº es el del caldererº. Pues es ya de conocimiento vulgar que el con cepto de compañero no implica el de libre ni el de crºmiauo.
Me cºn fío pues a vuestra benevolencia y espero de vºsºtrºs que acojáis mi ideal con entusiasmo.
aunque mis palabras no estén a la altura de mi ideal. Pues es evidente que yº debº estar, nº emºciºnado sino temeroso de nº acertar a hacer una expºsi ción clara de mi tema. hechas estas preliminares advertencias, voya desenvolver mi tema.
La vida de lucha, la angustia de muchos años condensadas e unaas piracióu común e ideal de la felicidad, en una prºpia lucha, en un, mismº lenguaje y que fºrman un solº grunº, duró entre nosotros varios añºs.
La lucha de los nuionistas con separatistas determinó la pérdida de un grupº de cºmpañerºs que engañadºs por inmorales lideres, con promesas irrealizables, se disgre garºn de nuestra querida cºrpora ción para confundirse con esa masa Informe de obreros que evoluciº nan lentamente en las tinieblas, sirviendo de peldaños a hipócritas políticos que se encúbren con el bendito estandarte del trabajador creyendo así ocultarse a las mira das de los obreros honrados que sóio luchan pºr su bienestar cºmún.
Muchas cosas bemos debidº aprender de aquel desastre. y casi tºdas, si nó todas, las hemos olvi dado.
Los primeros momentos de toda lucha son de confusión.
Un gran pensador ha dichº que detrás de los conquistadores siem. pre marchan los lobos, y lºs lobºs venían en tal ocasión detrás de lºs conquistadores que lº fueron aquellos malvados lidera. que nos arrebataron un grupo de compañeros para dejarlos aislados de nosotros, que con torturados ºjos veiamos como quedaban a merced de aque.
llos lºbos que los habían fascinado al grado de hacerlos inseucibles a nuestro llamamiento de compañeros y hermanos.
Ellos creyeron que iban a abrumarnos couggesas fórmulas nuevas, que para el alma,, obrera son tan vie jas, y hasta olvidadas. URSO º.¿Nuestrºsº cºmpanerºsºde. cambarº diez y seis. cerca de las doce dela noche y cine desde ese recurso o principió a causar grandes daños en vidas y en casas; Siendº una e las tantas que se derribaron. el edificio que ºcupabáéla Sii ciirsal de la Unión Internacional de Caldererºs, dejando sepulta. e ntre feºscombros, agita y. lºdo, ºº todos lºs muebles y lbie e sº colectrv ºs ile nuestrºs co mpaireros. El mismo fin tuvierºn varias casas de mies trºs compañeros, los cuales han quedado en la más Completa; dé llas miserias. Por fortuna parece que nº tenemos que. lamentar todºe vía la perdida de vida de ninguno de nuestros Camaradas, pero si, es seguro que viven en un estado de desolación; pºr. lº Que nuestro cºmpañero Chavez en nombre de aquella sucursal pide la ayuºda solidaria que nºsotros estamºs ºbligados a aportar. Según nuestrº cºmpañero Chavez, que es el secretario ºde la sucursal, han queridº girar una circular a todas las dependencias de la Unión, informando lº ocurrido y pidiendo ayuda, perº ha sitio impºsible debido a la falta de papel, imprenta y hasta de máquinºas de escribir. y por ellº se dirija a nuestro Secretariº General a fm ºde que éste lo haga Al mismo tiempo promete darnos mas detallºes de lº ºcurrido, los que desde luego consideramos en la calidad de trágicos.
Nosºtrºs por nuestra parte damos núestras profundas cnndolencias a nuestros compañeros y a sus familias, y hacemos frºnternal llamamiento a los nobles y buenos sentimientos de todos lºs miembros de la Unión Internacional de Caldereros, para que ºen cumplimiento de nuestro deber aportamos la ayuda que nec esa ria sea a fin de aliviar en todo, los sufrimientºs de nuestrºs queridos camaradas hoy que más lº necesitan. Seguiremos informando toda clase de detalles que sobre leste fatal acontecimiento se desarrollen. Porque hablarnos de compañerismo libre a los hombres de nuestro espíritu, es tanto comº hablar. de parlamentariémo libre a lºs hombres que descienden. de aquéllos qnealºs reyes les decían Cada uno de vºsotrºs vale tanto como vos, y todos juntos más que vos.
Hay que predicar la inviolabili dad del ideal ºbrero a quienes pue den comnlgar, si bien qrisieren, en el recuerdº de los comuneros de Castilla.
Hay que hablar de seguridad persºnal a aquellºs que fueron se paratistas, la dignidad cºmpañeris ta, nos obliga, llamar a las puertas de cºnciencias puras que están dºr.
midas para que se despierten en un grito de redención, porque es fecundo y redentºr el grito de resurección del calderero No nºs asustó el prºblema, te nismos fe y habíamos hecho dºgma de nuestra lucha, que a una agrupación que quiere vivir, no hay quien la destruya.
Ministros lidera, corpºr ación go bicrnista; tºdº ellº no ameuguaba nuestrº entusiasiiiº sino que, por el contrario, le enardecia. aceptamºé la lucha, dispues tos a aceptar de nuestros enemigos todo lo que no impidiera el desarrollo de nuestra labºr de nnidcación.
Sabemos nosotrºs, si, sabemos nosotros que el alma de una corpo ración es el número de socios cºn vencidos, y sabemos más, sabemos que las agrupaciºnes que tienen el.
tazón de conservar su número tienen ue luchar Cºnstantemente, largamente, con lºs mºnstruos de la discordia y de la ambición.
Luego comenzarºn lºs atropellos: lºs que antes fueran cºmpañeros ahora se lanzaban al rºstro cargos injustºs que forzºsamente culminaban en desastre para nuestra agru pación, pues esos compañerºs ie alejaban más y mas del senº de nuestra corporación.
Si gloriosa fué la bandera de los separati. tas el dia en que logró a rrebatarnºs un grupo de compañe rºs por la fuerza de la mentira más gloria. a será el día en que se arrié, y dé pasº a la que representa la vºluntad de una agrupación honrada libre.
Que la tensa; lreióica resistencia de nue tra agrupación sea éjemplº vivº que despierte el espiritu llame alas cºnciencias de esos com pañerºs. para establecer la necesa ria cºmpenetración entre nosºtrºs. ESOS companeros. Ah. el día en que todo eso sucediese. el día que la grandeza del caldererº se manifestase de esta fºrma; con qué cuidado obrarianº e sos separatistas de olici o esos holmbres sin honor sin conciencia. Perohay una condición indºis pensable para llegar al final de ¡tal senderº: Tenemos que. compenetramºs de que tºdos somos ecºtupañeros y ellº cºn absºluta sinºceridad y entusiasmo. Y para que tal sueño se realiºce.
es necesario que los compañeºros. miembros de nuestra agrupac ión comiencen por llevar al taller esºtaa ideas. tal triunfº de las grandes cauaºas, siempre se ha conseguidº a cambio de grandes sacrificios. Que yá nº haya entre nosotºros esa cºntienda sangrienta fratºricida, smc la libertad a través ºdel trabajº, que enaltece el espíritu ºde mundº proletariº que sustentanº ideas de liberación.
Hay que huir del pesimismo cºme embintece y mata, y mirar el problema cara a cara, con la seguridad del triunfo los que piensan en nuestra pe queñez, advirtámosles que somºs dueños de nºsotros mis mºs, a los que duden de nuestro medio de acción, respondámosles que somos;º una agrupación de hºmbres fuerºtes dispuestºs siempre a luchar haºsta agotar nuestro último alientº enº aras de nuestra emancipaéión.
Con la dejadez en el alma conº la pesadnmbre en el espíritu. no; es posible1r a ninguna parte.
Necesitamos fé; la más pura lá más noble de todas: la fé en ¡mºtotrºs mismºs. El porvenir debe ºa legrarnos y nº amedredtarnos. si llegamºs el convencimiento de qºue será comouºsotros queramos qºue sea.
Ysi ponemºs nuestrº esfuerºzº en alcanzar la grandeza de nnest, ra corporación, através de una cºin »pletasolidaiidad de intereses y; a fectos, no sólo en lº ideal y en ºlo abstracto, sinº en la realidad dejº la vida social El día en que los graºu desº ldsqne se creen graudesº. dnenºx del mundo del trabajº, gse sentaron en una mesa a repartirºse ir las demás agrupaciones nºseriim almas de cºmpaneros CALDERFROS las que sirvieran para el infºnme trágicº.
Asi s. pué compañeros, debembs de trabajar, debemºs de luchar pºbr la nni6cación. pues el. elemento caiderero unificado. seria árbitr0º dueno de su propia vida. ÁÍ. o7. Jangººan Iáríco, Septwmérºt. PF.