Archivo rebelde es
02 01 10 1927 3
02 01 10 1927 3 black white

De La Voz de los z dmúai. Gran señor: tu poderíono ha de imponerse a mi orgullo.
Si tú vales por lo tuyo, o vídeo por lo que es mío.
Asique tu gran riqueza no ha de causarme ese mal.
pues si ella es toda metal, la mia. es toda belleza. Que si hoy por modos extraños tri tienes casa y fortuna yo tengo bajo la luna el oro de mis veinte años. si tienes a la fecha mucho cereal en tus prados, en mis líricos sembrados yo tengo mucha cosecha.
De cuanto se ha de comprar está atu alcance todo ello.
Yo tengo a mi alcance aquello que no se puede pagar. ti, te dá tu riqueza lujos, vinos y mujeres, a mi, me de esos placeres un poco de mi belleza.
Mientras que en mis pobrerias son propias luces que alumbran, en. tu persona deslumbran no más que las pedrerías.
Pues por tus pesos reluces como un sol, exteriormente, mientras que yo, interiormente, me lleno todo de luces. mi, me cubren de honra mi pobre traje reído: ti. te cubre el vestido. las manchas de la deshonra.
Pues en tu vida insolente de burgués adocenado. es un borrón el pasado y es un borrón el presente!
Para que te desengañes delo que vales en si. pues da lástima que asi, tan tristemente te engañes oye lo que para ti con todo orgullo. digo hoy. yo valgo por lo que soy y no por lo que hay en mi. No dice nada tu lujo ni tu riqueza, a mi orgullo. pues tu dinero no es tuyo. sino de quien lo produjo.
Mientras no. seas capaz de producir con tus manos. mis orguiios soberanos te escupirán enla faz. y. e. Jlaarez Áloaso.
nur avAmmrs DE ACTUALKBAD No te des por vencido, ni aún vencido, No te sientas esclavo, ni aún esclavo; Trémuló de pavor. pie sa te bravo, arremete iero z, v3 al herido.
Ten el tesón del clavo enmobecido, Que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo; No la cóbarde inliepídez del pavo Que amaina su plumaje al printer ruido Procede como Dios que nunca llora, como deifef que nunca reza. como el robledal ¿aya gr andeza Neces ¿is a y noia1mplora. vi rodando en el polvo tu cabeza. GUALT¡ERI Deseando colaborar con mi grano de arena en el engrandecimiento de nuestro Gremio habiendo encontrado que el Calderero es el que llevará la vor. entre todo nuestro elemento con el propósito de unili cación, hoy por hay me permito remitir a esa Dirección algo de lo pc en que bulla en mi cerebro de trabajador y que espero tenga en bida en sus columnas. Dad la luz decia Dante y el hombre encontrarálos caminos más secretos y ocultos La luz es la vida, desde las primeras y más obscuras teogonias se ha representado el principio delas cosas como un rayo de luz.
El hombre primitivo adoró el Sol y puso en él, el simbolo de la vida.
Hasta los pueblos más civilizados de la antigiiedad, los egipcios. que descollaron en el arte y la metafi sica, representaron en más alta div vinidad con el sol. El Pueblo Asirio, admirador delcielo, curioso in vestigador de las maravillas estela res, dió a su más alta divinidad. la radiante figura del Sol.
El sol era entonces la única lámpara del hom bre que iluminaba sus Vacilanies pasos por el mundo. Ignoraba entonces el hombre que llevaba en si mismo la luz más poderosa, la lámpara más vivida y más fuerte; su espíritu. Asidomo el sol ilumina el Universo visible con sus rayos, así la lámpara del cerebro ilumina los rincones más secretos de lo creado, donde ninguna luz de sol alguno puede llegar. Esta es la luz que pedía el Divino Poeta de Finrencia. Luz, más luz clamaba Goal ze desde su lecho de muerte, luz es lo que piden millones de séres que se debaten a obscutas en medio de las tormentas de la humanidad; pero esa luz que guia a través de todo y que intenta rasgar el impenetrable misterio de la vida.
Millones de lámparas iluminan el universo desde lo alto, millones de cerebros como otras tantas lámparas resplandecen desde abajo, pero el misterio prevalece y el hombre sigue con las manos tendidas en busca de luz. ¿a Cecilia Temps. a14 deSrp. de 1927.
ja sé ajas. Rúórz ca. un constancia y perseverancia se :ulmlnnn las actas mas rreullzahles. N Sabeis lo que es honor. Es el respeto propio de nuestra vida, Es garantía que natura nos donó; Lo que el criterio sano nunca olvida Respondiendo sincero, SI o No.
Es el honor la plenitud del alma; Alumbra la conciencia yla razón En todas partes donde bien se obra Sin temor, ni prejuicios de la sombra, Que no quiere dejar ver el corazón.
México, septiembre de 1927. Ánaya.
No se extinguian los humeantes escombros de las casas incendidas; las ambulancias recogían los últimos cadáveres saldo dela reiriega; las gentes pacíficas con el pánico a.
flor de la faz, aventnrábafise a salir a la calle; por Curiºsidad unos, por necesidad otros; y ya el nuevo gobernador daba sus primeras dis posiciones, sin más ley que su propio criterio sin más formalidades que su palabra y su voluntad. nada de escritps, nada de sellos, nada de nada.
Era absoluto. El triunfo de sus huestes dábale este derecho.
Diri¿fgióse a la carcel, que a la sazón estaba llena de huéspedes, malechores pocos, víctimas los más. Porq ué estas detenido. Señor, me acusan de robo. Bucno, quedas libre; pero si vuelves por aqui. entiéndelo bien.
sin preámbulos ni requisitos, te mando colgar. usted porqué está aquí. Señor, lo ignoro. una noche me arrancaron del lado de mi esposa, de mis hijos. hace mu chos meses. Bueno; tenga. lléveles unos dulces a sus cbamacos. iAhl y usted que anda detras de mi, quien es? Señor gobernador yo soy. yo era el alcalde de la prisión. Bueno, un quiste ver a nadie aqui, qúe se vallan todos. no tiene el Estado dinero para sostener tan grande hotel. ah! pero dígales a los rateros, que si vuelven por aqui. los mando colgar sumariamente, sumarísiinamente.
Pocos minutos después, despaciraba en Palacio. Conque es usted el Inspector de Policia? Bueno; que grado tiene y cuanto le paga el Estado. Soy Mayor, gano seis pesos diarios y. aprovecho la oportunidad para ofrecerle mis respetos, yo siempre. Gracias. desde hoy lo asciende a General. Me hace Ud. justicia. Bueno; tendrá un sueldo de cincuenta pesos mensuales.
Poco después estaba su despacho lleno de jueces, diputados, síndicos, inspectores, notarios y tinterillos. Señores les he mandado lla mar para que con toda voluniad cooperen con el gobierno a mi cargo, para salvar a la Patria de. Son nuestros fervientes deseos dijeron a coro. Bueno; en nombre del gobierno a mi cargo, les doy las más merecidas gracias por sus servicios; desde hoy quedan anulados todos los juzgados y comisiones que veº nían ustedes desempeñando. No hay dinero; el listado no puede pertuitirsctan indispensable lujo, pueden retirarse.
Mas tarde? Señores comercian tes, ustedes están ocupando edilicios que son de la propiedad del Estado; hasta bo; han estado pa (A3udantc cairierero delos talleres Eeralrillo) gando la renta y contribuciones que les corresponde. Ob, señor tanta bondad no hailamos cómo. Bueno, no es nada; ustedes van a encargarse del sostenimiento de las escuelas del hospital.
Pocos días después de presentase un individuo ante el señor gobernador, en demanda de justicia.
Desde hacía varios años este sujeto sostenía un pleito con uno que habia sido su socio y entre ambos habían gastado resmas de papel en expedientes. En sellos y timbres.
no se diga, había para tapizar con estos, la muralla de China.
Como decia, presentose el indi viduo aquel como parte acusadora; y como quisiera hacer una ámplia exposición de la causa, a nuestro gobernante, me reñero al del cuento. le dijo. Basta, no quiero oir nada hasta que esté aquí el otro. siguió atendiendo los asuntos de Estado.
Una hora después comparecieron ambos litigantes. Scnor gobernador: para que usted se dé cuenta de la razón que me asiste, dice el acusador: creo oportuno que se dé lectura a la cansa, que consta en cuatro mil y tantos expedieiites debidamente tim brados y. Es mucho papel, interrumpe el gobernador, y. a todo esto, diganme ya comieron ustedes. No señor, contesten a dúo. Tanto mejor; asi encontrarán mejor en razón; haganme favor de pasar por aqui y los encerró en un gabinete contiguo: Cuando ustedes ya se hayan puesto de acuerdo, tocan ese timbrecito para ponerlos en libertad; entendidos de que no.
quisieron volver a ver a ustedes por aqui con más chismes. Porque el Estado no tiene dinero para protejer sinrazones; sin duda uno de ustedes ha de ser el intrigante; y se retiró dejándolos bien encerra dos.
Por aquella tarde el timbre enmudeció; asi es que por la noche fueron alojados en una celda del presidio, con orden terminante de no darles ni agua.
Tres dias después, sólos sin oa ma, sin luz, sin alimentos. sin más jueces que sus propias conciencias y sin más testigos que sus hsmbrientos estómagos, tuvieron que convenir, dando de el litigio que por tantos años ningún juez habia podido fallar y. no tuvieron más remedio que darse recíproca mente uu abrazo. epílogándole con una calurosa felicitación al flamante gobernador.
Moraleja: No sería bueno que nos dieran una encerradíta a los jumento. Aguascalientes Septiembre de 1927 (De una narración). á7nJJ ¿s J7qu¡ crn.
Despreclar a la mujer es tener desdén. su propia madre.
No envidiar: a nadie y tu corazón estara listo el: torpes pasiomas.
Se fue: de tus: actos y no de los ajenos.