Archivo rebelde es
01 14 10 1915 09
01 14 10 1915 09 black white

. on el nombre de re. vdlución mexicana es conocida en el mundo entero la Sangriento guerra civil. no sostiene el pueblo azteca des de hace cinco años. nrante seis lustros de paz y dictadura los casi dos millones de kilómetrºs cuadrados, que mide el fértil suelo mexicano, son campos de prosperidad y de riquezas inanotables.
Abundantés fábricas, haciendas. talleres consumen la vida (de millones de ti nba1adomscenoxnntos. abyectos, produciendo con afán pa ra sus insaciables amos.
Pri villegiad as negociaciones, expiotad as por plutdcratas, acapa ran el oro que escatim an. al obrero cn la merced de su trabajo. Suena el toque (de guerra que pone lin. tal estado de cosas, y la (evolucion surge.
Las distintas, banderian politicas, por combinaciones políticas a su vez, se aprestan a la campaña. llaman al sufrido pueblo, y éste, con la esperanza de redención, acn.
de y empaña las amas. En este periodo de sorpresas. turbulencias, el apostolado mundial de los oprimidos señala a sus desorientados hermanos el camino de la emancipación, por la gualdad, haciendo sinrpa:tina dores. adictos entre las clases proletarias (l. 1la ciudad no invadidos por el vicio.
La propaganda se establece, se mu. tipli ra y se ensancha, traumade la secular ¡msivida (l. resignación. de los que sufren, callan. r:ifbajan, en rebeldia semicon sriente, en disposición de limbo.
Ya se agremian los menestralcs de un mismo oficio; ya establecen :lºedcra ciones y confederaciones entre las asociaciones de los diversos g1eniios. a discuten. eligen en tre los diversos sistemas societa 1ios;qniercn para si una escuela ¡n¡. cu liar, racional. cmnxicipada. iontcn. uno verdad mta¡gnble que Íol prolilenna (le ila buma idad. es probl(mft de educación: en una. pa abia que se agitan. se ¡nuc ff, el sentado nnwersal de las arros(lédalierolnmón ¿nte actuales en (gener (1, a (pesar de sus absorbentes ocupaciones, se hdd dado cuenta del fenómeno operado entre la hasta hace poco considerada como clase de rebaño: la clase productora. ella se han dirigido y, de entre. los incipientes sindicatos en formación, han tomado propagandi stas que au nienten la labor inicia da hace tiempo a esponsas por el esfuerzo dedos sindicalistas in dependientes. iSegi n todas las apariencias, la lucha armada toca a su fin con la victoria definitiva del Constitmzio. nalis1no Revolucionario, sin que la obra. evolucionaria. haya tomenzadó aún. no ha ¡comenzado, porq ne la obra revolucionaria no es ni puede ser el fruto. de una rictoria o conquista militar, ni la (f(ms ecuencia de una concesión, ni el resultado de leyes concebidas. redactadas en el gabinete de un jurisconsullto. El cambio en la modalidad social qi1e entraña la obra dela Revolución que, surgida por ley de la necesidad, busca su ni vel en el estado actual del progreso universal, exige una previa la bor de consciencia popular y encauce de sus energías, sin las cua les toda reforma seria ineficaz, cuando no perjudicial o contraprodu cente. Donde (la liberación del indio, aún iesclavo, hasta las reforinae obreras mas avanzadas larg, a es la ¡linea a recorrer e inmensos los es fuer7, os a realizar.
Las organiraciones: obreros, que aumentan cada día. son. iorciones conscientes del pueblo; llevan, por derecho natural, su representa ción. constituyen a la vez su avz manda redentora: ellas, ante la titan ica. lucha de intereses econó 1n icos fliamados. desaparecer de intereses colectivos llamados a crear, tienen el deber de orienta ción, de enseñanza y dirección de las (n. 1l(titudes afectadas, indéfensas, tributarias de la esclavitud patronal ¡nara que sean inven. ºciliies en lo tdtnno, cuando conocedoras de sus derechos. dueñas de sus destinos. a dsten,, ºran con su insu pcrabde poder los fundamentado.
prmc:pios de la eterna libertad. dar cima :la Revolución liex1cana.
La 1eh oºradac1on económica, efecto de tan prolongada lucha ai:1nada, y los legítimos anhelos de mejoras, cansa espontánea de ia mis ma lucha, aparentemente com plican. did cultan las ansiadas soluciones, que fácilmente podrian lrtºallarse en (la exuberante producción que podria. obtenerse del ininenso y fecundo territorio, ardiendo l(o en guena, vuelto a la pad, mediante la utilización. aprore clianiiento de los elementos inac¿
tivos. des tructm es de la actuali dad, en cooperaci( gin lab(nºiosa, ba jo una amplia, 1ii ogiesista. feliz organizaci(ni de trabajos libres.
Entre el fracaso y la victoria, la istanci. no existe: todo estri ha en que los traba adores orga nizados cmn¡n endan su deber y sepan colocarse (1 la altura de las circunstancias.
Eloy Admenta. 0li, Ferrer, tú, que des musas bajo la losa fría de la? infamia; tú, no derramaste tu sangre en el fai t1 ico castillo de Monja itch, por indicar alos futuros nedentores la hermosa enseñanza racionalis ta; tú, que pneferiste morir antes que vender tu talento a los esbirros y sicarios partidarios de to da tii ania, recibe mi cántico luc tuoso de plebeyo. mis recuerdos de tristenai Quisiera entonar con la lira del ¡meta un canto funerario, como el que han entonado o11os muchos a. los grandes; pero. que lie de ba (er.(3l. 211A311 se me. arte tan so lo de pensar que sm obrero rudo, muy do, no puedo. aunque. nisie n, ensalzarte hasta (la gloria, esa gloria que :erem los grandes. nno llo v( que se presenta el anwcr sario de tu inuerte, solo diré. deacansa deº:canna t1 nonilo, confiando que tu sangre. se renga ra mas tarde! Y, aunque. iipnendo qnef. s(:lo tns. restos custcn trmqmlo que aun no mueren en el Numerosos son los problemaáij¿p duerme