Archivo rebelde es
01 12 1941 08
01 12 1941 08 black white

. daroñ aisladós, les faltaron fuerzas para realizar to ne Hitler anaquilar todo S. ni la clase obrera mundial pueden peririitir ¿eso.
a esta pregunta, ante todo hay que saber por qué el primer estadó obrero, lá. primera experiencia de po.
der proletario, se halla al borde del abismo Si seme jante catástrofe ha sido posible, después de casi un dominado actualmente por una burocracia parasita ria Hace poco más de veinte añoS que¿ la salió de la guerra civil, después de haber rechazado victori osainenté los asaltos de los bandidos imperialistas del mundo entero. Si la U, ha sido pre cipitada ahora en la más terrible de las guerras, si su ¿existencia misma está amenazada, la responsabilidad perialista y el ataque contra la S. sólo fueron posibles después de la desorganización de las fuerzas revolucionarias del proletariado mundial, sobre todo del europeo, por ¿la Comintern Stalinizada. La sufrió una derrota cuando la revolución china de 1927 fué estrangulada por Chang ka1 chek protegido de Stalin; cuando la. burocracia soviética aplastó a la Oposición de Izquierda, deportando yiex terminando a la flor del Partido bolchevique; cuando Hitler llegó al poder en Alemania, gracias a la funesta politica del por Stalin La sufrió una derrota cuando como precio de un pacto militar; cuando la heróica re vplución española fué conducida. a la pérdida por los agenteslde Stalin, en nombre de la conservación de la enajenaron a la las simpatías de los traba jadores. El ataque actual de Hitler ya: la Unión Sovié tica, es el último eslabón de una larga hilera de derro ;as de las fuerzas obreras en el mando entero, el gran responsalle de las mismas es la Commtern bajo las órdenes de la burbcracia soviética. El mismo Hitler es taria provocado por el gran saboteador que lleva por nombre Stalin. Frecuentemente lo hemos repetido: cia de Europa, con sus innumerables miserias para las masas trabajadoras y la pérdida delas esperanzas, ré vdlotea la sombra negra de Stalin, el gran organized0r de derrotas proletariasl. La UF. quedó aislada como consecuencia. de la traición de la Commtern a los intereses revolu cidnaridg del proletariado Los burocratas dirigentes ciones diplomaticas con los imperialismos. dlºsa Que. cambio la faz de un inmenso pais. Que. das sus esperanzas. y han tenido que aguantar sobre. sus espaldas a innoblés usurpadores. Pero ahora Vie ¿t. Ni lºs pueblos de la! Por identica razon, ambas fueron politicas de debili ¿dad. Despues del acuerdo de Munich Chamberlain. mos anos, en nada fue superior a la de Chamberlain.¿Cómo defender a la Para responder. de pequeñas maniobras diplomaticas cuarto de siglo de existencia, la culpa recae, ante to. de, sobre la degenerac¡on interna del estado obrero. recae, sobre todo, en Stalin. La segunda guerra Lin intereses militares. Asi hace comprender la burocra Partido¿ Comunista alemán, directamente inspirada Stalin vendió el proletariado francés a la burg uesia, definitivamente. nroniedad privada de la tierra y de lasÍ fábricas; cuan do los innobles fp0cesos de Moscú, montados pór Stalin. un producto del declinamiento de la revolución prole. La Internacional Comunista hace el muerto. Sin Stalin nada de Hitler. Sobre la actual decaden nie taa han dado instantáneamente una vuelta coin. letarado aleman, que tiene frente a él directamen. te al mismo enemigo: el imperialismo aleman. Pero intentaron apartar las consecuencias de sus crímenes para con los obreros. mediante él artificio de Combina.
Sobre la. base del aplastamiento de las fuerzas revolucionarias f. solo podian ir de fracaso en fracaso. La confusion del. Kremlin frente a los resultadºs de su propia p011t103 ¿f¿. c1ahstes honradosºf comprendidos, iii manifiesto que no contiene la menor nota proletana, aunque repleto prometió al mundo una nueva era de paz La er. dúró menos de im ano Despues del aplastamiento mi Í litarº1 de Francia. y con la mtrusmn alemana en los Balcanes, Stalin vióse obligado a hacer a Hitler una. Íf. serie de advertencias que ne traspasaron el limite Ahora bien, una advertencia no acompañada de inerza real se tro. ca en su contrario. es decir, que en lugar de retener a enemigo, le incita a ir más allá. Mediante todosº sus í¡
actos, la diplomada soViética sólo ha demoStrado una; cosa: que el Kremlin tenía un miedo mortal de la gue. rra. Ello podía únicamente incitar a Hitler a emprezi. der la acci0n decisiva Hasta que punto los dirigen Í;. ¿í tes soviéticos han sido víctimas de su propia política. lo mostraron los distursos de Molotov y Stalin; Cuan. to la dirección genial supo expresar ante el ataque. z hitlerista, fueron lastimosas jº eremiadas sobre la sm vergonzoneria del agresor La guerra no ha hecho más que empujar al eX. tremo la pºlítica profundaménte conservadora de. la. burocracia Interiormenta, Stalin ha reforzado ya el.
mecanismo de la dictadura policíaca, despreciando los. cia. que si está dispuesta a defender a la Unión Sóe. inetica, ante tcdo quiere defender su posición privi. legiada en el pais. Exteriormente, el principal cuidado. º¡º. de la burocracia es confundirse con el campo de los¿
imperialismos inglés y americano. En nombre de ese¿
prqgrama, el Kremlin hace el más completo Silencio ¿en torno a cuanto pudiera recordar la revolucmnj proletaria. El país donde el socialismo ha veheido. está en guerra, pero la palabra misma de socialismo ha desaparecido del vocabula4 rio de los voceros de la burocracia Con sus escri tores mercenarios, el Kremhi1 revive todos los re. cuerdas patrióticos de la Rusia de los zares. Ni si. quiera osa recordar a las masas soviéticas la expe. riencia grandiosa de la guerra civil, debido a las. si. guientes dos razones: para no inquietar. a Churchill¿
con recuerdos hirvientes y nuevas aprehensiones, y también poiqu e el mismo Stalin tiene el mayor mie do de las tradiciones revolucionarias de las maleas. En los. paí8es del campo democrático. los partidos stah plata Su práctica, ya larga, de este género de ejer :cicios, les ha. permitido efectuarla sin el menor 1nc1 dente. El principal aliado de la R. es el pre ¿M incluso ahora, presionada per las afeias de Hitler, la burocracia no Se atreve a hacerle un llamamiento Hail dirigido al pueblo aleman los nacmnal so