Archivo rebelde es
01 12 1941 04
01 12 1941 04 black white

.
paces todas las organ1zacmnes obreras, en el trans. curso de diez, años de: 0portutudades reiteradamente ofrecidas pºr el proletariado Sólo. con lang: ayuda. del tiempo, con la lentitud exigida por una solida for. mación políti ca el fruto de nuestro trabajo irá Sién do tangible. Recomenzamos actualmente el proceso de formación de un nuevo partido revolucionario trun cado por el triunfo de Franco. Aunque disponemos de im determinado contingente de revolucionarios jó venes, templados en la lucha y unidos por un fuerte lazo ideológico, la formación del partido de la revólución eepañola no podrá considerarse como efectuada sino cuando hayamos conquistado a los más honrados y valerosos militantes actualmente anarquistas socia listas o stalinis ta3, y nuestra voz sea escuchada por la. mayoría del proletariado espanol organizado.
Entraremos en. polémica con todos los sectores políticos (política es también la que tuvie ron alguna: responsabilidad en los acontecimientos. No: deseamos sino poder discutir directamente eon unos y con. otros. Pero a sectores como los Amigosde Durruti y los obreros de base de la que conservaron siempre integro su espíritu de. lui:ha de clases, ofrecemos gustosamente nuíestras columnas para la discusión. Se las ofrecemos también al que se llama marxista y se pretende incólume de responsabilidades. todos aseguramos que publicarem os íntegramente cualquier trabajo de discusión que se nos envíe, aunque esté dirigido contra nos El diario falangista Madrid. publicaba meses atrás uni editorial dedicado al problema de los abaste cimientos. Dando por seguro que el hambre iría en aumento en todos los países de Eur0pa, trata de justíficar la miseria de las clases pobnes españolas con la miseria de los beligerantes. Por lo Que nos concierne, agregadas esas difi cultades generales a los destrozos causados por los ro jos en nuestra prºducción, y en general en nuestra economía, no puede sorprender a nadie la situación en que nos encontramos. Pero una cosa es que el Gobierno conozca su. deber y lo afronte con la mayor energía, y otra que nosotros estemos pérsuadidos de que el problema existe, en España y en todos los pue bios de Europa.
En otras palabras, una cosa son los esfuerzos del Gºbierno y dtra la carne, las patatas y el aceite. Fl editbrial no tione otro objeto, en realidad, que el de acoStumbrar a la poblacnin con la idea de un futuro aumento de: la miseria, consolándola con lo que ocurre más allá del. Pirineo. Los relatos de los viajeros de Eurºpa. de ºhºan atravesado España revelan, por el contrario, una mayor :miseiia enla Peninsula. El ra cionamiento: es más igualitario en Francia que en Es?
pana Allí es dificil encontrar mercancías a la Venta libre; en España, por el contrario. los almacenes de ul :tramannos estári. surtidos de todo lo necesario incluso los productos más escasos durante. los periodos de nue cional. Ni las condiciones extremadamente tensos que. viva el mundo, ni los intereses exclumvos del: proleta ción bolchewque lemmsta, adherida a la IV Interna riado, permiten a un movimiento politico de caracter obrero el carecer de bander1a internacional Nosotros la tenemos y proclamamos para el proletamado mun dial la necesidad de agruparse en torno a la Cuarta. Internacional. Pero no tomamos actitudes encastilla das. No tenem0s ningún iiiconVeníente en discutir.
nuestro programa con otros sectores obreros muy. º especialmente a la luz dela experiencia espanola Por. propia iniciativa entraremos a diséútirlo y contrastar lo haciendo un estudio de las divergencias originarias del movimiento obrero, la evolucion de sus tendencias fundamentales marx ismo y anarqúiemo. lo que la.
acción viva de la lucha de clases ha negado o confirma do de la discusión primitiva, conectandolo con deduce. ciones concretas frente a las gravísimas necesidades de la. época actual. Que t0d0s los hombres íntegros de dicados a la revoluéión, colaboren con nosotros.
rra, pero a precios tan elevados que el sueldo mensual. de un obrero no le aléanzaría para comer satisfactoria. niente durante cuatro días. La impiesi0n de los VÍ. jeros es general: en España se puede comer bien, pero sólo pueden pagarlº quienes soníbaé, tante ricºs. Co mo siempre, la ferocidad de clase de lá burguesía y.
la nobleza españolas da punto y raya ala de Europa. Al finalizar el otoño pasadº. el ministro de agri cultura quiso tranquilizar un tanto a la población asegurando que la cosecha de aceituna en perspectiva, ex eedería con mucho a las neceSidades del consumo. No obstante, la población pobre sigue sufriendo escasez de aceite y los precios son aún tan eleVados que no permiten un consumo normal. El mismo problema se presenta con el trigo. Las cosechas cubren o sobre»
pasan las necesidades del consumo, pero los trabaga dores y los campesinos no puieden saciarse siquiera de pan. El hambre alcanza próporcioñes aterradoras qUe va a tarar físicamente a toda la generacion de niños pobres. Después de cerca de tres años de paz, la agricultu ra debería haber recuperado el nivel anterior a la: gue rra civil. La guerra europea tiene muy poco que: ver en la miseria de las masas espanoles En. casi todos los órdenes, excepto enla ganaderia los productos alimenticios deben producirse en cantidades semejante a las de 1935. La unica explicación que la miseria ti.