Archivo rebelde es
1909 10 17 1
1909 10 17 1 black white

Vi a hace ya tantos dias que los alcázares de nuestra realeza no se incendian enla gloria de sus deslumbra mientos! Quizá desde la última noche en que el Nacional abrió sus puertas, cuando los grandes de este: suelo celebrarorr la independencia de. la patria. cuya conmemoración. los llevó embriagarse en el triunfo de la belleza y del arte, mientras la ironia de los contrastes resaltaba en la tristeza de los parlas que gritaban por las calles su despecho. lo que la exhibición cinematoe gráfica del domingo ibamos también quienes queremos y necesitamos una hora siquiera. una hora tan sólo de arrellanamiento y de recreo en los largos dias de fatiga y de zozobra.
Pero está de ellos que no podamos los tristes hallar placer en dende los selecta: lo encuentran. Porque fue pa ra nosotros una estada angustiosa aquélla, entre la multitud de salvajes bien vestidos y de bellas tontas sonríentes; fué una tormentosa estaria bajo el lujo radioso de las arañas de luz y entre el oropel que lo cubre todo en derredor; fué una estada mortal frente al lienzo veces desbordante de emociones que llenaban el alma, que encendïan el cerebro, que tocaban el corazón.
Una alegria estúpida lo llenaba todo en aquel salón lleno del calor de la luz, del olor de los trajes. del humor delos cuerpos. Los infelices arribal tocando con las puntas de sus melenas erizadas. las ornamentaciones del te. cho. Abajo, cabezas negras y cabezas rubias de cabelleras brillantes por el aceite y domadas por el cepillo; cuellos blancos y morenos y dorados; cuellos descubiertos de mujeres y empinados cuellos de hombres; de hombres y mujeres sonrientes siempre y atentas al interior de los palcos, contentos en aquella agrupación distin guide, luciente en el relumbrar de sus joyas. y de sus seriasl y de sus botinas de charol. Una turba nostálgica de circo; una colectividad solidaria en sentimientos y emociones Iijeros, que gritaba escondida. en las penumbras, que siivaba, que pateaba ferozmente cuando no habia luz, y que volvia exhibir muy ufana el afeite de sus caras y el adorno de sus trajes cuando los focos se encendían como antorchas de una civilización momentánea que tomaba hombres cultos su luz. aques llos rudos seres; que ahuyaban en la sombra. La brutalidad increible enmascarar Bibeuednseéisrsabrei awesr ene rurne EeJ Miera mañana he tenidr x vuestros privilegios; vuestro poderío sión muy desagradable: bla. la ag reslvn hostilidad de aquel ambiente, llenaron de tristezas mi al. ma; ytuve miedo de estar alli: yo, que HOJA OBRERA iba mra alcgrnrme cutre los hombres cultnsf yo que buscaba en alegrias de buen tono el alivio de un hondo pesar que aquella noche mordl a con sa ña en mi corazón.
Pero altera cl recuerdo me dico calladamento que no hay que cspantarsc de eso, que es muy común y muypropio; que por las noches, cuando las fiestas sociales terminan, esa grita salvaje se oye en las calles dormidas, en las calles que la policia vigila contra los desmanes inconscientizs y lastimesos de los que no reciben los forros juego: empezamos comprenden civilizados que allá. en Europa, empaquetan cuidadosamente los obreros de los grandes almacenes.
Hacedle sombra los señoritos.
ESTER Marcus La victoria es nuestra. Para que la clase proletaria haya resistido centenares e 51g os todas llas causas de debilitamiento y siga suministrando hombres robustos ini teligentes, preciso era que poseyese incomparable fuerza de vitalidad; bur uesia. que después de tan poco dominación y lucha ha llel gado en pleno goce un grado tal de apoltronam iento, no tiene derecho proclamar que de su seno salen los más aptos y los mejores. Los hechos nos prueban que no tienen ese mono polio y que está muy por bafo de lo que su situación debiera permitirle hacer. Por lo que precede se ve que la libertad de la lucha por la existen cia que apelan los burgueses, sólo es ilusorin; y que ese combate por la vida. el cual quisieran ver perpetuarse entre nosotros, es próximo pariente de aquellos con que en sus sangrientas orgias se deleitaba la aristocracia romana. y en dondeI si condescendia tomar parte en ellos, caballeros arma dos, con todas armas peleaban contra pobres esclavos desnudos y armados con una espada de hojalata. los burguescs que vengan diciendonos que la vida es un eterno combate. donde los débiles están destina dos sucumbir para dejar sitio los más fuertes. podemos responderles: Aceptamos vuestras conclusiones. l¡Deals que la victoria es de los más fuertes y de los mejor organizados?
Pues bien; estamos conformes: nosotros, los trabajadores. pretendemos la victoria con arreglo nuestras teorías.
Vuestra fuerza consiste en el respeto estriba en instituciones que habéis al zado como una muralla entre nosotros ñana, manera de (lt y las masas, instituciones e no driais defender reducidos ¡0501 solos: vuestra perfección rrzlc ignorancia en que hasta horno!
béis tenido acerca de nuestrcppm intereses: nuestra aptitud está tn habilidad que Sabeis desple arp obligarnos ser los delcn ¡ras vuesrros propios privilegios, llos les nos hacéis defender bajo lcs bres de Patria! Moral! Propio Sociedad! etc. a Pues bien; hoy vernos claro vu vuestro interés es diametralmcii puesto alanucstro; sabemos que tras institucionesI lejos (le protege sólo sirven para oprimirnos cada más en nuestra miseria. ent. us docimos voz en grito. Abajo las preocupaciones I?
abajo el estúpido respeto instl nes rencias. abajo la falsa Nosotros somos los más fuerte mejor dotados, puesto que al incontable serie de siglos luc contra el hambre y la miseria, tados por un trabajo derrengao mc rtil eras condiciones de mala ne, y aún estamos en pie y eo lidad: nosotros somos los más puesto que nuestra producción y. tra actividad son quienes per nuestra sociedad mantenerse. a Pretendemos la victoria r mejor adaptados, puesto qt. noche la mañana podria ar cer del globo terráqueo vues la sin que eso nos impidlcra se duclcndo, y tanto más consu áïasi; mientras que desde el hora que nosotros nos oegá 91 producir para vosotros, a mu. fit os seria imposible realizar niniitl bajo productivo. Pretendemos la victoriaI po por ser los más numerosos; lo. según vosotros) basta para ltgi todas las audacias, justificar tod aspiraciones y absolver tod ll justicias. En el dia del combis ríamos en nuestro derecho cáramos nuestra Sentencia. ny de la sociedad de la cod Sóll Jin l Vosotros mismos lo hai. La victoria es de los juan WQ UN. cash.
Para Enter acostumbrado ya leer t