Archivo rebelde es
21 1907 11 09 1
21 1907 11 09 1 black white

REVOLUCION.
SURBCRH TION unos: Ono year tii 00 Six months 10 CONDICIONES: REVOLUción se publich todos los Sábados, siendo los precios do suscripción los siguientes: En los Estados Unidos ii 00 10. 05 Un nño Un semestre Números sueltos En lo República Mexicana: Un nño, moneda mexicana 5. 00 Un semestre 00 Números sueltos lO Todo pago debe ser precisamente adelantado.
Háganse las remesas de dinero, an Billetes de Banco, por giro postal por Express. durgiéndolas en todo caso sl Editor, 654 San Formando, St. Los Angeles, Cal.
Editory Propietario: MODESTO DIAZ. SIGAMOS ADELANTE!
Que ellos. nuestros hermanos de luchs y sufrimientos Ricardo Flores Msgón, Antonio Villarreal y Librado Rivera, se hallen actualmente presos en la cárcel (le está Ciudad debido ¡i ln persevnriñn rlol 0415320 tirano maz no es un motivo pam que nos ontreguemos zi. la desesperación y purn quo demos cabida en nuestros ánimos al desaliento. Que ellos estén presos es un hecho que naturalmente tiene que entristecernos; y mucho.
Pero, repetimos, no por ello hay que perder nuestra scusnimldad deteniéndonos vacilantes en ln brega, para dedicnrnos inútiles lamentos para esperar hasta que ellos vengan nosotros nuevamente conducirnos por la senda de ln Libertad.
Obrar así serio auxiliar ln Dictadura que persiguiendo los miembros de la Junta del Partido Liberal Mexicano pienv sa destruir todo movimiento rebelde. Obrar asi, sería, si no nulificar para siempre la fructífero labor liberal según demostraromos más adelante, sí entorpecerla, retrazarls, dilatar rn s sun la hora bendita. de reivindicación y de venganza. es preciso que esa bora llegue con el dia de un no lejano mañana.
Es preciso. u e tro decoro lo exige.
Nuestro dignidad de hombres lo reclama.
Si como aún quedan llblefi algunos de los Miembros de la Junta, ellos también Íue sen encarcelados, eso no debería ni deberá desconcertar si los liberales, pues que tal accidente no significaría la destrucción del Partido que pesar de todos lns muquinnciones y desesperados esfuerzos del viejo Déspota para impedir lo. ha crecido y continúa creciendo vigoroso y temi Wi lh. ww. ci MM blo y hn echado luortos raíces (lo uno otro ostromo dc nuestrn ntrin. Sería nsdu más quo un incidente do lu lucha, incidsnto esperado, quo nudo afectorío nl tin perseguido, puesto quo la Iden bn Íccundodo yo los cerebros mexicanos.
Quizás e años anteriores, cuando lu presento cumpnñu fut:x iniciado. ln supresión de esos hombres hubiera sido la destrucción temporal de una idea que comenzaba abrirse paso entre his tinieblas de la opresión y cuya luz hería trabajoscmente el cerebro ndormecido do un pneblo esclavo. Entonces pudo ser detenido y quisas nulificsdc la obra de nuestros hermanos hoy presos en esta Ciudad. Sólo entonces.
Pero hoy, cuando eso pueblo esclavo yn despierto no ari in tiernamente eu su cerebro el o m os o ideal ds Libertad; cuando ese pueblo esclavo conoce ya sus derechos ser libre y feliz; cuando ese pueblo esclavo sabe ya que con el triunfo de su Partido, que es el Partido Liberal, no sólo tendrá. libertad sino que también pan, es imposible destruirla.
La prisión de nuestros compañeros Ricardo Flora? jugón, Antonio Villarroel y Librado Rivero no debe déseonsertarnoa.
Por el contrario, debe fortalecernos. debe animamos. Que ellos soon perseguidos con tanto encarnizamiento es prueba u o nos da el Gobierno de Diaz del miedo que le iniunde lu fuerza que ho adquirido el a ti o Liberal Mexicano, cuyo triunfo, r e vio algunos preparativos más, será inevitable.
Nuestro deber ahora, no es esperar hasta que nuestros hermanos presos queden libres y vengan nosotros, sino continuar imposibles en u e t o puestos orgunizándonos y nrmándonos para estar preparados entrar en acción el ya ho lejni no día en que nuestra bandera libertario nos cubrirá. con sus pliegues en el campo del combate que empuñeremos con la Dictadura para urrebatarle nuestra libertad y nuestros derechos implantar el Programa del Partido Liberal Mexicano promulgado por la Junto. Organizadora el b de Julio de 1906 en St.
Louis, Me. LDS BRIBÜNES Por el LicA Gutierrez (le Lara NOVELA SENSACIÜNAL.
Describe en estilo cáustico los vicios de le burguesía y la corrupción del gobierno porfirista.
Lleva impreso el retrato del nutrir.
Remita Ud. su dirección y un giro postal bancario por valor de 31. 50 moneda mexicana 75 centavos moneda americano la MH H H wuu THE unan ¡unn or menos suuns Fflll Tho nbsoluto freedom of the pross in discussing ull nmttors portnining to thc regulntion ol the national Government.
The oloction of President ovory four yours, nn honcst voto nnd tho allminntion of the Diaz ring which has controlled the oloctions for the lxist twenty two years.
The right of any pnrty or órden de: Elliott, 420 4th SL, Los Angoles, 031. y se le mandará vuelta de correo un ejemplar de la novata: Los Bribones. Los pedidos de más de veinticinco ejemplares tendrán reblju de consideración.
organization to eduocte the mossos in matters of political and social reform.
Restriction oi the righits ot Governors oí States and representativos in the legislativo bodies, and election of Governors and representativos by the vote of the people.
Right of fair tricl to all persons arnested on charge of crime, und climinution of the practice of imprisoning and slaying of political oficnders without due investigation by a court oí justice.
Fair wages and reasonsblec hours lor the loboring classesé ÏHlonfivr HHWH ESCUCHA. 01s? Es el viento que meus las fronst de misteriosa selva el soplo del porvenir, que despierta ai lo. guieta y somnolienta xnni esn. Mipymes suspiro de lu virgen llorssta cl recibir en su frente cabizbaja, el beso del impetuoso Eolo. Oís? Es el viento que desgarra un manto invisible, en las sinousidados de la montaña dormida, el Viento de ln idea que quiebra sus ráfagas, en los ramnjes del pueblo inmenso, bosque de almas; es lo. racha iniciadora que sacude los robles, la descubierto del huracán, que barre en la hondonada y en la cumbre, la niebla confusa de la esteril res igugciúnt y Hálito tibio y facundo, atrevieza la selva; cada hoja que toco. es una voz que naoe, cado rama one mueve es un brazo que arma; uz qu: se uno al unncierto heiúiro que saluda al mañana redentor, brazo que se cxtiende buscando el pecho (le un tirano.
Es elolir nto de ln revolución. Sentís? lis la trepidsción del granito que se ngrietn, batido por los iérreos puños de Plutón; es el corazón ¡lol mundo que palpita bajo el enorme torax; es el espíritu ígneo del gigante que rompe su cárcel para lanzar al espacio su verbo de llamas.
Es el temblor que nnunciala aurora de un cráter. Sentis? Son las vibraciones de divinos martillos que golpean on el fondo del abismo. Es la vida que brota del negro vértice, haciendo estromecer el asilo de la muerte donde reinan tétricos vampiros.
Es el cmpuje de la revolución que avanza.
Scnvom. onsn (ll los Sresi Violmtomos ol poso, multipliquomos la noción. En tonto que la patria esté orelnvizndn no dobemos tomar una hora do reposo. Mientras las cárceles privon del movimiento y do lo lun á, nuestros hermanos caídos es un crimen fijar nuestros pies el grillote de la indolencin.
Avancemos; al camino está nuestro frente esporándonos; los despojos de los guerreros sorprendidos por luinfidoncia. nos indican los peligros no para que los esquivemos sino para que venciéndolos. passmoa o r e ellos.
No podemos dotsnsrnos un momento o ro ue el grito de nuestros camaradas, los héroes aprisíonsdos traidorsmente, nos llama al cumplimiento del deber.
No podamos dormir por que nuestra conciencia vela en la noche del infortunio para mostrarnos el cuerpo onsangrenta do de la patria, abandonado al diente del chaco. al corvo pico del buitre, al feroz arrebato del sayo Nuestros ojos, siempre abiertos, no pueden substraerss esa visión dcntesca, enclavado en lo, sombra. Agrandemos la llama de nuestra teu soplando sobre ella nlenn nnlmón. hosts arle magnitudes dLinceÏidio, para desvanecer en rojos rssplandores eso cuadro de horror.
Las heridas de la madre patria están envenenadas; tomemos la candente braza y apliquémosTa si. ellas, sin tardanza.
El luego ahuyentar álas bestias; agreguen:th combustible nuestra hoguera y su radio luv mínico crecerá, y dominando ¿i la oblicun pupila del felino, di.
latará nuestro campo.
No malgastemos un minuto, no dilapidemos en el ocio ni un PARA LA DEFENSA.
Lista de donativos para la deliicui do lili)res Magrin, Antonio Ii Villarreal Prof. LÍIH HIiO ltiveru y LIC.
Guticrru de Lara.
Contribuyentes de Clilton, Arizona.
Reinaldo Ornelas 00 Martin Legorda 00 Antonio López LUO Ricardo Porras a 00 Eligio Miiñoz 00 Amado Ramírez Francisco Alvarez Rosalía Pérez Pedro Gómez 00. 50. 25. 50. 50 Antonio Apodaca Ursulo Martínez Francisco Ontiveros. 50 Nepomuceno Ríos 00 Reyes Márquez 00 En Prescott Aris. Caule 00 En McGregor Tex. nan Villarreal 7, 00 Coleetado on la Ciudad.
8ra. 10. 00. 7m¿. al. y v. m;. bw. x ¡OBREMOS, LUCHADORES! 00 vios la rápida vibración de la onda eléctrico, para saoudir la atmósfera del quietismo infame que soiocu nuestro suelo.
El látigo de la tiranía cné inplucable sobre los mártires nuestros hormsnbl; su contínuo chnvquido es un oprobioso silbido que lle.
ga nuestros oídos, que suinba provocativo y sangriento sobre nuestras cubanos, y hiere nuestra sn lmas indomablesmxcitsndo la tempestad de nusstroscdios. Obremos luchadores Nuestro deber es combatir sin tregua.
No permitsmos que aumente la lista de los sacrificados sin mermsr el númerotde los sacrificadores.
Descarguemos el golpe de nuestros puños y desatemol la to m e t a de. nuestros cerebros.
Si no podemos dar pasos parc alcanzar la libertad. demon saltos.
Derrochomos energías sin temor de quedar exangüos; el pa. triotismo y la voluntad tienen caudal inagotable de fuerzas poderosas. v Rotrazarss en la márcha, quedar espaldas delos quoisucum u, nzn wpresnmmoa a ven garlosppermanecer mudos, tomar aliento en vez de empuñar la espada y asaltar la brecha arrollando al enemigo; es ser desertores de la gloriosa vanguardia. Doblemos la fatiga, mas tarde descansaremos cuando el cuerpo del viejo histrión de Tuxtepec, en le extremidad de una cuerda, sirva. de plomada al arquitecto Porvenir, al levantar las paredes de la casa del Pueblo.
Mercedes de Díaz 50 Anastacia de Ascencio 25 Candelaria Pérez 00 Estanislao Aguirre 00 Santiago Lime 00 Victoriano Gonzalez 00 Reyes Soto 00 Eduardo Or Morán 00 Macedonio Castillo 00 Paula de Castillo 00 ÏEncarnución Núñez 00 Sra. de Laurenzana 00 Pedro Balboa 00 lJunn José Acosta. 00 Catcrino Medrano. 50 Bartolo Medrano. 25 Dionisio Herrera. 50 Emigdia Herreta. 10 lLuz Peña. 25 Fondos reunidos en la Plaza y entregados al Editot de Revolución d vez 50 d 15 6. 40 3. 05 a 25 REVOLUCIÓN sc ha cambiado nl Nfim. 654 Fernando St.
segundo; demos nuestros nor. o.
SCEVDLA