Archivo rebelde es
19 1907 10 26 2
19 1907 10 26 2 black white

EL TRIUNFO DE LOS FUERTES.
Todo lo que el hombre ha creado y transformado con las grandes revoluciones ha sido de.
bido el esfusrso individual, la energía de los voluntades que legaron realizar lo que y pretendían.
Existe une ley en el mundo nico que declare y afirma, que o únieogue triunfe y se impone la fuerza viva y positiva de los. lernontos orgánicos, los cua»
los e rollan las partes débiles que se teponen su paso, este teoria científica no se refie e la potenn superficial de la, Huntidad volúmen, sino al poil moral ln calidad de los elo mentos agresivos, lo que quiore noir que, un individuo pue de ser inerte sin necesidad de poseer ia fuerza hercúleu, sino que ar impone por su inteligencia y. su potencia electro nervosu Esto viene corroborar, qu v ¿anto las individualidades o mo las minorías, al luchar con e un enemigo cien vec es n us numeroso que éstas, no huy són para creer que la mayoria debe vencer, influyendo ten solo en le luchs ln cualidad de los combatatientes, el grado de intee ligencie, lo te o cid u d, el carácter indomable y sobre todo, lu audacia.
infinidad de veces ha ocurrido que ínllmss minorías se han impuosto los mayorías.
El pastor griego Espartaco, debido su potencia individual llegd despertar miles de esclavos, y unirlos rompiendo sus cndonus, destruyendo sus tirnnos y llegaron hasta los puertas (lo ltoms, llenando de terror el imperio romano.
Una docena do hombres inició la revolución francesa, y triunfó nnu ím ima minoría, porque le mnyoria del pueblo nunca se hubiera rcbeludo, debido e eu ignonoranciu ul temor de ser oastigado por las tropas del rey. buscamos algunos uctos individuales contre los abusos gubernamentales, dessfiundo un Ióio hombre el poder oficial de une noción, citaremos el hecho de Gugotnno Bresci, en Italia, quien quitó 1d vida nl rey Humberto, en vengsims de los ases. tos que Seto monarca ordenó contro los obreros de Milán; Angiolíllo, que mató a1 Presidente de Ministros de Españu, Ollnovss del Castillo, por ser el instigador de las torturas y insilamientos de trabajadores en el Castillo de Montjuioh de Barcelonc; el nihilistu ruso que eje tó el Ministro Plewo, otro revolucionario moscovita que acabó con le vida. del Gran Duque Sergio nrrojándole dos bombas. Todos estos actos rebelan la fibra revolucionaria que estos individuos poseían, triunfando on us propósitos debido ii su vgren enel; in y voluntad, probando las gm le! coses que puede realizar ¡la sole. personn una pequeún minoría.
En México, debido le. detesble dictadura del déspota Díez, son mucho los mexicanos descontentos que anhelan un cambio de Gobierno y se prepemn para combatir ul enemigo y gran par.
te del pueblo, que ya see. por su pocao ulturs. por temor, serán un gran obstáculo pa ra el triunfo de la revolución. esta lucha títánics entre los oprimidos y los poderosos, entre los explotados y los explota.
dores, depende de la cantidad de energías que se desplieguen en ambas partes.
Si buscamos le inteligencia de los gobernantes, el poder moral que ellos necesitan para destruir los revolucionarios, no encontraremos otra cose que medianlas, empleados insultos incapacesdedefenderse ellos mismos, llevando nin administración coniusn y escandalosa, reinendo el caós más espantoso en todos los departamentos del Estado.
He aqui pués, las desventajas con que cuenta Díaz, pero en cnmbío cuenta con le fuerza positiva, el ejército, que en apariencia, es el único baluarte que le queda para sostenerse. Es por eso que sl soldado se le debe anunciurla lucha que se avecina, se lo debe advertir que al defender ft los gobernantes traiciona su pusblo y combate contra sus propios intereses y los de sus con ciudadanos, Pero si, on llegando el momento i ln revolución, os veis en presencia de cuerpos armados, que risisten vuestro empuje revquw eionario, entonces vuestro brezo he de ser inexorable para destruir vuestros enemigos, pues de vuestro triunfo depende la libertad del pueblo y la salvación dc vuestras propias vidas, Los revolucionarios, al combsu rio Diez, deben echar mano de todos los recursos posibles para realizar sus propósitos emanoi.
poderes, y gracias al progreso, las nuevas invenciones científiv cas, el hombro actual puede llogar ser fuerte para combatir única solución pure. poder dominar la fuerza organizada, de las bnyonetas y apoderarse do las libertades que tanto deseais.
Hacer una lucha noble y leal, luchar con armas desiguales contra un enemigo numeroso, es cose que no debeis hacer puesto que la Dictadura. sin aceptar vuestro reto franco y leal, ha pretendido desbarataros por medio de la traición.
Poneoe en la mente el deseo de vencer. Deeid: queremos que ln revolución triunfo, y vereis coronada vuestsa obre con un éxito asombroso, porque el hombre realizo lo que se propone, cuando tiene un carácter firme y una. voluntad digna do loa seres fuertes.
El triunfo será de los fuertes. será de vosotros revolucionarios mexicanos. uns VIDAL.
tir el régimen tiránico de Porfir muchos enemigos, siendo esto lu, o lñil) il PAGINAS NEGRAS.
Viene (lu la. primera pletina. ero. Muchospedian que se les permitiera escribir unes lïnons despidiéndoeo de sus esposas, de sus viejos y tristes padres; todos los ruegos eran inútiles: Luis Mier y Terán tenis que matar en caliente y cumplía la órden n ic u a, salvaje, brutal. Dr.
Albert Hernández, Jaime Rodrí u e Cspmeny, Rubalcava, Cueto, Ituarte, Gutierrez.
y otros más, fueron sacrificados aquella noche en nrss de la am.
bición de un hombre perverso, Porfirio Díaz, que se había hecho el propósito de no abandonar la Presidencia hasta que lc muerte lo sorprend ería.
Desde entonces, Porfirio Díaz se ha dedicado pá matar. Todo hombre de carácter ha sido un reo de muerte. Periodistas, obreros, propagandistas de ideas de libertad han sido asesinados, envenenados, apalestS, oscar, celedós, depbrtados las Sibe«
rias Mexicanas: Yucatán y Valle Nacional. El número de hombres sacrificados hasta el presente es incontable. En todos los Estados, en todos las ciudades, en todos los pueblos, en los más aportadas aldeas, los hombres valientes han ¡do pasados por las armas ue cualquier modo sc les ha perseguido.
Algunas personas calculan en cinco mil ol número deu indudanos sacrificados solamente en tres Estados. Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, en cinco largos instros que lleva el Goneral Bernardo Reyes de ser Gobernador del Estado de Nuevo.
Leon, y Delegado de la Dictadurs para tenor sometidos militar mente álos habitantes do esos desgraciados Estados. Bernardo Reyes so haiiistirnguido como el más carnicero de losveervidoree del Gear de México. Apenas nota síntomas de descontento entre los habitantes de los Eifllti dos que gobierno militarmente, ordena los autonidudes inferioros que busquen en cada ciudad, en code pueblo, en cado. rancho.
ríu, los hombres que tengan toma: de audacesrdc valientes de dignos, y los maten. No se mete investigar quienes son los que provocan ia exitación popular: el delito, xpai a él, es ser valiente audázó digno. En mejor escala, ee sigue la misma regla en todo el pois: verdadera obre. de castración. ir di No es posible mencionar todos y cede uno de los asesinatos oficiales llevados cebo durante el largo tiempo que lui reinado Porfirio Díaz, y solo, por vía de muestra y para formarse una idea, hay que citar algunos ousos. Las hecetombes han sido numerosas. Iuchítán, Pspantla, el Yaqui, Tomóchic, Monterrey, Cnnanee, Río Blanco y cien lu» gsres más atestiguan la barbabestias que se conduce al metnrie del czcriamo mexicano. En. todos esos lugares los habitantes hau sido suqeinudo en maso, pnsados cuchillo sin merced y sin respetar ancianos ni mujeres ni niños. Ha bebido pueblos, como el de Tornochic, Estado de Chiuhushue, m: que solo han obrevivido l, matanza unas cuantas persor es, y aún esos, gravemente llí. Idos. El anui contenía más a veinticinco mil habitantes, y stoy, escasamente pueden contarnomil quinientos.
En Monterrey el de Abril de 1903, la civill ción recibió un rudo ultrnjo. llonterrey es la a pi tel del iñatado de Nuevo León, ciudad de ochenta mil habitantes, bastante cultsy muy ceros de los Íiüstodol Unidos.
Los ciudadanos se habían propuesto ese ¡año hacer un esfuera zo para elegir un nuevo Gobernador. Se instalaron clubs electorales en todo el Estado, se fundaron algunr a periódicos propagadores de l: candidatura po.
pulnr y ee organizó para el de Abril nos precarion cívica para 1)0puluriznr ls: Idea de la no reelección. Bernardo Ro 1 es pensó vengar.
se, y se vengó. El de Abril el pueblo acudió n maso al lugar de cita de dflntlfl había de partir lo, imponente. rocesiórn Todo eso era nuevo cars aquel pueblo cducndo en la. sumisión servil, y en todos los wrue se leía ol entusissmo qui Bentx un aquellos esclavos por presentar, aunque fuere en pequeña escala, el pepel de ciudadanos, de hombres que pueden rnunifestar sus ideas.
En aquellos ¡omontos so olvi.
deron todos de las severas lecloiones que había recibido el pueblo por pretender ejercitar lo e derechos constitucionales desde que Porfirio Diaz se convirtió en amo de los mexicanos; nadie se eco daba de los hecatombes que lnibín enrojecido el territorio nacional. Gremios de obreros, de estudiantes, de prefesionistes. lc. pequeños industriales y cone roiuntos, con estundurtcs y ll nidas de músico co.
menzaron K csfilor, en medio de une multitud ¡gozosa que veía cn aquella msm estación, en aquella procesión iacífioa y ordenada, ulgo comb ono proto ïtn oo.
que se haci. precisamenm lo que al Gobíe. o disgustolo a. manifestar las Las. Para aque, polrre pueblo, es demasiado lircr que algún noto de los ge rríantes no es con siderado buon. Por oso lu proceSión organimidn para. protester de ese mono pacífico y cibilizado contre le reelección de Bernardo Reyes, el verdugo de la frontera del Norte, fué recibido con regocijo. Las íaebndas de las casas hacían adornos de todo clase. iwombresr mujeres y niños inver isn las calles por donde la prltnesión cívico. tenía los múucss sutu que pasar.
siasmaban lil multitud. lïll sol brillaba initnoamonte.
mo unmooe. desahogo, 3, Mientras esto sucedía, Bernardo Reyes mandó colocar soldedo sigílosumcnto en las uzow toas dol Palacio Municipal. en las de la casa comerciul que gire.
bajo le. razón social Maiz llormsnos y otros edificios. Gran cantidad de parque se depositó en los mismos lugares, y, liechos esos preparativos, esperó el verdugo zi que le procesión pasase por ahí.
La muchedumbre opinado lanzó vivas zi ln libertad y en el. mismo instante una descargo cerrada se hnoíu desde las alturas sobre aquel gentío indefenso.
sobre nqusllu mase, de hombres, mujeres, viejos y niños inermesï Las descargas se sucedieron rfiw pidamente. Ilnbíri prim de nmtm. do sombrnr ln muerte. le propagar el pánico. Pronto las piodrus de lns onllos se tíñoi;on en sangre. Los esbirros seguían haciendo fuego desde los azoteas.
Personas de todos edades recibíun lu muerte por igual. Los mujeres y los niños oorríun, pero balas corteros alcanzaban esus infortunadns criaturas.
Así terminó aquella procesión inoiensivu, pacífica, respetuoso.
Bernardo Reyes os muy querido por Porfirio Dínz, quien un lnbu en todo OCllElÓll lu crueldad do eso bienn. Cierto vez quo Porfirio Díez hizo n viujo (Aspe.
cial ii Monterrey, ul pronunciar un brindis en un bunquete ofree cido por Bernardi Reyes, des pués de hacer un hiperbólico elogio de éste, terminó su discurso con esta frase que lo hotentotes mismos debe rcpug nar: Señor ieuerel. csi se go bierno! su ridícula frase, nprolkó lo con dueto criminal de Bernardo Reyes, y los dos asesinos del nueblo y lo libertad sc dieron los monos en señal (lo buon entendimiento: org rio Dios necesito, hombros hionne como liornurdo Reyes y los sostiene y protege paro. bien de su reinado.
Seguiremos mostrando ú, lo faz del mundo las páginas nogrua de los lendcre del bando»
letismo porfiristn. MS DE VLMA Un simpstizw nostra onu sa, ha donndo un grill surtido do libros de todos clases, que están do vente en nuestro oficina, y cuyos de to de EVOLUCIÓN. Novelas de Dumas, Ibsen, Con lots Braome y libros sociológieoe dc Tolstoi, Demófilo, 13 e co Ibnñes y otros autores celebren, los ofrecemos k1 precios muy reducidos.
Para. más informaciones, dirijanse Modesto Díez. 354 Son Fornando St. Loe Angeles, Ou.
REVOLUCIÓN ee ha. cambiodo al Num. 654 Fernando St.
Procúrese el próximo número; contendrá buena inl vrma ción.
A, ereció por fin le procesión. El Gral. Díez, ol pronunciar productos se destinarán olf01non