Archivo rebelde es
13 1907 08 31 1
13 1907 08 31 1 black white

REVOLUCION.
SUBSCBH TXON RATE One year ii 00 Bix months 10 CONDICIONES: REVOLUCIÓN se publicará todos los Bábndoe, siendo los precios de suscripción los siguientes: Endos Estados nidos Un uña Si 00 Un semestre 10 Números Sueltos. 05 En la República Mexicana: Un año, moneda mexicana, it 00 Un semestre 00 Números sueltos 10 Todo pago debe ser precisamente adelantado.
Háganse las remesas de dinero, en Billetes de Banco, por giro postnl por Express, dirigiéndolas en todo caso al Editor, 660 San Fernando, St. Los Angeles, Cal.
Editory Propietario: MODESTO DIAZ.
ii; Ataques a. Porfirio Diaz no Ofcndcn a la Patria.
La estudiada indiferencia que, respecto nuestra lucha, afectaba la prensa gobiernista para simular que los trabajos revolucionarios, por insignificantes, ni msrecían que se los dedicara aten grow, esa indiferencia calculada y ridícula, ha trocádose, de súbito en un afán loco de llenar cuarlillas con denuestos calumniosos, enderezados sobre la reputacióii de los que se sacrifican por las patrias libertades. ls. política de silencio, ha sucedido una campaña feroz de insultos iinputacrones que revelan la cólera y el despecho de que se hayan poseídos los detentadorcs del mando publico, que ya no pueden disimular el terror ¡y la incertidumbre que las cansa el despertar del pueblo, ayer dócil y sufrido.
Los. embadurnadores de las hojas oficiosas de México, obedeciendo consigna superior, lo mismo que algunos rnfianes que desde este país chupan al erario nacional, se dssgañitan por injuriarnos, se torturan las glándulas para alcanzar el premio ofrecido al que nos arroje más baba, ein comprender los infelices, que sólo consiguen con su proceder villano, infnmurse ii sí mismos y predisponer los ánimos contra un Gobierno que no tiene reparo on robarse el dinero del pueblo, para alquilar escritorzuelos mercenarios de alma leprosa, de intelecto prostituídc, La hampa bedionda de truha.
nes del periodismo, nos prodigs dietarios; pero no discute nuestros actos ni ideas. Anbelosos estamos de entrar en controversia con quien profesa principios antagónicos los que nosotros profesamos; pero, por lo visto, la cuestión de principios es de la que menos la acuerdan y menos preocupa los dofonlons del crimen, ii. los ounucos dosmedrados ul renta de la masculinidad. los inleotos microbios, que propagan ln epidemia que osola tí este siglo como al, posado. la epidemia del miedo, la terrible enfermedad de que hablara Max Nordau.
En el cúmulo de desntinos que nos dedican loa serviles, diiicil es, por no decir imposible, encontrnr algún razonamiento, aunque sea débil; algún argumento que merezca rsiutarse. Nada que parezca manifestación de la inteligencia, nada que dignifiquo al cerebro: ni una idea, uni sea raquítica y harapienta; ni un juicio así ses enolenque el infeliz; ni siquiera un sofisma hábil y deslumbrador. Nada que parezca fruto de la cultura, producen los ubyectos, que nos son hostiles únicamente porque so«
mos dignos. falta de razones tienen invectivus y nos lanzan relahilas de insultos que nos complacemos en despreciar.
Las personas que lean esa prensa huérfana de criterio, que aventura atnques ínriosos y no los funda, que injuria y no diacierne; las personas que lean esa prensa, decimos, sospecharán, por un proceso muy natural de la inteligencia, que no debe haber falta en nosotros quo somos insultados y no se expresa el por qué; que se nos denigru y no se mencionan los actos que merezcan reprobación.
Sin embargo, entre las sendecos escritas para condenar nuestra actitud. hay una, en apariencia menos insensata que las demás y que puede impresionar los individuos de mentalidad poco desarrollada.
Nos referimos lo dicho por un periódico subvencionado de la ciudad de México y repetido por otros, dependientes también del presupuesto, acerca de que nosotros hemos cometido un crimen de lesa Patria al exhibir en el extranjero las lacras de Porfirio Díazs En verdad, quienes merecen reproche, son los que se atreven confundir la Patria con Porfirio Diaz. orfirio Díaz no es lo Patria ni siquiera un representante digno de la Patria. Jamás los tiranos se han vinculado con cl concepto Patria: los tiranos lion sido siempre enemigos de la comunidad en que nacieron.
Porfirio Díaz es un éspota, es el azote implacable do nuestros hermanos. Atacarlo es bregsr porque se mitiguen los íníortu nios que destrozan la patria mexicana. Ncrón simboliza Roma. El Dr. Francia Paraguay. Rosas la Argentina. Impugnar los crímenes de esos liberticidas, equivale ofender Roma, Paraguay, la Argentina. Se agravio la víctima cuando se maldice al victimario. El pueblo ha de sentirse herido cuando se nuesto un golpe despotismo, lol apología. del ¡Í In oprnor? no se nos digaiqne al tirano debo maldicírsele en la intimidad, dentro los lindos de la Patria, paraquo no so ontoren de nuestras desdichus los pueblos extrdnjeros.
Lu Patria es ol pueblo y ol pueblo es una parto integrante de la humanidad. Las relaciones do puebllo pueblo, intelectuales, morales y de toda orden, van haciéndose cada día anís estrechas, más iratsrnales, al grado de que los hombres de mérito verdadero, los que con su virtud ción, mejor que en glorias nacionales se transfiguran en glorias humanas, y cosa semejante ocurre con los grandes dopravados, con los genios del mal, cuyos nombres transpassn las fronteras y se convierten en simbolo que maldioen los hombres todos de la tierra.
Juárez fué uni paladín del Bien, un apóstol inmaculada de ln Libertad y la fama de sus virtudes, cautivó propios y extraños y propios y extraños lo aclaman y enaltecen. Juárez es una gloria universal, Porfirio Díaz nació para. el mal yen el mal se ha empscinado. Ha cometido crímenes horrorosos incontables. No hay tirano de nuestros tiempos que le iguole en ferocidad. Es un gran malvado. Porqué ha de escapar la condonación universal. Escapió Nerón, escapó Tiberio, escapó Calígula? Nó;ni Porfirio Diaz escapará. Porfirio Diaz debe ocupar su puesto entre los malditos de la humanidad.
Horrorizáos, histriones que profanáis la Patria al decir que César es la Patria; horrori záos y blasfemad; insultadnos porque vamos de pueblo en pue.
blo reclamando escupitajos para la. manchada frente de Porfirio Díaz.
Con Napoleón gritáis que la ropa sucia se lave en cesa; pero Napoleón era un tirano y pen sabe como tirano; por propia conveniencia no gustaba de que se divulgaran las miserias y los excesos. de la opresión Nosotros somos libertarios; no pensamos como los déspotas; nos avergonzaríamos si pensáramos como Napoleón.
Sin embargo, ag able y más eficiente, nos sería la a ropa sucia en casa; pero allá no podemos lavarlu, no nos dejan lavarla.
La libertad ds imprenta no existe; las leyes están suprimidas: sólo impera sobre el desastre de nuestras instituciones, la v0 luntnd criminal del Dictador bandolera.
Cuantos han intentado lavar la ropa sucia en casa, han sido arrastrados Belem, Ulúa, al Valle Nacionai, Yucatán para que quebranten sus anhelos de limpieza y adquieran el hábito de verla suciedad sin asco, sin protestas. Quién ha olvidado. la ¡nu rte horrible de Jesús Maníncí I. ó talento conquistan la sdmirsCarrión en el HospituiJutmr ¿Y las sentencias inquisitoriulos ímpuestasé. los periodistas Pérei Pones y Escoflié. las prisio El Periódico de Juan Sánchez es de pum, Martínez, A1. Azcona trueno contra los tintorez Soto, Félix Vera, Pérez. mm u LOS describe desmeleFernández, Inocencio ArriOla y Mi. cin cami. de 111m mil escritores mas quo so propu brian Dt y. MOS de una Siero 1M. a ¡Opa sue en gran locuacidad indispensable 0mm? para su negocio. Dice que en¿ Dón ds está José Neira? 83mm H Olionhelu, lu saquear. Dónde Plutarco Gallegos?¿Dón hace Ví tíma de mi una deVieyruy Lázaro Puente. Dón Pílleríaei Yu eflcafldnlílïldo, grita: de Diéguez, 1barm y Calderón? E9 un cruel ironía ds la vida ¿Y qué ocurrió sl grupo de el 01 39 Cómo en las casas Regeneración. Ignore al. Onde Se imparte insticia, circuguien que los redactores de ese la 99 05 Pñl ifll y se abrira periódico, después de sufrir. in 00defll fie con los jueces, cuando contables prisiones en las cárcs su verdadero sitio debería ser el les de México, recibieron la orden de no volver publicar pe.
riódico alguno. Ignore alguien que esa orden bestial fué confirdepartamento de bartolinns No creemos que todos los tinterillos sean pillas, pero suponiendo, sin conceder, que lo fusmnda por todos los Tribunales Nm ¿Por qué no habrán de oolos que se pidió que la nulificaran? ¿Cómo es posible lavar la ropa sucia en casa. nos hemos de quedar con ella sucia eternamente por no lavarla en el ex.
trunjero?
Por fortuna las clases cultas del pueblo mexicano se han emancipado de rencias preocupaciones y no creen que Díaz sea la Patria ni que se cometa pecado al exhibirlo en la prensa extranjera.
Lo seguiremos exhibiendo en castigo sus infidencias ini»
quidades. Seguros estamos de que al proceder así, cumplirememos con un alto deber de justicia, Eso y el convencimiento de que nuestras labores serán bien comprendidas y estimadas por los mexicanos honrados, constituirán una bella satisfacción que embargará nuestras concien cias de rebeldes. NOTA FUNEBRE.
Tarde, muy tarde nos llegó la infausta noticia; pero no hs de ser el. tiempo transcurrido, lo que impedir pueda que deshojev mos las flores del cariño, sobre el recuerdo imborrable del alma buena que cautivó nuestros más delicados sentimientos.
La señorita Casimiro Gómez, de Bridgeport, Texas, ha muerto.
Cuantos 1a conocieron, la umaron: era la Virtud sonriente y hechicero que subyuga corazones.
Supo despertar por o d e quiera, afectos tiernos y duraderos: en eso estriba su grandeza, Fué nuestra hermana: se onamoró de los ideales que amamos: presta estaba, a saerificarss por la bella quimera que aleteo en nuestros cerebros exaltados.
Fué mujer; pero heroica y osada: fascinadorai Aprended, oh! hombres que tembláis. nuestros suscriptores: Suplicamoa atentamente nos hagan el iavor de llenar el cupón que les hemosonviado y devolvérnoslo, pues necesitamoo presentarlo al ndministrndor de correos.
dearse con los jueces. No son los jueces unos pícaros que sentencian, no según ln lay, sino según el número de monedas que les dan los interesados en los asuntos que manejan? Los tinterillos obtienen de sus clientes unos cuantos pesos por arreglar.
les algún asunto judicial. voces no arreglan tal asunto, y sin embargo, no devuelven las monedas que recibieron. Ese es su crimen. pero es siquiera comparable el crimen del tinterillo con los crímenes del juez?
Veamos lo que hacen los jueces.
El juez obtiene dinero para sentenciar favor del que lo da, aunque el que da el dinero no tenga la justicia. El juez, cuan do sabe que algún preso tiene una esposa bonita una hermana agradable uno hija her.
mesa, procura amsdrentarlo para hacer que las mujeres vayan al juzgado interceder por el. lpreso, y entonces, el funcionario. promete ser elemento si las inujeres se entregan él. También acostumbran los jueces hacer que se arresto mujeres que apeteoen, para forzarlas en el in»
terior de las árcele sz. Si un hombre tiene algunos pequeños intereses que ambicionan algún rico algún funcionario. no es comun ver al juez de acuerdo con los personajes codiciosos, ypersiguir sin merced ese pobre hombre?
Apenas habrá mexicano que deje de conocer alguno de los crímenes que cometen los jueces que, diga lo que quiera Juan Sánchez Azcona, son más dignos de las bartolinss que los sucios, canijos,, lividos, desmelenados y locunces tinterillos.
UN ACUSADOR MAS.
El interesante periódico alemán Freiheit que se publica en ls ciudad de New York, se ha unido la prensa que se ocupa en denunciar los crímenes de Porfirio Díaz. En su última edición, inserta. una reseña espeluznante de la situación que en México guardan las clases explotados.
Agradecemos al colega su honradez de propósitos y lu simpatías quo expres por la son revolucionario. wi!