Archivo rebelde es
04 1907 06 22 1
04 1907 06 22 1 black white

má nsvoiiicion.
El nu. HII IHN NAII a 11m II lii 10 inuutlih CONDICIONES: llnvm llt lóh publninnt todos Ntilmiliic HV lHlH los ¡iii lnfl (lb Hum ¡u ¡un 1m ¡lulllk n14 llii lux sliulu L nulo.
lu illni li lltl ii NLIIHHLIU IU uini HW sueltos 05 lCn lu Rl plllllll ll Mmrcunu n. ino, inonedn mexicano, bi UU ii llll 410 3 UU. Llinciu. :unltos 10 luiln ¡go llll. wi ¡iiccis iiiiuilc lhlLlilllerlH.
lI iginw las reinekiis de ilincro, mi Rllli tos de Tinm o, por giio postil por Express. lirigiéiiilolus rn todo (JM) nl Editor. iÜO Him Fernitinlo, ql Los Angeles. nl lY A dllül ny ropietzirIo: MODESTO DIAZ.
Los REVlllllGllllARlllSi puaucn uu PEBIÜDIGD EN su muniu Aunque se niega que lii Junta.
revolutionarin que está lueliundo contra el Presidente Díaz de Mirico rcsnle en Los Angeles, esta ciudad hu venldo ser el lngir eii que se imprime uu peiio ll(0 que apoya u los revolucionarios y que Circula en Texas, de donde se lleve ii México, como Ulllh flbrllldo t través de la línea divisoria.
El periódico se llama Revolncn iii y es impreso en lil calle San Fernado, ni mero 660.
Modesto Díaz, un nntlvo de MéXico, es el editor. La publicacrún aparece scinunni ismcnte yynlinii Circulado dos ediciones. Un empleado de la oficmii de Itevolumón nos informó unoche que Díaz, cl editor, es uii 91 brero que lie vivido en Los Augeles varios años. De la. misma fuente supimos que Modesto Díaz fue nrrOJadO la cárcel en Los Aiigeles, sin motivo alguno, hace varios meses y que mientras se encontraba en la prisión, recibi; le visita del Cónsul ineXicano. Este incidente confirma ln creencia general de que el encarcelamiento de Díaz, obedeció que se le supuso ser un miembro dela Junta revolucionario, la que entonces, se creía que se encontraba en Los Angeles. En la oficina del periódico se useguia quo la Junta no está aqui, guard ándose en misterio lu residencia, En todos sus escritos, Revelución se refiere al Presidente t: lo nu, iiil oilnnnilo ii sus loolmns. no oillilo llllll. os un humo. no troinln unos va un. Huila Llulllllfiltulo luigu punt que un lHHHlHI ocupo ln pl tl ildom «lo lu lti pi Iblicn IinixiCn llll lluilliinlu nll link Angelus l lllll l line higi liw. nl MEXICANÜS QUE SE REFUGIAN EN SAN ANTÜllllll Un Periodista Asegura que llny Sei:cicnlos Hombres en Príaion.
San Antonio se esta llenando de revolucionarios y oponentes ul Luobieino ilc DíuL, que Vienen lan) eiido de México Los ielugiudos aseguran que en lu prision (le Belem y Son Jinm «lo Uliiu liny más de SEIS mentos cimlndnnns ncuendns de robelnin, coutdndo e entre estos desde nlños de (ritorce años hasta ancianos de setenta y Cinco. runliif se nos inloriiiii que gran núnieio de propiedades han sido conh ados por el Uobierno Antonio de AI HHJO, un Óveii llel lOdlBLl de lu (llllltlll de Mexico, Ill lbi; iiquí esto muñoiis. no de sus asocnidos fue eaplur ido; pero (l logro escapar y llegar zi Texas. Dice que su única olensa coneiste en haber public ido en láL prensa ¿merienne, VflllOS artículos describiendo las iietiinles condiciones (le MóXlCDi El Feiïor Araujo nos informo que Juan Sarabia, uno de los re»
dactoi es de Regciierucnïn y Vine resnlente de lu. Junta. ievolncionuria do St. Louis. Mo, se enc Jentin uhoru en prisnin y es azotado periodicumentc y tratado con gran crueldad. Trudncido de San Antonio tia ette, San Antonio, Texas. EL cziui DÉ MEXICO.
Bajo este título, The Citizen, órgano de las uniones obreras de esta (iudud, lelJllkú una descripción real y emocionante de la actual situación de México, un bello artículo que sentimos no reproducir porque nos falta espacio.
Son los reductores del Citizen, abogados defensores (le la Clase Obrera y por eso les irrita, les indigna, que sus hermanos, los traba iudmes mexicanos, estén suletos un régimen más degradante, más infame que el que sufrían los esclavos cie la Edad Media.
Estamos profundamente agradec1dos ii The Citizen, lo mismo que los demás colegas que simpatizsn con la cause de los VWMM.
ARMEMONOÉ VENCEREMOSA l: gmto NEON ¡ll Inn. Ptmlll Lll los minouon du Ju lllctuilnrii, so llltll (lilnndnlo riípldiiinvntu lll ll u «i. Hllllk Iliinlnins lniii ln ul illo vnulnni (l HHH Il ln liliiluil lll iiiu slm ¡iiiclilo que til lili comprenth Sllh ¡lvru lHN y se iiiuiH tlustu. resuelto it no continuar aionilnl ln ¡asignado víctiinu «lo ln uploln(IÓH y el despotismo oco, muy poco lHLcU, algo menos Ill. un nño, que fué p1. Ll1(l0 en St.
Linus, Io. el Programm del Piiitnloi lnlicrnl on e que se ofrecen refon mas souulcs y economicos que tion don nnlmltr los abusos del Gobiernol y l illllilll y ii «lcspriur de DlJSLlL culos cl (0. 111an que condliceul itsegllhtlnlt ntn de nuevas libertades nio, muy poco hace, quc ln con. envia pi ililicii su «trcnwcni nl ie. Iliii Lt lllllt nlÜ de lilb bellos doc triiuis contenidas cn cl (lncuiiieiitu Citado y ya pueden udmirarse los frutos, en lrt facundo revolución do iilens que en los uctunlss momentos. onmuei e ul pueblo meXicano. lui simieiitu catiilizi mini, pletórn. (lo lLlil. un) en sucln fÓILll y gl llC quO Los proletnríos, que soii los que mas sufren bay) cl actual sistema de opresn ni y lux que más beneficios oblemlrim con el triunfo del Por tido Liberal, se lmn adherido en masa ¡i los principios proclamados por le Junto de Ht. Lotus Missouri y devorados por la impocrencie, esperen el momento dc consagrar sus energías ul scivtcm de Lt causa que los lia de redimir. Saben por dolorosa experiencia, que en MóKÍCo, baio las nctunles cxrcunsteneins, baso el actual Gobierno le estrés, seiin infantilpsrit un calificar (le insensntucualquier tentativa que liimeran para obtener por medios pacíficos, el mejoramiento de los crueles, de las inhumanas condiciones de trabaio que están sujetos. No escape su penetración que siempre que supliquen, que siempre que pidan sus amos con la humildad de siervos unos centavos más de jor nal una disminución de las horas de la faena dmria, no consiguiraïn otra cosa que ser objeto del desprecio y el escnrnio. Tampoco ignoran que la huelga quieta, ordenada, es impracticable, porque los soldados del Dictador intervendrán y ms. clietazos harán que los huelgistns vuelvan al trabajo. Si protestan contra. el atentado, si presentan la más leve reelstencm serán asesinados, como en Cnnnneu, como en Rio Blanco. En cuanto ií. libertades politicas, si se iitreven. ieelnmar por medio de ln prensa la tribuna, el derecho de votar, de asociarse, de tomar participación en la vida pública conforme lo garantizan nuestras leyes, si practican cualquiera de esos actos legítimos, la. cárcel el puñal del asesino mercenario, los revolucionarios mexicanos.
reducmí el silencio, a ls inacción.
anln ln mimi pni lootimiomr ln ¡nmnn 1m iiwnllriín nn IIIK tllllHl lilHH quo llllllllhl l) ul ¡human lllflVlltll ll. nl uiieiitlcio iiiilm nudo. ¡mi ldll. ll ul nnnu recurso pilli ltnnlylti, eficiente. ul snhiirlor: lu imoliimón hi glllflh Himnos du que iln ns¡»unu. un ln. liintu Oignni iiiluin (lol nrtnlo Lilwml Mexicano imcic ul iiimimientu que esta propurniiiln. nun ll llt lltlhi, ellos lt Hu UI y roopninr con el lioroísrnn li ¿bin gación de quo son eiipiiccs, nl derriimliumicnto de ln Dictnclum nine durnnto treintn nños nos lia ¡Llrcrititdo y uprimido.
Hi fiiorn pu llblt que todoq los proletarios estuvreian en comunimción con ln Junta, que todos los elementos que wm ii combatir poi la lilieitud se orgunimmn y propuriiian sus planes antes (lc que. Slïtllnm ln. revolución, nlrnnzniinmos el triunfo definitivo sm dificultades, sin grandes seeiíficios Porfirio Di nz y sus favoritos serían 1mpoteiites para resistir el empuie de las legiones inmensas de rebeldes. eio no hay ni Slquleht que in¡tentnr tal cosa para evitar que se nos ll lllit eii del illc Lu Dictadura. tiene. su sen ¡rio un cjr rrito de esbirron que, violando la correspondencia, por Xllcvlio del soboino y el espionaje, trabajan incesantemente por sorprender los secretos de le conspiración. Si ln Junt fuera ii comunicarse con todos log pnrtidniios dc su cruise que es lo cuusu del proletariado nacionalhabríe muchos víctimas de lns tri quiñuclus de los eslurros, las iírcrles se llenaríen di hombres que nos harían falta en los campos de batalla.
La. Junta no puede cntcndt rse directamente más que con un limitado número de leaders del próximo movimiento, leaders, que il. su vez, están en contacto con los grupos constituidos secretamente en diversus poblaciones de la República.
Los revolucionarios que no estén en comunicación ni con la Junta ni con alguno de los ieaders, puedin formar grupos con los gue les merezcan confianza. relacionarse luego con le Junta, ei les es posible, hacer sus prepumtivos aisladamentc y estar listos para secuntlnr y sostener los insurrectos que primero se levanten en armas.
Los que por prudencia. no quieran ingresar a: algún grupo, individualmente se equipurán.
Lo esencial es que todos procuren armsrse, que cada quien se compi e un fusil y ne provea de parque.
Esta revolución no es iomentüda por politicastros ni por hombres de dinero; sino por ciudadanos humildes que les sería. imposible aportar la exhorbítante sume de dinero que se requiere para el armamento de todos los rebeldes. Esta revolución persigue el bien general y Justo es que se esfuercen porque obtenga éxito, todos los hombres que deseen ser libres; que cada quien contribuya con lo que más