Archivo rebelde es
03 1907 06 15 2
03 1907 06 15 2 black white

revolución qnc se orgunizn hnji vluo wrún Voluntarios y Mmmm. sus los auspicios (lol Partido Liberal rlln «lo mio1dos cquitulircs, poeuyo Programa comprendo lir. ilrxíir FMIan. libremente como supresión del servicio militnr o Cllillqlllur rindndnno, Hum su, r¡h bligutorio, osto os, lu libur widn Il u anl ilu las lmms (lo scr cmnribuid (lol soldado mexicano. Por qué VJ tendrán hogar y los scrú LA DlCTADURA EL EJERCITO NACIONAL El Ejército de forzados on quo le Diotuduru coulíu pnru sonom brcs, nos lo manifestarzin nsí y atenderemos susdcsoos con la discreción debida.
lus poroonus un lnin DI Candelario elcl. l 00 tocar el movimiento revolucio ésto lui de combatir lu revolu. rumble proporcionará sus umin Un sonorenso u 00 nurio que se uvooinu, no debo ción quo lo vn (1 salvar del iplo. mb comodidades y placeres, LA REDACCION. 00 inspirar y en electo no inspira serios temores ii los liberales de juicio sereno, quo se han impuesto el dobor dc combatir los despotismos del presento pum asegurar al pueblo mexicano un porvenir do libertades y bienestur.
Eso Ejército iornindo por individuos nrrancndos brutalmente del hogar y retenidos contre su voluntad cn el servicio militar, no constituye, no puede constituir, un obstáculo invnlneruble ul csiuerzu de los que luchan por emancipnrse y por ciuanoipur si sus conciudndanos.
No hay harmonía entre los intereses de ln Dictadura y los intereses del soldado; ol contrario, existen antangonismos profundos, irrecouciliables. La Dictadura pesa sobre el soldado «coartándole derechos, restringiéndole libertades, ultrajiíndolo; sujetándolo en el cuartel inhumano disciplina y ¡í una vida de miseria y cautiverio. El soldado que piensa, el que se respeta, el que tiene en alta estima su dignidad de hombre, no puede sentir hacia la Dictadura, otra cosa que inextïngüible animudversión y justa cólera. Es uu oprimido y natural es que odie y anhele destruir su opresor.
Es una insensatez concebir la idea de que el soldado haya de poner empeño cu salvar al Poder que lo altrata y tireniza.
Jamás el elado, el martirizade ha de rofesar simpatías su verdugo nunca habrá lazos de solidaridad entre la victima y el victimario.
El sistema injusto, y propio de las remotas Época; de haben lie, que se emplea para reclutar el Ejército mexicano, lleva en sí al gérmen de destrucción de las fuerzas con que sueña contar la Dictadura: motiva que el soldado vea su profesión con intenso desagrado; que sienta por el cuartel la misma repulsión que el esclavo por le ergástula; que clientela idea de escapar los servicios que le imponen, con el mismo deleite conque el esclavo sueña en le vida del liberto.
En cualquier país donde exis.
tiere la esclavitud y estallare una revolución emancipadora, los esclavos sin duda alguna se pondrían del lado de los rebel.
des. Es el mismo caso del soldado mexicano con respecto la bio y el vasallnje Considerumosnl soldndn mochnno lo suficientemente adelantado pum que comprendo que lado lo llniuun la conveniencin y el deber.
Con la continuidad de lu Dictndurn nude tiene que ganar y mucho que perder seguirá en el cuartel siendo objeto de vejecionss y maltratos, devengnndo un jornnl miserable que no le basto ni para lu sutisiocción de las más upreminntes necesidades; su familia, la que no puede ayudar, permanecerá en el abandono y la estrechez desesperante por lo menos hasta que ól cumplir su término y sus hermanos, sus hijos, sus compatriotas en general, correrán, oomo él, el peligro de ser sorteados y aprisionndos en el cuartel por cinco años. para después que cumpla su servicio y vuelva el seno de la sociedad ¿qué le espera bajo el reinado de la Dictadura? Agrias contrariedsdes en la lucha por la vida, miserias, privacionos, sacrificios inmensos para gener el sustento pare sí y los suyos. De siervo del militarismo pasará a le servidumbre de los capitalistas que todo lo acaparau y no dejan al obrero mus que el trabajo agotente. Tendrá que conformarse con los salu rios injuriosos que esmstumbre pagar en cambio de largas, de interminables hores de abruma.
dora faena. No habrá para él satisfacciones ni deleites; siempre ante su viste se desarrollarán cuadros de dolor y desesperación: los rostros de seres queridos, pálidos y demacredos, consecuencia del hambre; el tierno. hijo cndeble y agotado porque tuvo que habijar desde la primera edad que debió con.
sagrar la escuela; la madre enferma tendida. en el rincón de la coveche oscura, sin atenciones médicas, sin la alimentación adecuada y necesaria. desterrar de la vida humana todas esas desventuras, siquiera amenguarles, tiende el movimiento revolucionario que con gran abnegación ha estado preparando el Partido Liberal y que de triunfar contribuirá poderosamente asegurar la redención de los desvelidos.
No habrá entonces reclutamientos arbitrarias para constituir el Ejército; los soldados LJ lluLl llCOlón eo impartirá ampliamente y el Gobierno tundrá el deber de proteger los niños pobres para que no se vean privados de lo eiiacflnnzu. revulecerfi. una jornada infiximu de trabajo de ocho horas y los salarios serán alimentados Las tierras que constituyen propiedad natural di) la comunidad, se distribuirán entre los pobres para que las cultnen y recoian integro el producto de su trabajo.
El Partido Liberal hn ofrecido solemnemente poner en lgor al triunfo de ln revolución, estas reformas y otras de no menor importancia. El soldado mexicano se beneficiará con ellas y sin dudo. alguna le conviene ver.
los implantadas.
Falta que el soldado cumpla con su deber para que más pronto sea un hecho le regeneración dc nuestra Patrio que pl estallar lu revolución se una las filas libertadores y lucho, tenaz y osado, hasta derribar la tiranía. Sabrá el soldado mexicano dar ese ejemplo que lo haría, digno del repspetoy ln admiración nacional?
Así lo esperamos. su FAVOR DE ssrniósa En el número de este publicación. publicamos una excitativn que la Junta Organizadora del Partido Liberal mexicano dirige e nuestros hermanos de ideales, solicitando ayuda pecu»
níarie en favor del luchador Tomás Espinosa que se encuentra preso en la Penítenciir ría de Yuma, Ariz.
Unirnos nuestra voz le. de la Junta para demandar de todos los liberales de corazón, que cooperan, aunque see con sacrificio, en la hermosa obra de recatar nuestro correligionario que mucho ha sufrido por su honradez de principios y su lealtad ln causa emancipadora.
De conformidad con los deseos de la Junta y con autorización del Sr. Espinosa, abrimos a íavor de éste una suscripción en las columnas de nuestro periós dico.
Esperamos que los liberales enviarán la mayor brevedad sus donativos, que con el nombre del donante, publicaremos semanariamente. Las personas que no quieran que demos luz los Inscriptnrcs de El Popular. todos los suscriptores de El Popular que tengan pagado su suscripción lee enviaremos Remlución, los que lu. deban no serán servidos hasta no pagarlo.
am Procure Ud.
el proximo numero. Contendra importante información. nuestro: líderes.
Querido lector: si Ud. es de nuestras ideas y desea suscribirse ai nuestro periódico. sírvase llenar el cupón que se haya al calco y enviárnoslo junto con el importe de la suscripción.
üNo atenderemos ningún pedido si no viene acompañado de su importe en efectivo.
OO Ei s. tu. asma ro 5 o a o?
me UHF!
o CL :ru mo m o r FI cs. to. E Hg. ag vsg. 71.;o. o. 293. mé. C 1:8 ZZ; Zn. iii;. oB oo IZ IC: i; IP. r: 13: o. El g rs. I 2. a