Archivo rebelde es
01 1907 06 01 2
01 1907 06 01 2 black white

desvirtuar los ideales del Partido poder determinado ciudadano Liberal.
Han asentado en sus periódicos con malicia que está en obierta pugna con la honradez, bien que la Junta Organizadora tiene pactos secretos con Reyes bien que trabaja de acuardo con Ramón Corral. En seguida dan curso misteriosa mente e rumores que robustezcan las mismas afirmaciones y al fin han logrado sorprender impresionar algunos espíritus superficiales que jamás se preocupan de aplicar las cuestiones que les son presentadas, el amilisis sereno y imparcial.
Para los que han aceptado cándidamente las versiones que presentan los revolucionarios mexicanos ligados ii este aquel político sombrío, llámase Reyes Corral, y para los que desconozoan los antecedentes ideas de los miembros de la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano, escribimos estas líneas consagradas zi destruir torpes consejos y esclarecer la Verdad.
Repetiremos una declaración de muchos conocida: la Junta no lucha por personalidades ni se mueve por ambiciones. Es fiel é; los principios consignados en su Programa y por ellos se sacrificará hasta verlos implantados. No tiene candidatos para los puestos públicos ni los necesita sl triunfo de la revolución, el pueblo se encargará de nombrar, libre y espontáneamente, a los mandatarios de la Ropública venidera.
Anhela la emancipación de los esclavos que arrastran una vida de sombras y dolor bajo el látigo de ló modernos señores. eudales; la emancipación de los oprimidos y la supresión de los Wifi Combate todas las tiranías: a del Gobierno que abate voluntades, la del Capital que exprime energías y la del Cloro que viola las conciencias.
Aspire la organización de una sociedad sin castas privilegiadas y sin siervos doloridos, sin crueldadas ni abyeccionas, sin injusti cias ni miserias: tí la organiza, ción de una sociedad que respete todos los derechos y haga imposible el predominio del soberbio sobre el humilde, del afortunado sobre el infeliz.
La ortiga del egoísmo y las bajas pasiones no puede feoun dar en ese campo de hermozos ideales que la unta cultiva con abnegación y empeño.
no, la Junta no tiene candidatos; quiere que el pueblo los designe, que el pueblo ejerza esa bella función que engrandece las democracias.
No se preocupa por exáltar el ni) muclio monos li hombres come Reyes y Corral.
Los que inventaron esa grosero falsedad, sin duda alguna se propusieron ser creidos unicamente por los que no están al tanto de los trabajos de la Junto.
por los que no ban leído sus periódicos y desconocen sus autecedentes y convicciones.
Le labor de Regeneración. Excelsior, El Hijo del Ahui.
zote y de cuanto periódico ha sido escrito por los miembros de la Junta, proporciona un severo mentls contra tales aseveraciones. esos órganos de la prensa, Reyes y Corral deben en gran parte su desprestigio. Qué cláusulas mas duras se han escrito contra esos bandoleros que las que aparecieron en las referidas publicaciones. que luchadores han sido perseguidos por Reyes y Corral con mas encarnizamionto que los miembros de la Junta?
Contesten la primer pregunto. los enérgicos artículos de Regeneración, Excelsior y Hijo del Ahuizote, que condenaron los desmanes y manejos criminales de Reyes y Corral, y la segunda, las salvajes persecuciones de que los miembros de la Junta han sido objeto, en Mexico, por parte de Reyes, y en el extranjero, por parte de Corral. absurdo suponer que pueda existir algún acuerdo entre Reyes Corral y la Junta Organizadors.
La revolución que se prepara, al mismo tiempo que es contra Días es contra esos dos ambiciosos tiranuelos.
Es una lucha muerte. Los revolucionarios no ignoramos que seremos sacrificados si llegamos caer en manos de Reyes Corral; pero estos también saben que el suplicio los aguarda si la suerte les es adversa y triunfa el Partido Liberal. LA MUEHÏE DE DIAZ PBEÜGUPA LAS SAIüUlJllELAS DE WALL STREET Tbe World, de Nueva York, publicó hace pocas semanas un artículo en que al hablar de la escasa. salud del verdugo de México, se augura su próxima. muerte, por lo que pregunta di e o periódico. despflés de Porfirio Díaz quién y qué. Deja entender The World que después de Porfirio Díaz se quebrautará el orden en virtud de que la paz que ha formado el tirano es puramente mecánica, hecha por la fuerza y no por la convicción de los ciudadanos.
La opinión de The World, periódico que tira más ejemplares diarios que cualquiera otro en el mundo, ha conmovido hondamonte ¡í los judíos que desde Wall Street cn Nueva York tiranizan con el poder del dinero todos los países de lotierrs, inclusive nuestro pobre terruño ep el que esten clavados las uñas de Greene y de otros magnates del dinero. El pánico sembrado entre aquellos fenicios salta ll. la llrtd. en un articulejo que pndieron haber ecrito Flores, Bulnes Dofóo expresamente para que lo publicara The Wall Street Summary, de Nueva York, donde ha aparecido bajo el título cle: México despnés del Gral. Diaz. Asegura el periódico de los judíos que lo. salud del tirano es magnifica; que aunque va muy cerca de los ochenta años, tiene las energias y los entusiasmos de un hombre de cincuenta, y que, en caso de que muriera, ya tenemos ttlli al conspíouo Corral para. que siga la. misma politica de hierro que el farsante del de Abril, con lo que el órden permanecerá inalterable y todas las eanguiiuelas bebidas y por haber podrán seguir chupando la sangre del buen pueblo mexicano.
Estas son las cuentas alegres que se hacen nuestros dominado res, aunque esti in tan convencidos como nosotros los revolucionarios de que despues de Díaz tiene que venir la revolución como una couseouencia del estado social en pieno desequilibrio creado por las bayonetas de la Dictadura.
Se necesitaría para que el órden fuera estable después de la muerte rle Diaz que no hubiera oprimidos y opresores, explotados y explotadores, grandes capitalistas y grandes indigentes. Podrá conseguirse eso en el medio actual de injusticias. Por obra de qué milagro sociológico seguirán consintiendo los oprimidos que los poderosos les pongan el pié en la nuca. Qué nuevo Cristo realizar. el prodigio de los panes y de los peces, dejando satisfechos los millones de hambrientos que no tienen un adobe que les sirva de almohada y que sólo encuentran lecho en los presidios y en los cuarteles?
Aunque Díaz viviese mil años, la revolución estallaría indefectiblemente sin esperar que muriese el tirano, porque eli malestar que sufrimos los mexicanos arranca de hondas causas que no dejarían de existsr pur el simple cambio de tiranos. Poco importa que el tirano se llame Díaz, Corral Reyes, ellas causas de la tiranía continúan existiendo, si sigue habiendo millones de seres desamparados y un grupo de vampiros insaciablss y crueles que no se duelen de la indigencia de los de abajo. ni oonoiben que bajo los andrejos del pueblo palpitar) corazones deseosos de vivir y que bajo los sombreros de petete hay cabezas en cuyos sesos ha prendido su llama roja la protesta.
Saben los dominadores que la revolución tiene que estallar, pero son ciegos y no ven las verdaderas causas. No ee la ambiei6n de ideterminndo grupo política lo que provocará ln general oonflsgmoián que reducirá ai cenizas el trono de la. iniquidad, sino la injusticia y la miseria.
Los mexicanos sabemos muy bien que no es necesario que muero Diaz para que la revolución estalla, porque esta no será una obra de politicssïlos sino la explosión forzosa y tor idbble de las energías por tanto tiempo dormidos, ol despertar rugiente de las cóleras tanto tiempo tragadas en silencio, el estallido de las ansias de vivir de un pueblo que despierta al borde de un abismo, y que saca del londo de su sér todo su brío y todo su coraje para evitar el total derrumbamiento de su libertad y de su felicidad.
Los mexicanos queremos vivir, queremos luz, y no vamos si esperar ii que el tirano muera para conseguir lo que necesitamos ni esperamos de nadie que nos de lo que nos hace falta: la libertad. Nosotros la tomaremos por la iueru de las armas y muy pronto, ya muy pronto.
Sólo los ciegos no verán 1a nube de tormenta que se avecina; sólo los que no hayan lanzado una mirada si los bajos fondos de la soolev dad donde el dolor es ondémico, donde el hambre es la regla, y donde, hay que decirlo, se forjan en el sufrimiento los espíritus fuertes, pov drán imaginarse que es estable la calma fabricada por la espada de Porfirio Díaz. Como se engañan esos ilusos. Bajo el cristal azul del lago que inspira. it los poetas, las fuerzas ciegas de ls naturaleza laboran la fiebre y la muerte!
Los felices no pueden entender nunca los que sufren. Los eatinfechos que comen manjares deli«
ciosos y beben generosos vinos.
consideran que la gleba está conformo con un puñado de frijol y unas cuantas tortillas. Cómo se engañan los felicesl El pobre devora en silencio su miserable pitanza amargada por le. humillación, por sl contraste de la extrema pobreza y de la extrema opulencia; pero en el fondo de su alma germina la robeldía, sentimiento bendito que rompe cadenas y redime esclavos. el que es rebelde, el revolucionario por convicción, no espera que se muera un tirano para rebelarse. a libert ad es una necesidad uy a satisfacción no. puede splazwrse, como no puede aplazarse la respiración. El han. bre no da treguas, y el rebelde es un hambriento de libertad, un gran necesitado de justicia.
Basta una caricia del aire para que se desprende. del árbol el tqm ya maduro. Basta el mas insignificante incidente para que estalla uns revolución que ha mcdurpdo en los espiritus.
Asi, pues, si los banqueros de Wall Street confían en que la le volución mexicana no estan ¡í por que vivo el tirano, deben iz perdiendo sus esperanzas porque