Archivo rebelde es
1995 06 16 biografi%cc%81a de eli altamirano 12
1995 06 16 biografi%cc%81a de eli altamirano 12 black white

II. LANCES IDEOLOCICO POLITICOS DE IMPORTANCIA NACIONAL INTERNACIONAL.
LA LUCHA CONTRA EL MAOISMO La lucha contra el maoísmo en el seno del viejo PSN evolucionó a la formación de dos alas, que libraron entre si titánicas batallas entorno a los princi pios ideológicos y políticos en discusióg: el ala proletaria, adversaria del subjetivismo y el portunismo, firmemente consecuente con la línea del PCUS y del Movimiento Comunista Internacional, de la cual Eli Altamirano fue figura destacada; y el ala peque ñoburguesa enrumbada en el aventurerismo y el terrorismo, que en Nicaragua actuaba inspirada en el maoísmo pero que en Moscú era prosoviética, enca bezada por Abdul Sirker, Nicolás Arrieta, Luis Sánchez, Onofre Guevara y otros. Esta batalla inter na tuvo el siguiente desenlace: la dirección pequeñoburguesa, al estilo trotskista en abril de 1967 decretó la expulsión para los líderes del ala proletaria (Juan Lorto, Manuel Pérez Estrada, Augusto Lorio y Eli Altamirano. naturales dirigentes comunistas de gran prestigio en el movimiento obrero y el pueblo nicaragttense; Tal hecho condujo al ala proletaria a abandonar las filas socialistas, y dos años más tarde, ahora ya constituida en POSN y bajo la dirección de Altamirano, a la elaboración y realización del plan de organización del Partido Comunista de Nicaragua, el que se fundó el 12 y 13 de Diciembre de¡1970.
Desde el decreto de la referida expulsión los maofstas del Partido Socialista Nicaragiiense. los maofstas del FSLN y los maoístas de toda la región se aliaron en un solo frente en contra, primero de los cuatro obreros dirigentes comunistas eitpulsados por decreto y después del naciente Partido Comunista y de sus dirigentes.
Apoyados en dicha entente los cabecillas del PSN desataron intensa campaña de calumnias contra Eli Altamirano y el Partido Comunista de Nicaragua, la cual respaldaron los Partidos Comunistas de toda Centroamérica y el Caribe, aun cuando sobre el caso éstos no sabian la verdad y, además, se negaron a in vestigarla y a conocerla. Pero lo más ridículo de la campaña consistió en que en el extranjero a Eli Altamirano y al Partido Comunista de Nicaragua los nuevos líderes del PSN los hacían aparecer como maoistas renegados del comunismo, traidores al servicio dela CIA y del somocismo, aun cuando dentro del país nicaragiiense los maoistas, divisionistas y sospechosos de ser agentes del somocismo y del imperialismo eran ellos. El cinismo de los socialistas llegó al colmo. En el largo y difícil proceso de preparativos para el derro camiento del somocismo, dirigentes y activistas del PSN provocadoramente y con vulgar groseria acusa ban a Eli Altamirano de agente de la seguridad somocista.
Una vez derrocado el régimen de los Somoza y los Sandinistas en el poder, esos mismos calumniadores y provocadores fueron arrestados por la Seguridad del Estado por habérseles encontrado en los archivos de la Seguridad somocista sus ñchas de agentes servidores del somocismo. Tales fueron los casos de Domingo Vargas, Armando Nurinda, Martha McConell, y otros. En cambio, de los grandes adversarios ideológicos del FSLN, El! Altamirano y el Partido Comunista de Nicaragua, el Ministro del Interior, Comandante Tomás Borge Martinez, y otras autoridades de la Seguridad del Estado sandinista, públicamente dijeron: están limpios de la más minima sospecha. sus hojas están completamente blancas y limpias de deshonra.
El propósito delos ideólogos del plan de infamias y calumnias fue bloquear en todo el mundo a los verdaderos comunistas nicaragttenses e impedirles todo tipo de relaciones con el PCUS y el Movimiento Comunista Internacional. Esta conjura también se apoyó en las corrientes oportunistas que a la sazón en buena parte controlaban los mecanismos de las relaciones internacionales de los paises socialistas y del Movimiento Comunista, corrientes que a su vez son corresponsables de la bancarrota y del fracaso de la URSS y de otros Estados de la Comunidad Socialista. Sin embargo, semejantes maniobras no pudieron vencer ni doblegar la firmeza de principios del Partido Comunista de Nicaragua y del Secretario General de su Comité Central, y desde condiciones muy difíciles el PC de y Eli Altamirano supieron salir victoriosos en las batallas ideológicas y politicas libradas en el proceso nicaragiiense en contra del maoismo y del oportunismo de todos los pelajes.
Pero. ocurrió lo que tenia que ocurrir.
li,