Archivo rebelde es
1912 09 30 1
1912 09 30 1 black white

r Escenas. Cuadros mal. pintados Una mujer andrajosa, flacocha. cuyos pómuios tienden romper la piel y no pudiendo la atirantan, descansa en el quicio de marmol de una casa rica: sobre sus rodillas está sentada una chiquilla mocosa y despcinada cuyas carnes no pueden competir con las de su madre sencillamente porque son más flacos: su vestidilln, en cambio, podria ganar premio en un concurso de remien dos. Otro niñito, recién naci do. chupaba fatigosamente del sentado la madre, como si con la inconsciente fatiga pudiese extraer leche que se tardaba en llegar. Iiasta ya. Juanito; que vas sacar la sangre dijo la madre retirando de su seno al nlñ. después. como hablando consigo, añadió: aqui debe Ser, por las señas quc me dió la ve CIDH.
Apartaudo la chiquilla de sus rodillas, tocó el timbre; al ratito, pasos ligeros se escu charon por las baldosas del co, rrcdor. Salió una señorita como de doce años. Qué se leal rece?
interrogó. Hablar con la niña Lidia, dijo timidamente la. mujer. 3clarn. te buscan gritó todo pulmón la joven ysc alejó con la misma ligereza que habia venido.
La madre salió de su cuarto de oraciones con un devocionario en la mano, y tropbzan»
do con u hija, la reprendió. Qué se ie ofrece? Como me dijeron que Ud.
necesitaba una cocinera, vengo ofrecerle mis servicios. Ciertamente contestó la señora, fijándose con atención en los chiquillos y haciendo un gesto de disgustos ¡spero hay un inconveniente para que usted e coloque en mi casa. si usted pudiera dejar sus hijos recomendados alguien. porque ¡sea en amor de Dios! sc necesita paciencia para tolerar que ensucicn el piso.
quiebren floreros y mil travesuras que hacen las chiquillos ¡pobrecitos! ellos qué sabcni.
además, lloran mucho de noche y no dejan dormir. Ya lo intenté contestó aquel harapo de pobreza pero so ha dificultado conseguir quien me lo permita. Pues ya Vio sabe, siento mucho no poder admirirla como cocinera, por existir este incoavenicntc. pero Dios, que es todo bondad y justicia, le reparará donde sc coloque. Que Dios la acompañe. y cerró la puerta. Il Plantada quedó la mujer frcnte la puerta sin. saber dónde dirigirse. Por último se decidió seguir calle abajo, y agarrando con cicrta cólera la chiquilla, emprendido camino. No babiá caminado doscientas varas cuando tropczó ca ÁURORA SOCIaLev insulina» iiTmIIIA Emil ¡POBRE AMERICA.
Los lobos dcl Scptcntrión están firmemente resueltos a dcvorarnos, y nosotros estamos también dispuestos dejarnos devorar. que más podemos hacer? Todas las voces anunciadoras dci peligro, perdidas fueron en cl vacio. Ni aprovechamos las enseñanzas de la Historia, ni tampoco prestamos importancia las coristantcs llamadas la Unión, hechas por muchos de nuestros grandes pensadores. on ¡ya noliay redención. La América toca su finiY todo por carecer sus gobiernos dc seriedad y acierto; y sus pueblos, de. en cen un hombre que la saludó con indiferencia la mujer y ni volvió ver los chicos.
Sin embargo, aquellos guiñapos de carne eran sus hijos.
0da mi: fifarzfera. Nombran sen ido. De esto que decimos ¿queda duda aiguna? Noi Mm. Root ha dicho recientemcnte palabras que afirman cuanto dejamos arriba expuesto. Escuchémoslcz Es cuestión de tiempo, que México, Centro América y las islas que aún nos faltan cn cl Caribe, queden bajo nuestra bandera; cuando esté abierto cl Canal der Panamá, tan incompleto resultaría poner un contineia sólo cn Puerto Rico, sin hacer lo mismo en Cuba, como si un hombre sc atara un brazo para remar. una dama se prendiera un sólo arctc al ata: viarse para; una fiesta. Si acaso ucra posible que esas nacionalidades latino americanas comprendieran cl self control y nel. self government. como pasa con nuestros vecinos scptcntrionales, ahi. cntonCes el panamericanismo seria una hermosa realidad, sin necesitarno sotros) de aprender mandar en español; pero. pucdcn saben ellos gobernarse? Digan Iaiti, dígalo México diganlo Colombia, Panamá, Nicaragua y, sobre todo, Cuba,. alcccionada dos vcces por nosotrospvigilada diplomáticamentc dcspués, y cuya desorg anización económica actual es tan desastrosa como en épocas pasadas: en manos de esos pueblos están sus prepios destinos, pero no dudo que sea otro sino el de nuestro protectorado. Más adelante ha lanzado conceptos más expresivos, si se quicrc. De no encontrarse el Gobierno americano cn visPeras de transición, ya por sustituirse la presente administración. por ser confirmada en cl poder, nadie desconoce que estas horas hubiésemos solucionado la complicación mexicanawx dedicado preferente atención á, los asuntos económicos de la gran Antiila y quien dice finanzas nacionales, dice todo el sistema gubernamental y nacional, lo mismo que un enfermo del corazón: no puede decirse que padece del mal local.
Por fortuna pronto alcanzarcmos posición estratégica. pues Alea jacta est. y uicn quiera que ocupe la Casa Blanc e los trcs candidatos, como cstán acordes en politica extranjera y, sobre todo, en la de expansión en América; puede cl país depender en el Congreso, que con manos libres sabrá. secundar al Jefe del Estado.
como cn 181. en ¡Sor yen 1898.
II. 0! OIOIIII¡OOI. esto no es palabrcría, es pura verdad demostrada por los hechos. s. En Nicaragua flamca ya el pabellón de las barras y de las estrellas; mañana ondeará en las Islas Galápagos, y más tarde cobijará al Archipiélago dc San Alídrés de Providencia. si Costa Rica uno han llegado las garras de esa águila. monstruo, al menos yasientc el pueblo ci Viento que produce la agitación de sus alas, cuya severidad sc muestran humillantes los. Go. biernos vencidos. Pobre America! e Ideas, apuntes y comentarios. Psicologia Pensar, para nosotras, es un martirio intolerable.
Sentir, en cambio, es nuestravoluptuosidad.
Para nuestro cerebro, las ideas son martillazos y las sensaciones caricias.
Hasta en las dolorosas sensaciones hallamos embriaguez. Se dice de nosotras qué se yo cuantos desPropósitosz que estamos locas, que estamos tontas, que somos esta la otra cosa. En fin, ni nosotras mismas sabemos lo que queremos. ¡t. Femenina. Bien sabe cada. una de nosotrasio que quiere. Lo que sutcde es que no entonatramos lo que buscamos, si lo encontramos, no nos lo dan.
Asi vmmos cn perpetua rebeldia.
No estaria malo que algunas mujeres amáramos un poco mas al baño y un poco menos al espejo.
Las mujeres, y es un daño serio, no estamos preparadas directamente para el dolor. Una contrariedad nos aturde, nos en. loquece, nos enferma, nos hace pcrvcrsas. Emilia Casíro Salas, Maldita sea esa nube de lás Los. Mondigos del. Vicio tración de tristeza más sinceI a. A Pat rato de Nioiizais ;É grimss que se interpone ante ios sjos para no ver el horizon te claro. cada paso un tropiezo, cada tropiezo un men.
digo.
Más valiera una venda perpétua en los ojos para no presenciar diario los contrastes de ia vida, las miserias de. la humanidad, la eterna condena que descuentan los degenera dos en la cárcel del mundo.
Un harapiento del montón que con su morral asqueroso va de puerta en puerta en solicitud de un sobre. de un mom drugo inaprovccbabie que para él será un manjar, ese es un desgraciado que conmueve pdr que la pobreza con su soplo fuerte lo arrastró hasta el abismo dc Ia miseria. Por este humedezcaraos el pañuelo con una lágrima de compasión.
Pero si por el que pide pan hay que derramar lágrimas, es preciso buscar una demosra para los mendigos del vicio.
para los atrofiados por el alcohoi, para esos pobres infelicea aque caienturientos y tembio roses, atisban con sigilo en las esquinas para implorar un iavor, una. piedad. como ncgaria! si sus ojos entreabiertos no pueden soste ner siquiera la inquietud de sus párpados y sus piernas vacilantes se esfuerzan en vano por sostenerse firmes. o Este documento es propiedad de la Biblioteca Nacional Miguel Obregón Lizano del Sistema Nacional de Bibliotecas del Ministerio de Cultura y Juventud, Costa Rica.
il ¡Alma! nc aquilo que nosdalta. Porque una Nnción no es una tienda, ni, un presupuesto una biblia.
No so dice: la comerciante Araujo. 1)ch capitalista. Seixas, dcibanquero. Burnay. Sc dice la patria de llercuiano, de Camilo de. Anthcro, dc Joao de Dcos¿ De la mera comunión de estómagos no resulta una patria. rcs uita una piara.
lo mismo qué ciudadanos.
El burgués estúpido, cónsiderando las calamidadcs que nos abruman, las tra. duce en letras. las convjerr te en dinero. Parccc quc se trate de una merceria en quiebra. Revuelvc vacia lante. impuestos, cambios, cotizaciones, aduanasg ci iras, dinero nada más; La ruina moral no llega al va lor de un maravediÏ, Debe y y Haber: este es el ProbiCr ma. Derecho, Justicia, Hon ra, Pundonor. Palabras. patria del Socios no es.
Guerra szqncrro Araujo, del que ¡tabla el nutor, l EL centenario (Trabajo escrito por. Zrli to? de esta hoja. los quince años de edad. es de nacionn idad portuguim. y fi, i u r Como pétalos de rosa e van cayendo. sus ilusiones: su vida es toda una historia dc amarguras, un cuento largo con sonido decadcnas. Sus ojos trasuntan la melancolía y. el sufrimiento; su misión es espe rar, llorará solas su desgracia; en su carahay huellas de vigiliasgy en la dis piicencia abrumada de su gesto sobresalen las inquic tudcs de su espíritu.
Él, que sólo tiene valor para Sufrir, pasa las noches mcdrosas narrándoic los altos murallones de su chda el proceso largo de su infortunio, acariciando con amor del alma el voluptuoso ideal de la revancha. Su sangre cruza desPacíosa, p0r las arterias infundíéndoic todo lo afable que ei desen gaño le arrebata: alegria. calor, entusiasmo, rayos tibios de sol de libertad que. no atraviesan las rcndijas dc las verjas.
Abismado por las reflexiones se iamiliariza al fin con el presidio. Su, Destil no es vivir triste y morir olvidado. Amaia tristeza como inseparable compañera y sus lágrimas de Ñdolor son gotas de lava. ljirviento que van cayendo en. el corazón: i Las horas soñ años, los dias son siglos; pero allá en cl confin de la caverna de la vida parpadea una luz verde: es la luz. de 713 esperanza. í