Archivo rebelde es
1912 09 17 2
1912 09 17 2 black white

, wa propia mano, tÏ tramente. Drostibulos Cae fulminado el sendal que cubre los misterios, nudida que transcurre l tiempo.
Sus vastos uigtrcs dejan entrever poco pued el drsa; rrniloincvncuso de los vicios.
cuyo auge Vd tomando mayo res proporciones. azotaario sin piedad ni compasión l hogar del paris.
Por unlado el alcohniismn, tronchando vidas y privando del pan al hogar; por otro lado la corrupción, arrebat ¡ido con golpe rudo, preciosas flo res que adornan tal paisaje: de te la Vida: ióvrnes bellas quien sacude el negro viejo y quienes mustian Su preclada existencia con esa carccma del Ideas. apuntes comentarios 90 no he pensado jamás, al pensar en el valor de la mujer, en las guerreras, en las políticas, en las avaras, en las intrigantes, que en todas epocas han brillado en el mundo. Tampoco he confundido nunca con el valor lzusangr e fría con que se ví: algunas mujeres engañar al padre, al hermano y al esposo: el verdadero y santo valor dela mujer está lejos de la mentira, ligereza: la mujer para ser vaicrosa ha de empezar por ser humilde, modesta, piadosa, amable, digna, prudente; buena hija, buena esposa y buena madre: porque el valor en ella es el resultado y el fruto de AURORA. SOCIALdel fraude, de la ambición y hasta de la.
61 valor en lo ¡sima. nidas con el ejemplo: lo necesita para trabajar en las más prosaicas tareas dela casa a finde que no falte :1 su familia la de cencia. lujo de las fortunas modestas, la limpieza. lujo de la desgracia.
Lo necesita para educar sus hijos, para consolar a su marido si sufre, para alegrar sus ancianos padres; este es el valor, esta es la hermosa ciencia de la mujer, y no la que puede hallar en las aulas el que puede desplegar en los combates, Mujeres valerosas más que nada necesita la sociedad, mujeres valerosas que se priven animosamente de las galas que pueden arruinar a su marido; que se humillen Pte obliga todo: aún prossacriñcio indigno que mancida la gallardia de su honor, u aras del deleite. a miseria, desgraciadamenternar ante el dincto.
Asi vemos perderse almas jóvenes en el negro vicio; mu jeres que deliran por el lujo envidioso que hiere y que duros trabajos no consiguen, y asi con el sacrificio de su preciado tesoro. que sólo pagan los perversos con falacrzs artimañas.
Pero lo peor de estas obvias realidades son los mercados rar. rrar rs, donde se tolera el vicio Corruptor y donde por un bajo precio consigue el libertino su presa.
COntlnuamente y con intenso pesar y desagrado, vemos aumentar en este pais digno de mtjor ambienterla atmósfera viciada de la corrupción que tanto Sunrojo causa y que. si se atiende víctimas inocentes, violadas por criminales retirar, en su mayor parte de levita» tantas lágrimas cuesta y merced de la marcada tolerancia de nuestras autoridades.
Ya son bastantes los pros!! órrlor que existen, donde se hace el comercio vil y asque rosa de pobres y míSeras mu jeres, cuya endeble y haraposa presencia causa lástima y conmiseración.
Hagamos algo por la mujer.
Ya es tiempo de dejar esa somnolencia: No hace mucho tiempo que la Prensa. tñaladora del cenegal social. comentó con indignación un rapto que crimi nalmcnte se ll evó cabo por un afro prrrarrajc, sin consccuencias letales para la victima debido efectos del narcótico que se le suministró, para ocul tar ante sus ojos y sus sensa ciones, toda la maldad de ese personaje. de ese negro y vi llano buitre, Ahora todo quedó en allen: cio, bajo las sornbras del misterio. como. se trataba de una victima ppbre y de un encopetado burgués y sátiro pudiente. alli, bajo el turbión de nuestra justicia, que todo arrastra hacia el olvido, menos lo que tiene la propiedad de brillar en las alturas, dnerrne el Sueño del olvido.
Nosotros. aunque pobres. de.
hemos hacer justin. por nuesl cro desdichadamcnte siempre son victimas aquellas sin amparo y sin hermano que vengue su desdicha.
Sátirns pobres, los que sl u bliga la Justicia. cubrir el ho chjado; los que quizá con i 7; todas las demás virtudes que la enaltecenf Nunca he sido partidaria de la emancipación de la mujer, pues en vez de ser un bien, como muchas creen, nos a carrearía grandes disgustos. Para que quiere la mujer vivir por sí sola? Tal como vive hoy tiene ancha esa fera donde moversey donde lucir santas y adorables virtudes, y lejos de separarla del hombre, convendría educarla para que viviese su lado y para que fuera lo que debe ser.
No lia menester valor para seguir una carrera de áridos y monótonos estudios: no lo necesita para manejar por si sola sus negocios, para luchar con dificultades, para vencerlas, para defender un pleito, para matar quien la calnmn ia la ofende: necesita valor para sufrir como cristiana, para soportar las amarguras de la vida y para apartar de su camino las espinas, dejando solo las flores: necesita el valor para conserVar en su hogar el calor, y para que brille en él la luz suave y vivificante de las creencias de la moral mante. su mano levantan más tarde ti la mujer caída. esos Ocupan las celdas del presidio.
Pero esos buitres que sedu cen con engaños y dolencias criminales, con dinero y bajo el senda de poderosos. pululan por las calles y ofende con su presencia la dignidad dela mujer del pueblo.
dí. Pal ns Cor la rn rnm J La situación en Nicaragua. Aquellos polvos traen estos lodos Eran las de la mañana cuando rnís. ojos devoraban una hoja suelta que en mi poder se encontraba, titulada La América y cl Imperia lisrno Yankee. Llegué por fin, tras lapso corto al término dc sus palabras, y pude apreciar una vez más la situación de nuestra vecina Ni. caragua. sin embargo. una soarisa irónica vino herir mi espiritu patriótico, que insinuado por hechos legendarios asaltaron mi mente y en ella reapareció la figura. de un filibustcro audaz William Wállcer.
Han pasado tantos años, medio siglo, digamoslo. y aquella jornada tan. heroica fué cooperada por los cinco Estados de la América Cm.
tral, volviendo rcstablcccrse la tra nquilidad centro. americana y manteniendo ¡lesa su soberanía.
Pero los tiempos han cambiado, y los Gobiernos de hoy no se parc.
cen los de ayer; que puedan sus.
tentar cl mantenimiento práctico de ese ideal grandioso llamado Sobcrania nacional, mancillada no só lo por la intervención americana, sino por ellos mismos, la cual lu méstica. ncs, qne cambio de creerse benéficas, han ido raccíonando tanto nuestro suelo, como autorizándolas para mezclarse cn nuestra vida nacional. de ahi deper de la humillación dcmigrante por la cual atravieza Nicaragua. debiéndoscla no solamente los americanos del Norte, sino sus malos hijos que la malqu:crcn. csa mancha histórica recacrá sobre dos ambiciosos: Diaz y Mena.
El pueblo norteamericano no será cl único responsable.
La presencia enla tierra dc los Ldgos de las trapos americanas sc dcoc, ya no tanto la. intervención americana, como ! as rflCCSlORES que las han dado ocasión por sus intereses ocupar un pueblo, cn estado de revuelta, incapaz por sus gobernantes de velar por ellos.
Ytai acto ha servido para crear una atmó fcra adversa. los verdaderos principios de la intervención americana.
La cual ha sido. cxplotada como elemento propicio para lanzar Ia revuelta miles de almas, siendo entonces aquellos que se sirven dc esta, Ios verdaderos rcsponsabcs dc su fatal desenlaCe y por eso al influjo de su prcScncia ¡a rcooírrrr dn Se Ira raórrrlrrr day dara rr ¡nio arrtriturado.
Parece increible que por sed dc mando riéganse infinidad de sercs sobre el campo dc batalla, actos quela historia no podrá borrar y que deben ser bochornosos para Cualquiera de las entidades quese disputan e! mando, al creerse representa ntcs de un pueblo que han teñido con la sangre de sus cornpatriotas.
Qué indigna será llamarse su represcntante! cn tal actitud la Corte de Justicia Centro americana concibió la ¡dca de hacer fructiñcar la paz cnsido destrozado por: las concesio. tre los bandos militantes, pero sus los incesantes, aunque al parecer útiles, cuidados del ama de casa, que se dobleguen coser, zurcir, a aplanchar, i enseñar la cocinera condinfentar un plato, y limpiar la casa pai a ahorrar, si es posible, una criada. Para defender las grandes cuestiones sociales, para verter sangre en la guerra, para las cátedras y para otros elevados destinos están los hombres: si algún día llega en que la mujer sepa desempeñar todas esas cosas y necesaria al hombre, en ese día habrán recibido una herida de muerto el hogar y la familia; porque el prestigio de la mujer debe cifrarsc en valer para cosas insigni ficantes en apariencia, pero que son el eje en que descansa el edificio dela dicha do De distintas maneras se ha demostrado el valor de la mujer. La historia nos pre scnta ejemplos admirablesde heroicidád.
Dígalo sino Mme. Lafayette, que ocupó en la prisión el lugar de su marido.
nO sea 0 Emifz cr (151m Salas Cornrm rtnu gestiones aunque poco conocidas, no dieron rcSultado: la. ambición se interponía entre sus nobles ideales, y he ahi dc nuevo la carnicería inhumana. Qué actitud tomará el resto de la América. Puede decirse que miraré indifeq rcnte al pueblo que hace más de 50 años defendió con su sangre, y claro es no es heroico empuñar nuestras armas en pro dcintcrc»
ses mezquinos por la sed de mando de aquellos caudillos, la que ha dado por resultado la intervención americana. y buscar nosotros nuevos conflictos sería arrebatar nuestra tranquilidad casi octaviana, cuando ya estamos si no del todo Casi sacrificados.
Recorrcd con la vista. un moment to la América y la veréis que bajo cl influjo del a krr, ya casi no es nuestra, purs las concesiones dc nuestros gobiernos la han deshecho en girones tan humillante como la intervención americana.
Mientras tanto no hagamos responsables los americanos del Norte, sin anatcrnizar las debilidades que han cometido los gobiernos centroamericanos inconscientes, pre parando la vil zancadilla que hoy vernos principio dar sus maldecidos resultados. ÁnlóalÁma dor Cortarrrï rnu Se cumplió el término de su existencia. Su vida no fué larga como otras, pero aprovechable: un obrero honrado deja tras sl un buen nombro. La probidad es una virtud que enaltece. y Cliente fué uno de esos. Deja para los obreros una grata memoria y para sus hijOS un orgullo de honradez justificado. Este documento es propiedad de Ia Biblioteca Nacional Miguel Obregón Lizano del Sistema Nacional de Bibliotecas del Ministerio de Cultura y Juventud, Costa Rica.
Colaboradores Saplicamos nue tros apre.
Clahll colaboradores sean más Incñnicns en sus es ritos pues teniendo que darle cabida infinidad de trabajos, no nos ita sido posible hacerlo por lo extenso de sus producciones.
Por lo demás estamos ag.
decides y satisfechos.
Todo por deber o. Í y justicia Como dijo un. pensador: la, clase obrera siempre es el blanco de los preteznicsos, queja¡nás duelen de nuestras neCESid ados. Raro es recibir un favor de los que se Consideran. bios, honrados, caballeros y cultos, coatrariándolo el tiempo parque la vida del artesano es verdad que es difícil como lastimosa, pero digna y llena de privilegios bien merecidos por su sacrificio en el trabajo por la existencia. Me he to. mado el interés de escribir estas lineas para combatir con runqneza desde esta. tribuna el orgullo y la sobsrbia de cierta camarilia qu: derprecia y vilipendia al Iabriego humilde, digno de estimación, porque nunca tiene un momento de reposo y de quietud.
Si un obrero se le ve vestirse medianamente bien, suscítanse suposiciones infantes y censuras amparadas la calumnia porque el trabajador para ellos no es honrado. ni está Ilamado eíodearse con la aristocracia.
Nosotros no avanzamos nada en materia de civilización porque mientras exista la pre.
soportar las generacionss el baldón de lOs cerebros eul atuad os.
La piedra que lanzamos no es general, porque hay talentos bien equilibrados, llenos de modestia y humildad, que honran las páginas de la histrria, pero vernos ciertos ¿err flrnïor de poco vuelo que sueñan en los laureles de la eminencia, y entonces el orgullo altanero se apodera de ellos para darseel raro de mirar los obreros con desdén, cuya indiferencia y desprecio es la demostración de la ignoranbia. 13:55am. Gnt r rnz 1ra Corn r rr rrnrr Heredia Setbre. de rota. Él colmo de la. democracia La señorita Hansen, que está de cocinera de la familia de un empleado subalterno del Gobierno de Bel iio, va aprendiendo cl idioma alemán y gana cl modesto salario dc cinco francas por scumna.
Es hija del popular ¿androitc Hansen, ministro dcngricuttura de su pair. ha.
El deseo del padre y de la. señorita hija.
era aprender cl manejo de los asuntos damésticns, empeorado por cl último peldaño.
Al lado de cada derecho de que se puede disfrutar, hay siempre n deber que cumplir.
Curro monoo AGRADECIMIENTO Pública manifestación. dc gratitu day al especialista en enfermedades dc los niños, el inteligente y práctico doctor don Polrcarpo TICJOS. por la mejoría. que ho tiene mi hijo Héctor. Bastante compi cado estuvo, pero gracias a la Nztnratrm y dnn Polo, ya está restablecido. ltclí.
serio Gutierrez Charca Heredia, d.
setiembre de 19:2.
como la ardua tarea de luchar.
tensión y el orgullo tienen que