Archivo rebelde es
1919 09 11 06 original
1919 09 11 06 processed

22 o Repertorio Ámeficzzno no os encolericéis; soportadla y haced el aprendizajeindispensable. Armados con esa diminuta y sutil arma, pasa l.
Salutacion a los pci eg1 11103. y réis mañana por el mundo con serenidad, orgullo y firmeza. Nada os arreï drará, La fortuna misma, con ser tan vana y audaz, se doblegará como un perro ante la sonrisa de vuestros labios.
La ciudad encíerrawnuchas cosas, como en las horas de apogeo para el sol de los felices. esas sonrisa, peregrinos, que Ilevaréis en vuestras almas sencillas como el perfume de la EN nombre de la ciudad noble, ca tólicaiy triste, os saludo, pere grinos ingenuos y lindas peregrinas, que acosados por una fe viva y ardiente, xrenis hasta las puertas de la Basílica Primada para presenciar la coronación de nuestra señora y el desfile de los Arzobispos y de los Obispos, Príncipes recamados y augustos, que pasean por sobre los fieles una mirada enigrnática. en la que brillan al mismo ciudad, perfume que os hará evocar dulcemente su recuerdo a través de toda 15 vida, representará una adquisición tan valiosa, tan ríca, como ninguno de los dones que antes hayáis recibido. Si los curiosos y los ímpertinentes os hieren ahora con el alfiler, que vosotros, peregrinos, afortunadamente a veces y por desgracia en otros casos, ignoráis por completo. Ojalá que logren cautivar vuestra, despierta. atención, mover vuestra ternura, en cender en vuestros corazones la piro.
tecnia de laalegría, o inspiraros el tiempo la. indiferencia y la püedad. tenuamente envenenado de la sonrisa, Vosotros, peregrinos, lo sois verda. derameute, enla vieja significación de esa palabra romántica. Representáis acaso la última llamarada deun ideal; venis impulsados por un sagrado instinto de andanzas, como hidalgos quijotescos aventados a los senderos por. el íntimo anhelo de perseguir qluimeras y destrozar las cosas perdurables. Vosot ros, peregrinos, no conocéis en la escala del sentimientmsino el alarido estridente del dolor y la carcajada sonora del placer. Laciudad os enseñará a sonreir con suavidad, de modo apenas perceptible, así cuando la tristeza llena de sombras el espiritu, IMARTÍY Simon DR. GONZALO Anosrudur. santo desedde los grandes sacrificios, de las abnegaciones salvadoras.
En vastos y severos salones pareamente decorados, en, líneas desoladamente simétricas formadas por camitas blancas y pulcras, los niños pobres sennueren de hambre y de euierme dades. Ellos no podrán salir a cantar en plazas y calles con voces argentinas las alabanzas de la Virgen, porque el dolor los clava en sus lechos, porque las culpas de sus padres marchitaron. y mutilaron susmiembros, y porque no tendrían ropas para cubrirse. Las. fuentes de caridad que los alimentaban se han secado; quizá las almas buenas.
que socorrían a los niños enfermos han ÚNAMDNO El maru cs de ¡E1150 (le 1919 se rc:cibió erfüagolá, con grandes Solanum dazies, e: cuadro de la Virgen del Bo saria que se reitera cnÏ ziqzzinquirá. Es la quinta vez que el famoso cuadro sale de su san noria, desde. día. que Sc realizó el prodigio de la reno: vació. de la uzílcrgrosa imagen. Hrscmz. e AÏaz ídad de 1586. Con motivo de la peregrzinación, el agudo Antmnda Solana escribió la crónica quejgcráu con gado asi lo, esperamos uazeï fás Íc. í0r I o I ÏVIUY señor mio: Gracias por el ejemplar que en memoria de Gonzalo de e.
Quesada me envió del volumen xv de las «Obras de Blartil. Lo junto a los otros volúmenes que tengo, que son el III, Iv (estos dos duplicados. vr, vu y xt. Me complace verque han reproducirlo lo que escribí sobre los ¡Versos Libres. le Iviartí. De este ftltimo. volumen, el XI, llevo leido más de la mitad, lápiz en mano, y tomando numerosas notas. El estilo epistolar de ÍKIarti más de poeta que de orador me interesa enormemente y me propongo escribir sobre él un ensayo que publicará serán dos articulos acaso en La Afición, de Buenos Aires. Con 1o que consta en la carta CXXIV, a Manuel llïercmio, página 28 y siguientes, hay para otro ensayo. lo que Martí entendía por hacer ¡obra universal. Habia nxucho de llíazzini en ese hombre singular. Me interesan detalles sobre la, muerte de Itriarti y si éste iba o uo, como por aquí se dijo, a parlanxentarvcon Martinez Campos. Son curiosas las cartas de Martí, escritas en cifra algunas veces, como telegrfificas, uo rara vez de expresiones torturndas y oscuras de puro elípticas, pero llenas de felicisimas fmsesípoéticas no retóriczis y hasta de versos.
Parece que era un gran orador, pero su estilo epistolar es bmás (le poeta.
Acabo dc leer una correspondencia de Castelar mero orador y 68. 11111)
otra cosa. Sarmiento, por ejemplo, el argentino, era más orador que poeta y no sé de él que hiciera imrsos nunca. Me interesa, en fin, y mucho Martí, y pienso dedicarle, como a escritor y sentidor sentidor tanto o más que pensador algunos comentarios que daré a la lnz, como le digo, en La Mzrión argentina. al llamarle poeta, quiero decir que era un gran hombre de acción, no un puro escritor, un ¡hombre de verdad y sencillez y no aun llena páginas ambicioso y sin acción: para emplear suspalnbras. Aquella frase lema de «con la realidad y por el carifion (página 279) es admirable. Todo poeta de verdad vive en la realidad y de realidades. 411mm quiero que dé usted de mi parte, testimonio a doña Angélica Miranda, 1a viuda de Quesada, de mi pena por la muerte de este hombre noble. sencillo y fuerte, a quien siento no haber podido tratar más y más de cerca. No olvido su. visita a esta Salamanca. queda suyo afmo. Ilircursr. DE Unamuno Salamanca. vu. 19.
lll Iinln Ilabana. El señor Arósteaui ha proscuuido la bcnemérita labor doi señor Quesada: recorrer los escritos de hvlartí. Este documento es propiedad de la Biblioteca electronica Scriptorium de Ia Universidad Nacional, Costa Rica