Archivo rebelde a77147acab591156d77483d401256a43f39bc4562524f7686386d66724792d1e

El Artesano (San José: Salomón V. Escalante, Alejo Marín J., Menardo Reyes., Agosto 1889), pág. 2.

1889 08 31 1
1889 08 31 1 black white

2 EL ARTESASO. WWIIWRWM. utras lagrimas. Fué amigo grande, amigo i11genuo de este pais, tierra de donde procedió su estirpe por el lado paterno, y que le fue conocida desde los verdes años de su rída. No pocas de sus simpatías más fervientes se dirigían e menudo con rumbo nuesv tra patria, que tuvo siempre en su ánimo todos los tintes de un amor sincero.
Pero Nicaragua tuvo la fortuna de ser la tierra donde nacio. Los jugos ricos que ofrece al espiritu y la materia la naturaleza cepléndida de ese hermoso país, concurrieron a darle ser y esa fortaleza viril que lo distinguió.
Nicaragüense por nacimiento y educación, y adun mismo tiempo costarricense por el recuerdo de su estirpe paterna, el señor Carazo pudo con ventaja, a su paso por las altas regiones del mando, ser lo que mucho convendría que fuese cada hombre público de Nicaragua y Costa Rica: medio eficaz de intimo enlace moral de las dos naciones; Muchas y gratisimas son las memorias que ese hombre vi1 tuoso nos ha ¡dejado de su cariño para Costa Rica. Noble y generoso, no puso reparo en sacrificar buena parte de su hacienda en bien del ejér :ito de esta República, empeñado alla en los años luctuosos de 56 y 5? en la gran: tragediacentroamericana, la más sangrienta y memorable que recuerdan nuestros anales.
Tenemos todavia testigos oculares de su desprendimiento, del afan eaballeresco con que solicitó lugar en nuestras filas guerreras, y de aquel amor con que solia atender. a las necesidades de nuestros compatriotas no menos desgraciados que ralerosísimos; Deepue s, distintas fueron las ocasiones en que hijos de Costa Rica vieron ¡confirmarse su favor la franqueza de aquel corazón bondadoso y lo abierto de aquella mano siempre dispuesta al bien. Como efe de Nicaragua, ya lo hemos dicho, demostró que uno de sus mayores anhelos era ver a los dos pueblos unidos firmemente en la amistad y el interés politico y social. Un solo diseño de porvenir venturoso para entra mbas Repúblicas lletraba dibujado con el aragón de sus aspiraciones patrioticasen el fondo tersc de su grande alma. Sin faltar nunca a los estrictos deberes que le imponía el civismo nicaragüense, desde que la fama de sus sirtudes lo elevó al Poder, hiz o todo lo humano y decorosamente posible por apagar ios celos opuestos a la conciliación definitiva de las tendencias de los dos paises y la po litica de sus respectivos Gobiernos.
Grandes jr dirersas han sido, pues, ias razones que nuestro Gabinete ha tenido encuenta para decidirse a honrar. interpretando los sentimientos nacionales. la me moria venerable del señor Carazo, en los términos del decreto ejecutivo de del corriente, que hoy reproducimos; Habiendo sido dispuestas para el 26 las solemnes exequias, éstas se rerificaron antes de ayer con pompa que no ha sido corriente entre nosotros. Fué ese acto piadoso digno verdaderamente de hombre ez celso a quien ¡iba ¿dedicado Las anchas naves de la Santa Iglesia atedral estuvieron durante las aagradasrceremonias ocupadas por multitud de george; entre las cuales se distinguian inuH ches caballeros jr no pocas señoiras de lo Cuerpo Consular, y casi todos los emplea dos oficiales concurrieron al acto fúnebre.
La magnifica ornamentación realzaba en mucho la majestad natural de templo.
Largas y anchas cintas negras enrolrían las altas columnas, y sobre los relos luctuosos lucian con tristeza las coronas de verde ciprés adornadas de flores blancas.
Las naves se unlan en el solemne duelo por medio de un cortinaje flotante que de columna a columna formaba numerosas ondas.
Pero en medio de toda la belleza triste del enlutado recinto, se levantaba airoso y deslumbrante, al mismo tiempo que conmovedor, el magnifico catafalco, obra afortunada de aquel arte que busca inspiración en el sentimiento siempre fecundo de la misteé riosa religión cristiana. En medio del. catafalco y adornado por las banderas enlazadas de Nicaragua y Costa Rica, se destacaba. el retrato del insigne varón, encima del mismo el Escudo de Armas nicaragüense y en torno al rico monumento lucían varios circulos de coronas preciosamente tejidas y ornamentadas de fiores misticas. Cada una de esas coronas lle1taba el nombre delos altos empleados públicos que las habian ofrecido.
Los canticos sagrados y los sollozos ritmicos de la grande orquesta completaban la poética pompa de las fúnebres eséquias.
Ofició el señor Obispo de la Diócesis, Dector don Bernardo Augusto Thiel, acompañado del Venerable Cabildo Eclesiástico.
El estallido del cañón intervalos cortos no dejó de recordar al grande hombre desde las primeras horas (le la mañana, y durante el dia estuvieron izadas a media asa ta la bandera nacional en todos los edificios públicos, y las de los Consulados en las casas respectivas.
Poco antes de comenzar las religiosas Ceremonias, pronunció en el atrio del templo, por encargo del Gobierno, una sentido oración fúnebre el Secretario de Estado en los despachos de Hacienda, Comercio Instruccion Pública, señor Licenciado don Mauro Fernandez; y cuando los oficios divinos hubieron terminado, subio al palpito y dijo un ¡elocuente discurso sagrado el Presbitero Doctor Carlos Francisco Grey.
Ambas oraciones ra. insertas a nuación.
El señor General don Evaristo Carazo ha muerto, pero si es verdad que los recuerdos constituyen la vida, a es uno de los venturosos que tienen asegurada su inmortalidad.
De La Gaceta. Diario Oficial.
Gimnastiea pedagógica. O RJ JOSÉ nostre. Honas con nessa Denisse ss a Los EJERCICIOS enmasrrcos.
Es también importante que cada alumno se provea de un vestido mspecial, para que en los ejer a eieios que debanïjecutar, cuiden que el pecho este bien ho o. especialmenteel;pecho y el cuello y que 31:63 esfifalte un cinturon ínextenSible de cinco a. seis ceñiametros de anche gue usarán apretado.
pensable para el desarrollo del cuerpo y como medio preventivo para la salud.
contiortaucia, en otras naciones del mundo civilizado iabia sido reconocida y se consideraba como indisEn Costa Rica hara rónimamcnto cuatro años que se empeze a implantar j, a exigir como necesaria. Hoy ra abriendo la brecha por donde debe principiar su importancia, para llegar al rango que las naciones verdaderamente cimhzadas le tienen designado. Hoy ya figura en el programa oficial, yaunque no como debiera enseñarse, se enseña en los prinei ales centros de educacion y en las aldeas, tenien o seguramente en cuenta que en los principales colegios de Europa, se le considera como factor indispensable ara el desarrollo del niño. La administración de señor Soto, iniciadora de la revolución educacionista, Sl se me permite la expresion, ha sido la que considero la gimnástica como un medio necesario para que la generacion actual lleve desde que se levanta, inerza, robustez, destreza, y en fin, con ella (la gun. se formaran buenos soldados que llevaran en germen el sentimiento patriótico y militar. El Goblerno del señor Soto parece haberse fijado muy de cerca en aquel gran pensamiento de un autor que dice. no hay nada mas hermoso que formar la moral del niño, ni nada más absurdo y mas ridiculo que por dotarle de las facultades de sentir, se le priva de las de obrar. si a mas de esto se comprendieran las ventajas que la gimnastica produciría al país, conveniente seria que se introdujera en nuesr tra sociedad hasta llegarla a convertir en costumbre.
Si nos fijaramos en el cúmulo de enfermedades de que adolecen los ninos y demas personas, contando entre ellas la Arrasate, le nci riosidaciï con que los niños tienen que luchar, debido a la falta de ejercicio, y los adultos debido a la demasiada ocupación de la inteligencia, llegaríamos a comprender bien pronto cuan interesantes son estos ejercicios que ponen en movimiento partes del cuerpo que sólo por medio de ellos llegan a ponerse en movimiento.
Las mujeres especialmente, dada la sida sedentaria que llevan debido que ens ocupaciones lo permiten, debian dedicarse con especialidad al la gimnastica domestica como se acostumbra en Europa.
Las enfermedades citadas anteriormente predominan con especialidad en las clases acomodadas, pues estas tienen mayores pretenciones por la educacion intelectual, y descuidan por completo laico dral, causa de ¡sufrimientos fisicos SÏÉ LÉHBH»
to. a gimnastica facilita a más de todo, el esta: dio, pues el cuerpo fatigado es incapaz de sufrlr las tareas intelectuales que proporciona la instruccion. Contiuunre.
Puntarenas, agosto 72 4: de 1889.
Senor Redactor de El fiesano Dan ¿lltjü lla iii San Jose.
Biagnificas han sido, amigo Marin, las manifestaciones hechas en este puerto aror de las candidaturas Esquivel y Rodriguez.
Los Esquireiistas pasear on por las calles de Puntarenas con trasparentes, faroles y banderas y ritoreando a su candidato.
Los Rodriguistas se contentaron con reunirse en la esquina del Mercado, en mimero, considerable, y allí vitorearon infinidad de veces al Licenciado don José oaqui Rodriguez.
Alguien. dijo que todo Puntarenas ers Esquivelista; pero esto es falso, amigo; des hemos poner las cosas en su lugar: aqui como en esa y las demas provincias, ha), de mas noi able de la SGP 186mb pero exceso, no chidando. el ofesor de gim La bandera nacional a medía asta. en. 338m que, antes de empezar las es ha de pasar tre la guardia correspon iente jr seguida den giggtjáïiïgïï32333413111336 gggemïeiemstsafi e. LF I a. dos bandas de música, gmc desde el Pala. J p se. u. 1. 1: 1c1o de la Ïiíes1denc11a, l? IÏI CÉÜESÏÉH 0113519153 lugar donde se hallaban reumdos los Rodrique iresi a a por e. e e e a e ú rea. si a.
Geddral don Bernardo Soto se encdniinaiidi dilenü as que la ¿abad É. 9311003173 Rica: P54 ¿liliabïalgmiail (itinletm ¡la lmpáudïtelïl? df ¡ramos ypagha Tarüfi¿ïreis 10 mpezabal Practicaï, LI ¿mueri be HIELO Ü ÜÍ al templo. Los tres Poderes PublICÜS. eg. 1Éfiicamente sin conocïmbre É, cierto punto ¿a 1m, diablos; hubieron garrotazos, trompadas, bo.
todo, Rodriguistas y Esquivelistas.
El domingo 18 del corriente, al pasa lamanii estación de los Esquivelistas por e.
DrILman ns: La Gninasrrca.
Este documento es propiedad de la Biblioteca Nacional Miguel Obregon Lizano del Sistema Nacional de Bibliotecas del Ministerio cie Cultura yduventud. Costa Rica.