Archivo rebelde a77147acab591156d77483d401256a43f39bc4562524f7686386d66724792d1e

El Artesano (San José: Salomón V. Escalante, Alejo Marín J., Menardo Reyes., Junio 1889), pág. 2.

1889 06 27 1
1889 06 27 1 black white

l ¡EL anrnsano.
e Los extranjeros gozarán en el territorio do la ación de todos los derechos CIVILES del ciudadano: pueden ejercer su industria y comercio, poseer bienes raíces, comprarlos y enajenarlos, navegar los ríos y costas, ejercer libremente Su culto, tester casarse conforme las leyes. No estan obligados a admitir la ciudadanía ni ii pagar contribuciones ferrosos y extraordinarias. Ya ve cl señor Ferraz que la Constitución no otorga a los extranjeros los mismos derechos POLITICOS que. a los naturales y naturalizmlos, y que ha incurrido cn error Za menmñic al confundir los con los derechosCIVILES. ucde ver que e. que no cs costarricense por natautilizacion, no paga ni esta obligado a pagar contribuciones. forzosas cxtraoi diiuirias, ni contribución de sangre, ni a prestar servicios la Noelón cuando cl deber lo exija; y que. por CÚÍJSIguientc no puede ni debe en manera alguna tomar cartas en nuestros asuntos politicos que nosotros, y nada más que a nosotros los costarricenses, nos interesan.
X0 queremos excluir los extranjeros que pisan nuestro suelo de que produzcan todo lo bueno que quieran producir con su inteligencia y su trabajo, pero tenemos que ser egoístas con ellos respecto del punto en cuestión; es decir, creemos que ningún extraño tiene derecho de entrar a nuestra casa indicarnos la manera de gobernarla ni imponcrnos sus instrucciones para que obremos conforme. ellas. Asi como un padre de familia no está ni puede estar obliga do. vestir dar de comer a otros que. sus hijos y dependientes, tampoco los extraños su casa estan obligados scrvrrlc ni mn, clio menos a gozar, como sus hijos, de sus bienes y mercedes. Itoconocemos que cl señor Ferraz es acreedor la gratitud y al cariño de los costarricenses por los servicios que ha prestado iii la Nacion y a la juventud, servicios que. según el mismo afirma, le lian sido retribui dos; pero reconocemos también que en tratándose delos asuntos políticos que nos ata ÏÍCII, porque nos interesan de cerca, no debe tomar participación, por más que lo quiera y por mas que se empeño en demostrar lo contrario; porque el pucdedargarse de aquí cuando mejor le plazca, importandolo un ar. dito cl como nos manejamos y entendemos.
No somos egoístas ni mezquinos, pero ya. que el señor Ferraz ha tocado la cuestión cn tiempo de discutirse, nos 11a parecido opor tnno contribuir por nuestra. parte establecer la diferencia que hay entre derechos civiles y derechos políticos de que pueden gozarlosertraajeros y los costarricenses.
El Redactor.
Lis iiiiii lili liiiiii. cr Camilo Hammario Nada es) mas bello qiie la elevación de su alma hacia cl Dios eterno y desconocido que domina la inmensidad de los mundos. Feliz, csclama él, feliz aquel que estudia «los. cielos; qne aprende ¡l mirar en poco lo. que para el mundo tiene tanto valor; las. obras de Dios son ¡para el superiores e to:do, y su estudio le proporcionará el gozo «más puro. Ocho meses lui que lio visto el áprimcr rayo de luz: hace tres que lio visto ¡apuntar el «día, y apenas pocos dias, en fin. que ho visto el sol, la mas admirable constcmplación. Mc entrego a mi entusias«mo. Cielos, cantad sus alabanzasl Sol, duna, planetas, glorilicadle en vuestro inc«fable lenguajcl Armonica cclestialcs, ala«badie tambien! Lo que nosotros ignoracmos esta encerrado en el mejor que en nuesatra. vana ciencia! a os hago observar que al astrónomo. no le. falta ningún conocimiento, pues tambien cxclamaba: gloria mi viejo muestro Meestiinl al terminar esta bella y provechosa vida, encuentro en ella algo más grande que sn genio: su virtud. Cuando, dueño de.
los descubrimientos celestes, se veia forzado descender de las alturas de su pensamien. to las vulgares exigencias dc la rida ¡ua terial, jamás echó en cara alos hombres su desconocido talento, sino que, por el contrario, aceptó sin murmurar los rudos trabajos que lc proporcionaban el sustento de su faInilia.
La. modestia es la compañera obligada del verdadero merito. Los que algo saben, ven con un sentimiento de humildad cuantas cosas les quedan por aprender, y sus graves preocupaciones no les permiten pensar en atraer la atención por un falso brillo extrorior. Newton, el más ilustre entre los mortales, cs la prueba mas clara y al mismo tiempo más saludable de esta verdad.
Él descubrió el cálculo diferencial, las leyes de la. luz y las de Ia graritación universal; sin duda alguna, los tres descubri mientos cientificos más importantes; y sin embargo, tanto le repugnaba el ruido de la fama, que no los publicó, sino queen cierta manera se le arrancaron i pedazos, de tal suerte que cs imposible saber la epoca do cada uno de estos portcnlosos descubrimientos.
Un dia meditando en su jardín, vió caer una manzana, cuando la luna ya alta en el horizonte, según se dice, brillaba cn el claro ciclo. Newton gencralizó cl hecho banal de la caida de un fruto, preguntándose porque la luna no caía también. Asimiló la pesantez que atrae hacia el centrodo la tierra una manzana a la que debe atrae. la luna, pensó que la luna estaba cu la misma condición de una bala de cañón lanzada horizontalmente 96, 000 leguas (le altura, y que la fuerza centrífuga impedía sn caida. Era en 1665; hace doscientos años que tuvo lugar este liecho bajo un manzano qucaún se muestra en Woolstron. ersiguiendo la solución do este problema se entregó ardnos estudios que sólolos matemáticos pueden apreciar, y sólo fué en 1685, veinte años despues, que escribió su libro inmortal de Los PrincipiosConsag ado (i. estos trascendentales estudios él alcanzó una especie de. rias is luminoso que sólo pueden producir las últimas y frecuentes confidencias del genio con la naw turaleza: para el desaparecieron las cosas de la tierra y las divisiones del tiempo.
En prueba de ello rcferirú una pequeña anécdota que no estara fuera dellugar en esta conferencia, Entre los lieelios curiosos de esta vida abstraeta de Newton, se refiere que un día se le sorprendió ocupado cn coscr un huevo, pero teniendo el huevo en la mano, y habiendo puesto el reloj en el agua caliente. Otro día, un amigo rino a almor ar con el, pero cansado de cspcrarle, almorzó solo. Newtgn había olvidado aln iuerzo y conridado, y cuando vino a almorzar, viendo consumida la mejor parte de una gallina. volvió su estudio con la convicción de que. se la babíagcomido. oiiiiiziiarri. pública, Bussoe Ames. Nos dicen de esta villa de Rivas, Nicaragua, quouna comisión del Gobierno, nombrada poi el Presidente (la; razo, no ha podido hallar cl criiiblíyo de don Ascensión Esquivel. El Gobernador del Guanacaste, por telegrama del 26, nos oseagura igual cosa; paroles sastrcs de esta capital juran que don Ascensión lo tiene consigo, y que no lo lia dejado en la tierra del ria ie, aunque don Florencio afirma lo contrario. i.
Cessnavanoa hasta en los huesos.
De (Los Debates: del Salvador, reproducimos cl siguiente suelto, que recomendamos a nuestros lectores: Costa Rica. Al Congreso actualmente.
reunido lo toca hacer la convocatoria :i elecciones para Presidente de la República. El doctor don Bernardo Soto hizo formal protesta en su Mensaje de que es fervoroso partidario de la alternabilidad y que sabra cumplir la ley dando libertad amplia los partidos en los comicios; y esto ha bastado para.
que las contrarias agrupaciones comiencen o agitarsc y para que la prensa postula a sus candidatos, haciendo con calor la propaganda.
Los liberales han adoptado al doctor don Ascensión Esquivel, designado en actual ejercicio del odcr Ejecutivo; los conservadores tienen como suyo al señor doctor don osé Rodriguez, Presidente de la Corte Silk prema de usticia.
Rodríguez lia publicado una CGI ÍÍI tIl la Fque rectifica el error en que sc ha incurrido al asegurar que el se inclina a la escuela tradicional. Esto lia provocado largas con testaeiones, y se obserra el curioso fenómeno de que el conservador se empeña cn convencer a los liberales que no lo es, y los liberales hacen esfuerzos por demostrarle que, aunque el no lo crea, es tradicionalista licclio y derecho.
De los periódicos que recibimos en canje, se. han declarada ya por Esquivel La Ite«El Canal de Ccntrouïmórica. El Artesano» y «El Semanario. El 24 de mayo llegó a San José el doctor don Lorenzo Montút ar.
En la noche del 27 la juventud liberal organizó una ovación con que dió la bienvenida al decano de los liberales de CcntroAii iól ica. urante el aiïo de 1888, Costa Rica experto productos por valor de 16. 523, 014.
Acoso DE ssrsuconnno. Mezclens o cien carretadas de tierra colrdicz calderadas (de unas treinta fancgas de capacidad cada una) do cal, hasta c1 mes de mayo. Déjese en reposo esta mezcla hasta que la cal hara disminuido, pero sin haber llegado a foruiar mortero. ltemuüvase entonces la. mezcla y pongaselc encima una capa de Setenta cargas do estiércol de estable. Cuando el estiércol haya llegado o un alto grado de calor putrefamente, lo cual se efectuará tal vez al cabo de cuatro meses, cxtióndasc una capa con una de tier a, dos tercios de abono por uno do tierra, y así váyase formando un montón. Iïcinuevase todo por la primavera y aplique se al terreno por marzo abril, en la proporción do ocho cargas por ocre. Este documento es propiedad de la Biblioteca Nacional Miguel Obregon Lizano del Sistema Nacional de Bibliotecas del Ministerio de Cultura y Juventud, Costa Rica.