Archivo rebelde a77147acab591156d77483d401256a43f39bc4562524f7686386d66724792d1e

El Artesano (San José: Salomón V. Escalante, Alejo Marín J., Menardo Reyes., Julio 1889), pág. 4.

Actual

1889 07 06 3 black white
1889 07 06 3
1889 07 06 3 black white

Tn. luego circulóla noticia de que tratiibainos de fundar una Biblioteca popular, como nos han ofrecido muchos dc nuestros amigos algunas de sus obras adecuadas al objeto. Dion Gerardo Castro, don EloyTruque, don ¿iqnilco Echeverría, don gainncll Uribe, 0to. etc. han sido de los primeros.
Gracias, nnmilloii de gracias a todos, 1es damos eii nombre de los obreros josefin os y delos miembros de 1a «Sociedad do Artcsanos. No dudamos que el ejemplo sera imitado como lo esperamos y deseamos.
SALUDAMOS al nuera eapoon do la prenr sa iosefina, tLa Epoca. piercdacta don José 3d. Gutiérrez, rosperidad yb ueii Viento. Los siguientes cnrflrnicitos cortos los copiamos del do «La erdadp que redacta don Anselmo Volio: e Alfredo quien escribió Ter sos cstral alnriinÏ?
Quien lia de ser Canarios Sino quien los envio Yon liriiia les negó. Sera sujeto digno IE de iiistin toiiialigno a Vieja otma mrrompiila.
Corazón rui u sin riilai. o. siempre sent indigna.
CtiKo Io. iTo. El Artesano: de. Costa. Ilii ia, postula como candidato ii la Presidencia de ia República, para e proximo período Constitucional, al señor Licenciado don Ascensión Esquivel, distinguido ciudadano que por sus ideas liberales y progresistas esta llamado ii. promover el adelanto de su pais si llega ¡i ocupar tan elevado puesto, del que le cromos muy digno.
Estamos, pues, de acuerdo con la prepa ganda que hace el colega en favor dc su candidatura.
toi: El. Pilltt Jïl lt. SUPLIGMIOS de nuevo y nótesc que ya lo hemos hecho muchas rocosa a nuestros agentes y abonados, so sirvan enviarnos los fondos correspondientes la primera y segunda serie de (El Artesanop nos referimos, por supuesto, a los que no lo han verificado todavía. los suscritores de la. capital y los maestros de escuela que reciben esta hoja, debemos ailrertirles: que. es de uso corriente remitir los primeros números de una publicación con el objeto de (pio qniúnllos reciba los devuelva eii el. caso de no aceptarlo, los dejo silos quiere; mas como no digan no. observen. algo, se los considera abonados. 13 por esto que hemos continuado la remisión y quo reclamamos el pago respectivo.
AGENTES DE EL AIKÏESANO.
Cartago don Manuel Blanco Los Angeles. Francisco Vargas Naranjo. Lorenzo Corrales.
San Ramon. Jurado. llebcúoro. Estanislao Conde.
San Mateo. Ezequiel Arco.
Puntarenas. Eduardo lI oui nicr. Esparta. Úlodomlro Figueroa olmares. Manuel Soto Lara.
Grecia. lnaii Vega Lizano.
Heredia. Sixto Uiiiiiña. Paraiso Timoteo Solano. En los lugares en donde no hay agente, los abonados se entenderán directamente con ol Adiniiiiiitrnilor, lo mismo que los Señores, pi cceptor cs; pero deseamos que esto tenga lugar enseguida, para iio rcriios en diliciiltodes.
Este documento es propiedad de Ia Biblioteca Nacional Migdel Obregon EL anrnsaajo. EL UEBLo LIBRE se titula un nuevo Semanario que re. la luz pública en Cartago.
Es órgano del Club progresista de aquella localidad y partidario decidido de la Caudidatura del Licenciado don Ascensión Esquirel parri Presidente (le la República en el próximo período.
Al saludar al nuevo colega y correligionario, le deseamos biien viento y prosperidad.
Nursrno ¿toi zm; del Bebedero, Cañas y Bagaces, nos dice que varios suscritoros de aquellas localidades se niegan ii pagar el abono esta publicacion. 1N osritros querriamos publicar sus nombres, pero mejor liaccmos con prevenir antes pa ft no asustar ilemasiado. u. SEÑOR don Eduardo Szilazai. Cai i:is.
Su apreciable me fue entregada y quedo cntcrado de su contenido. La susericioii por la primera serie de cEl Artesano: vale eincnenta contaros y por la segunda corriente, que concluye con el 24, rule un peso.
Si lo primero lo tiene pagado, debe tan solo lo segundo, tanto Ud. como los demas de esa localidad, y pueden ponci sode acuerdo todos a efecto de que, por medio de Url, so sirvan enviarme lo que atiendan He estado cnriando ii don Matías Bolívar, don Agustín Obando, don Pedro Baca estos dos pagaron ya don Ramon López, y ii Usted. Si Ud. fuese tan amable que se tomara la niolestia de desempeñar la Agencia, tendría mucho gusto en encargarse la yrcniitirlc mas números para la c tltl y colocación en iinoros abonados. orlo pronto lo ran lt) ejemplares. Jldiiiiiii sfrotïor. iiiiiiiiiiiiiiitiiiii POR. Jose. nomina. dit und Tactica. del encerado.
Se supone que los tableros estan colocarlos inicia el costado derecho dcl salou al frente y convenientemente dispuestos para. los ejercicios do escritura tuoriniioiitos do tilctica.
No será. por demas hacer una ligera explicacion ii.
cerca de ei nno deben estar los tableros colocados. no sera :i. una. altura regular y Según ln estatura delos lll llllllm que deban tra bajan.
Estarán sujetados en su parte. superior por dos NEK risagras, según el tamaño; y El. sn base por un apadi. la iii ayer o Iniïlml inelinaciúii que creu conrcnieutc, conforme :l. las reghis de escritura. neilc adoptarse cl sistciiiii de los tableros coi redizoa, pero este sistema tiene iiiiirlios iii coiireniciitcs, Sil. do uno de ellos el exigir mucho dinero por ln complicación que requiere, y además, cl ruido que sc produce al correrlos y la poca simetría que cn ellos se observa.
Lo mejoren este caso es, según cl sistema, los tableros rectos, lisos, y de una extension tal, que puedan caber OClIDOIIlllmIlOS ior lo menos escribiendo al mismo tiempo, o si es posib e, en lu misma pared puede liacerso los tableros, diridiéudolos en cuadros de un metro de largo para evitar la aproxinmeiún dc los niños.
De este modo pueden ir perfectamente cinco roces ini la hora, esto es, yendo por secciones. En este coso uclie seguirse cl Sistema colectivo, y en el segundo; El sistema individual que lince desaparecer la timidez de algunos escolares.
Los iiiiii iniieiitos (pp it continuacion voy. explicar son du iinclia. importancia cn esto sistenni. El maestro dira: Los primeros ocho, al encerado. t esta voz: todos fio preparan, y al iiiiu, se pondran de pie y haran ol giro en direccion los tableros.
Al dos, euiiireiidef lii la iunrclm en lila dc :t nno llegando a los tablero, ídar;lu frente ii. la cátedra del maestro. tu! ratito dc aumentar disminuir, para ic el nmestro le Al tres, correrán ol cepillo dc arribo ¡l almloi Si hubiere algo que borrar, atendiendo al mismo tiempo a las ordenes ¡ch maestro, dejando de borrar cuando ¿St? lo indique por nicdio de una señal y tomando al 111! st tiempo una posicion recta.
Una rea concluido esto, el maestrodictay los ninos escriben. Dictado cl problema, el maestro dira. it los alumnos que planteen y resuelvan, y ellos empezaran a resolver. Dada bi señal del maestro, los alumnos sin ninguna interrupción pasarán de nnero ii sus puestos.
Una reir. sentados. el nuestro comenzar 1 :i. liiccr las correcciones iieccsui ias al trabajo que ac abin. de liocer. Luego, siguiendo c1 ¡niniao iiroccdnnicnto indica do, mandará otros ocho niños que indirichialineiitc repelil tl ll las mismos observaciones lucha; por el nuestro, borrando. la señal indicada, y teniendo que obserVar las mismas reglas anteriores nl plantear cl problema.
Téngase cuidado que cuando los alumnos pasan al encerado por secciones, deber: resolver sus problemas mentalmente, pirn eritar la confusion ensenarles :i ejercitarse cn el calculo y :t ¡ieiisar. por si propios.
Necesario es inlrci tir qui al maniobrar deben iiaecrlo con iliseiwolriniicnto ji precision militar, pues la salud y cl bien pirccer asi lo exigen. La importancia de la expresida táctica esta basado en no dejar alterar el sistema educativo y hacer aprovechar doble do lo que eii sistema antiguamente Seguido. menu Jo reinos. no cuando el maestro desde su cátedra vuelve la vista. para hacer alguna correccion, los alumna; aprovechan esta oportunida para molestarlo, ya sen pi oliicicndo sonidos gitui alcs, ruido con los pics o tirando lJi lïlÜllllL ehh, 0to. de lo que ri Veces toma parto el iiisicstl o, ya porque cl tiro iié errado, porque lo hayan hecho intciiciomalmentc.
El mneátro, indignado cii estos casos, impone castigos muchas reecs nl que no ha. hecho nada y que por su timidez lia mostrado el haber sido. En este caso el dc Iineiieute, gozoso de su habilidad, inrenta medios más eficaces para molestar, pues muchos alumnos goma al ver el maestro iiiiibp icsto, viéndose este obligado rc1irni se al exti Iiio ilcl sabia para lil vigilancia, y esfor7.;lllllüllt llzí1 lill t sus explicaciones, al mismo tiempo que lc interrumpe el espantoso ruido que los niños ejecutan lloran lo rl compas coa los pies en sus idas reni ias. Es precisamente, tit ñúl preceptor, lo que quiero eritar con inin ¡izqucñin iipiintniiiientamiento, teniendo el encerado :il frente. La rigdancia es cuiiiploto, no 11333 nada sin ser iipcriribido, porque el maestro todo lo rá y lo ogro. Se entiende riuc los alumnos debcntn hacer nn movimiento siempre que IinScll. al encerado, estando atcli los ii. lo que escriben. De este modo se conserrnrdn los niños siempre contentos con los movimientos de táctica y como l ob»
jcio no es gastar ln vitalidad de sus organos, natural cs proporcionar algunos medios para dar fuerza y esta?
bilidad mental, cosa que iio podra conseguirse con la inacción prolongada. El maestro instruido cu este sentido, en casi todos los casos hace uso del encerado. Uno de lts principales preceptospedagógicos es el interrumpir. lltllíllllül fl explicacion, ya. son de palabra o con algunos JEI CÍLIIÜS, cuando sc noto fastidio o desalenciún. Primer iy ci ei ci El muestro llamará la atencion diciendo: primero ¡msici a in uno lcrnntardu cl brazo dcrceho por encima de la cabeza hasta que quede rerli»
cal y asi continuara ci maestro contando hasta doce o los escolares. la voz de comido, se ejecutarán los mismos con el otro brazo, teniendo cuidando de que el maestro diga. iiiiibio cuando dicen oyes, para que el ejercicio se cuinlilt lt. i. egmido ¿viendo Se StlFllt lltht il ll los dos brazos como en el anterior ejercicio.
Ït ci cci. gritaron Sc suspenderá el brazo derecho y después el lletliiïl llü, es decir, alternando y teniendo presento. no en ninguno de. los mencionados ejercicios, habra llecciou, y pasando i otro cuando se llegue al oscar Cuarto iy ercici o. De la primera posicion so atrae el brazo derecho con leccion en direccii i ii la region external, al oso. nos se riiclro it extender, y así se coiiiiiíi ia hasta el osos quo se dira: condu o, repitiendo ii esta roz lo mismo con el otro hrazo. limito ejercicio Como el anterior, pero simultaneamente y con llexii io ambas. r 1 n ULL lan Ninguno dc estos victorias ilclü 5501 ¡unirse la mesa.
o Se muii nnei cí. ii: ri. irïiiiiriT Lizano del Sistema Nacional de Bibliotecas del Ministerio de Cultura y Juventud, Costa Rica.