Archivo rebelde a77147acab591156d77483d401256a43f39bc4562524f7686386d66724792d1e

El Artesano (San José: Salomón V. Escalante, Alejo Marín J., Menardo Reyes., Agosto 1889), pág. 4.

Actual

1889 08 14 3 black white
1889 08 14 3
1889 08 14 3 black white

4m EL ABTEHANO.
Wwwmmnmumïm. nu. u de, digna de toda veneración y de todo sacrificio: el empleo.
No importa llamarse de cualquier modo, puestos cuyo pago exigía el gobierno, premier al ¡itorlcradofi republicano dinámico, por ejemplo, si así se llega a la realizacion de ese ideal.
LIIL palabra nada significa el iin justifica los medios, se diran ellos para su capote. por Cristo que no lo dejan de pereza.
Véanlo sino por esas calles de Dios promoviendo demostraciones populares, gritando otros y macros; veánlos escribiendo remitidos, pronunciando discursos, diciendo que este es un tal, aquel un cual, que el que manda es esto, aquello, uno, lo otro, lo de má allá; véaulos acercárceles al Mandatario, a sus Ministros, hablarles quedito, sacudirles la ropa, asediarlos, fastidiar»
los con sus frases de eterna alabanza. todo, por un empleo! todo, por el malhadado sueldecito!
Por supuesto que a esos ¡ajos del destino no les importa fracasar una vez, recibir algún desvaire, oir un HÜHÜS clara y enérgicamente pronum ciado; ellos vuelven, insisten, intrigan, adulan, vuelven adular y. al cabo logran salirse con la suya. veces se llega y se busca el mismo fin por caminos enteramente diversos, pero el metodo no es seguro, como podrían decirlo ciertos sujetos que yo conozco. veces los empleomaniáticos, recordando sin duda aquello de que los extremos se tocan, quieren realizar sus aspiraciones no mostrando se propios, como generalmente se hace, sino cone rirtiéndose opositores, escribiendo periodicos, amenazando, aconsejar ido e desprestigiando al gobernante, declarando la guerra sin cuartel e alguno de sus empleados, ofreciendo votos de censura, haciendose, en una palabra,. ios independientes, los patriotas, los temibles, los abuegados, capaces de repetir lo de ilinoio Scevola e Ricaurte, y eso por mas que a la hora del peligro los hayamos visto meterse bajo alguna cama o subirse eri algun tejado. Mas la cosa no da siempre los resultados que se. down, y no es raro que el tiro salga por la culata. la vista tienenustedes un triste ejemplo de esta verdad.
Ya saben quienes fueron por lana y volvieron tra squilados, a quienes les basto un ojo. para llorar. Pero no deben ustedes particularizar las cosas: eso sería demostrarse poco caritativos. Estos hombres, pues, es decir, los empleoïroaniiatioos, gobiernistas a opositores, son para sociedad una verdadera plaga, mayor que las :siete de Egipto, más temible que 1a filonera, que tel chapalín y que cuanto Dios creo; son como las sanguijue que ies estraen su sangre, como ics microbios que le agotan su vida.
Salnad a la sociedad de tales hombres, acaEbad con los empleomaniaticos, enseñadlos a tra afiar, y entonces ich, vosotros que nos gobernais, habreis hecho en parte la felicidad de la patria.
Por supuesto, y no olvides, que en esto como en lo demás hay siempre sus excepciones, y que ui todos vuestros opositores lo son por los empleos, ni cuantos llegan a manifestarse propicios con vosotros lo hacen por conseguirios e conservarlos. vosotros os toca hacer distinciones.
Premiad quienes procedan de buena fe ¡r por patriotismo. persegnid a quienestodo lo hacen, paran crnpleo. P150504 LÜSÜF li.
POR BENJAMÍN FRaNKLIN, Continuación. Es pues el caso, que hallan dose en cierta (icasión ante gran concurso de gentes que esperando elicomienzo de una venta. judicial, y quien dice judicial, dice pública licitación. nera ganar tiempo o para perdero (pues la verdad es que nosotros lla nzamos car ganar tiempo perderlo mii l comprar cuatro trapos con serablcmente. hablaba de los malos tiempos que corrían y de lo gravoso de los 11nguntaron algunos. Q, ué opinais, maese Ricardo, delos tiempos que alcanzamos. No presurnis como nosotros, que si semejante estado de cosas se prolonga ¿v no se suprimen todos csos pechos, tributos y gabelas que clareando nos tienen de hambre, no hay para nosotros remedio alguno, y la misma cuenta va salir nos que al sastre de Campillo que cosia de valdc y ponía el hill. Qué debemos hacer, decían otros, para salir con bien en nuestras empresas, y para atender a nuestros menesteres, en unos tiempos 001110 estos, en que ya podemos darnos por satisfechos, si pagado el SllelClIÜ y la territorial, y las indirectas, y los ocnsumos, que consumida nos tiene la sangre, nos queda para un pedazo de pan r para que cubrante sil ¿Qué nos aconsejais, maese Ricardo, que de leemos hacer. VOS que uinto sabeis, no podreis indicarnos un camino que seguire3 Si os interesa, les dijo, conocer mis opiniones reSpect o del particular, en pocas palabras os las dire, que a buen entendedor, breve hablador.
Esto oyendo, agrupose la multitud en torno suyo para no perder del discurso ni un solo ápice, y colmada ia agitación. y res. í nmm,¡mmsnnnlmmwfiwnth. o u la maligna risa del escurnio, de vuestra sencilla.
honradez.
El señor Licenciado don ascensión Esquivel, el patricio ilustre, el candidato escogido por la mavoria del pueblo costarricense, es el 1, 1madoua continuar esa cruzada del Derecho iniciada por el Benemérito General don Bernardo Soto, leves de las barreras que cierto ciroulo reaccionario pretende oponer ester 1lnionte. El señor Esquivel, por su niteligencia, 11011.
dos, lealtad y patriotismo, cualidades que no han podido llevarle los que sistemátIcamente adversan su can idatura, es el llamado a llevar el estandarte de la libertad en el próximo periodo presidencial y a realizar las mejoras de nuestra villa, particularmente la de constituirnos en una.
nueva provincia, sueño dorado que alimentamos con sobrada razon, porque para ello contamos con todas las condiciones y elementos necesarios. En vista de este hermoso porvenir que nos espera, que se divisa en lontananza, conocido como es el espiritu progresista del señor Esquivel. vacilais un momento en consignar vues, tros votos por su candidatura? Nosotros cree mos que no, si quereis el bien de la patria el buen nombre de nuestro pueblo; s1 quereis que el sol de la libertad y del derecho brille siempre sobre nuestra patria; sino quereis aparecer a la faz de los demás pueblos nuestros hernia nos como rehacios al movimiento vertiginoso del siglo.
Podemos asegurar y sm ningún temor que.
es un hecho el triunfo del señor Esquivel, por que el inmenso circulo liberal que lo proclama. en lucha digna con su opositor que lleva por norte el odioso tradicionalismo, 1a probado hastablecido el silencio, empezó a hablar del ta1a. sa. sieaad su Prepandemncm, modo siguiente: lllSClillSil DE llliSE llllllllllll. Cierto es, sin que en ello quepa la mcnor duda, que los impuestos son por demas onerosos, y que el pago de las contribuciones nos tiene reducidos a la última espresion; pero también lo es que podriamos dar nos con un canto en los pechos, si no teniamos que satisfacer ningunos más que los por el gobierno establecidos. Desgraciadamente no es asi como sucede, y si en ello Agrupe monos, pues, dignos ramonenses, al rededor del pabellón liberal y lancemos el grito de ¡Viva la libertad! 1Viva Costa Rica. Via va Esquivel!
Vuestros compatriotas, Los miembros de cl Cial) Liberal.
San Ramón, agosto 1889.
AVISO. los que eran miembros de la antigua y por un momento fijais vuestra atención, os extinguida Sociedad de Artesanos de San convencereis de que la Palanca y la Helioszannaia nos llevan doble de lo que al gobierno pagamos, triple el nnsóensn ran, Ta nn nÉrono y dos tantos mas los auroJos y sermones. no es esto lo peor, no, sino que la naturaleza de tales gravámenes, es de suyo tan perniciosa, que por mas que enviemos al Congreso los mejores diputados, ni hemos de alcanzar que se abnlan, ni siquiera que se rebajen, ya que derivan su origen de vicios que tenemos en la masa (le la sangre. Con todo, no es ese motivo para desesperar, pues si bien es verdad que Dios aprieta, no ahoga: dicele alhombre Ayztdote y. e ayudará fly pues todos sabeis lo de lazar, Jose, y en particular a los señores Don Rafael Rueda, Simson Torres, Celedonio Granados, Santos Pastor, Miguel Valverde, Beltran Chavez, Teribio Núñez, Juan Guevara, Jose Ramirez, Francisco Morris, Luis Hernandez, Jose Navarro, Diego Sancho, Juan Caballero, Francisco Meetic, Vicente Montero Gr, Gregorio Quesada Rafael Rotana, Jose Muñoz. Cia, Pedro Madrilgal, Miguel Parra, Juan Cordova, osé Noguera, Rafael Sanabria, Juan 1il e¡articles Próspero Benavides, Jose SaFrancisco Hernandez, Ramon Morales, Canuto BLora, Juan Rojas, Julian Solano. lose de ¿este Madrigal, Benedicto Montero, y Abelino Bogantes, Que me confirieron directamente facultaR. Francisco Guevara, ose Porras, Jose Vargas, Ramon Porras, Mus bch el que gaicrc que el que puede ey des para líquidarla, hago saber: que terminado. Dios rogando y con el airoso ¿Zonda facilmente se os ha de alcanzar que, para los males que resultan de la reseca, del nesaaaneLo y delos arroJos, han de existir eficaces remedios y lo son, y por cierto bien probados, el rearme, el ORDEN y el AHORRO. M0fl V858. noraonnccron. El gran. día se aproxima.
En este día vai. a probar que sois dignos del nombre de ciudadanos libres que llevais; que conoceis vuestros saf rados derechos; y que ya pasó el tiempo en 112, sopreterzto de religion os enganaban para mariteneros envueltos en las negras sombras del retroceso, y reirse despues con m1 encargo. no habiendo sido posible hacer ren; nir los miembros de dicha Sociedad para precontarles mis cuentas de administracion, he consignado en esta fecha ante el señor Juez Ci ril en 1:a Instancia de esta provincia, el dinero emotivo, documentos, libros demas valores de la Sociedad, junto con un informe detallado de mis operaciones y la debida rendición de cuentas, a fin de que los que se consideren con interes alguno ocurran, e esa autoridad a examinar aquellas y hacer valer este. la vez declaro: que devuelvo el poder generalisimo que para el desempeño de mi encargo me fue otorgado, al que renuncio desde hoy. no quedando sujeto sino e dar las más explicaciones y detalles que se me exijan acerca de mis manejos como Liquidador.
San Jose, de agosto de 1889. 1 Joss Joao oia Tantos.
Tipografla Nacio nal.
Este documento es propiedad de lo Biblioteca Nacional Miguel Obregon Lizono del Sistema Nacional de Bibliotecas del Ministerio oc Cultura rJuvcntuo. Costa Rico.