Archivo rebelde a77147acab591156d77483d401256a43f39bc4562524f7686386d66724792d1e

El Artesano (San José: Salomón V. Escalante, Alejo Marín J., Menardo Reyes., Agosto 1889), pág. 3.

1889 08 21 2
1889 08 21 2 black white

W. llllllll lmrnnugmnnm. Uso nas Don Raim, A. n ¡d l a. u o ¡r. a ¡r o (lo Istro, en consiguiendo al fin introducir en la practica el sicion que aun se hace a la libertad de las fibras miembro de la Sociedad de Artesanos. de la que fue oeal, se retiró de la Asociación Porque cin. orfi tyarerco. El domingo lo riAlt rnsa so.
uso de la maquina de condensación.
Respecto de lo. navegacion vapor, vemos sucesivamente luchando ii Jonathan Heull en mos tomar el tren en compañia (le los ami 35: ii Cog not en 11 69, al conde de ama oa gas de la Candidatura Esquivel. batir palnias de entusiasmo en los salones en donde tuvo lugar la ovación libera! de Heredia Es de nuestra cansa. y nos coneratulamos ¿le que haya abierto los ojos y declaradose ascnssroxlsri: al enos, así se comprende.
Las lann nl Inlalu. Por Camilo Pianimeríon. Condach De cualquier lado que volvamos 1a vista, nos encontramos con falanjes de trabajador es ocupados cada uno en 1o concerniente a perfeccionar la vida de la sociedad humana y a acrecer el bienestar individual y general. Entre esa multitud de trabajadores, algunos nos son conocidos por algún hecho notable que brilla sobre las generaciones; mas cuántos que vivieron pobres e ignorados en sus rndas labores, en que trabajaban por convencimiento, han quedado para siempre desconocidos! La mayor parte de las grandes invenciones no han sido producto de un solo ingenio, sino de una prolongadase rie de ensayos sucesivos. No basta la invención en teoria, sino su realizacion en la practice, y muchas veces la teoria y la practica esta rán separadas por siglos. La maquina a vapor, por ejemplo, ha obtenido en nuestros días su en;tensa aplicacion; pero ha mas de dos mil años que se había pensado en utiliaa iï su principio. La navegacion aerea es un proyecto, por no decir otrmcosa, hacemucho siglos; 3 es muy probable, sin embargo, que nosotros no alcancemos a ver su realizacion, que algún dia. lo sera. Si vemos hojar a la. locomotiva devorar el espacio, no creeis que el cerebro del siglo XIX la ha concebido tal como hoy esta, sino que ha sido concebida lenta 3; laboriosamente por lo siglos anteriores. Cien años antes de Jesucristo,. Herón de Alejandría inventó una máquina movida por el vapor de agua, y nos. hadej ado una descripcion de ella. En el siglo XVI, I, de lla; Porta, Brancajïr Salomón de Gauss fueron agnijoneados por la misma idea e intentaron po. nerla en practica. En el siglo XVII, el marques de Worcester, prisionero en la Torre de Londres, con struvo una máquina a vapor de alta presion que sirvió como de bomba sobre el Tamesis. Al fin del mismo siglo, Sat cry inveto la primera maquina de condensacion, En 1687, Denis Papin, de (ilegible. destew rradosicomo otros tantos sabios (ilegible) publi cación, del edicto de Nantes, propusieron a la Sociedad Real de Inglaterra el empleo del vapor como Jfuerza motriz. Muy luego intentaron aplicar la misma fuerza al movimiento de los buques de ruedas, despues de quince años de constante trabajo logro construir un ¡modelo que desgraciadamente fue destruido por los barque ros del Tamesis. suplico entonces a la misma Sociedad le adelantasen fondos para conetruir en grande su maquina para hacer andar los buques; pero la sociedad a no pudo a no qui: so hacer el adelanto, 3: el pobre desterrado esa haló el último suspiro en medio de las tristezas cue le ocasionaba la impotencia a que se veía condenado. mediados del siglo anterior, el industrias: so James Watt, repar ando un pequeño modelo de la maquina Newcome n, se sin tio. a1 rastrado por el ardiente deseo de construir el mismo un aparato semejante; pero la mecanicaestaba tan poco avanzada, que Luc pudo conseguir nn cilindrq (ilegible) viéndose en esto las dificultades con que tropiezan los nuevos inventos para ser completamente realizados; las artes en gue (ne:gible) no estan a la altura de la inventaron. Du: rante diez años Watt, ganando a penas con que vivir, continuo sus, ensayos» y combinaciones, va;l de Peri is en 1775, al marques de onffrov en IESE. al abad de De. Arnal en 1781. Killer En 1189; mveutpres todos que fueron ridiculiaadüs y. menospreciados por gente honrada buena: ein embargo.
u Escuchemos a sora a. Fulton referir el acoJIDJIEH ÉÜ que se hizo en America a sus trabajos, intelectuales; no quiero otra prueba, sobre 1todo, que el terrible :v abominable azote de la guerra, que aún hoy cuenta con numerosos partidarios.
No; la humanidad esta aún distante de la edad de la razón cuando sus miembros se destruyen legalmente. Porque en un dia como el presente, en que todas las obras del pensamiento se armoniaau tienden a una idea universal, la hidra de la destruccion levanta su elevada cabeza 3: von ¿ita sus terribles amenazas. nimemonea señores, en el mismo espíridesp és de ser desconocido rechazados en tu que animo a los valerosos hombres cuyo paFrancia.
negírico acabamos de terminar, a cuvos ge No habia eu el público, dice e l, sino dos nios 3r esfuerzos somos deudores de marchar amaneras de considerar m1 empresa: con indiferencia a con desprecio, mirandola como el delino de un visionario; de manera que lso podria aphcarme por entero las lamentaciones del poeta. quereis enseñar a los hombres a conquistar las tierras dificiles de libertad? Todo el mundo tiene miedo y nadie os ayudara; a penas si algunos os eoinprenderan. r Como vo tenia todos los días que asistir al astillero donde mi buque estaba en. construcción. añade el mismo, me complacia en acercarme como uno de tantos a los grupos de extranjeros ociosos que allí habia j, escuchar sus conversaciones. Aquello por regla general era hablar con desprecio de mi invento, criticandolo a ridículizandolo. Cuántas carcajadas a mis esperanzas! pues solo se hablaba de la locura de Fulton. Jamas oí una sola observación que pudiera anima rinden cuando el buque estuvo construido se ensayo, como su marcha era lenta al principio, redoblaron los murmullo de desaprobacion. observacion mas tristemente curiosa aún: cuando la marcha fue tal como la habia an uncíado el inventor, subsistio 1a duda, preguntándose si volveria a moverse otia ver.
Ademas, señores, no debeis haber olvidado las preocupaciones que desacreditaron la innoh vacion de los caminos de hierro, cuyas locomotiu vas se creia iban a incendiarlo, a destruirlo tos do; que las ruedas darían vueltas en nn mismo punto ¡sin moverse; que las montañas no podrian salvarse, y mil otras sujestiones de gene ro. Afortunadamente para el progreso humano, todas estas preocupaciones an desapareciu do, y el ferrocarril lucha con el viento en su veloz carrera, salva los precipicios, traspasa las montañas, llevando a todas partes la abundancia, el bienestar, y conduciendoideas regenera dores como arrastra los carros de mercancias. Que fuerza de inercia puede hoy oponerse a la marcha del progreso? Es como un carro impetuoso que destruye con sus ruedas a los imprudentes que quieren detenerlp. Que espectaculo mas bello que ver el genio del hombre apoderarse del globo que habitamos, modelarlo a su antoon Este temor de posesión de la patria terrestre destruye las barre. ras que nos ban legado como preocupaciones las pasadas edades, y llama a ios pueblos la fraternidad y ¡a la union. La antigüedad no ha salvado el triunfo del trabajo, ni esperaba un progreso como el que ahora disfrutamos. Si nuestros antecesores se levantaran de sus sum bas, ícomo se iluminarian sus rostros de satisfacción y regocijo al ver el. adelanto que hemos alcanzado! Hace pocos siglos, Colón era tratado de loco porque buscaba un mundo nuevo más alla de los mares entoncesconoeidos; y rechaza do por doquiera, tuvo que luchar con la miseria, con las burlas, con el desprecio, con las perfidas acusaciones de los doctores que le oponian el testo de los libros sagrados. Hoy el abismo delos océanos ha delsapares cido ante la voluntad ilustrada e inquebrantable del hombre: los dos mundos se hablan en vos baja, lcomunicandose sus ideas sentimientos, porque la distancia quebo los separa es relativamente menor que la que hay entre vosotros yo. cual seria nuestro asombro si dentro de un siglo nos fuera. dado. volver a la tierra a. contemplar los futuros progresos que ha de realizar la humanidad! Porque no creo que hemos llegado al limite ¿del progresoi sino que al contrario, lo considerg como en la Infaïl cia y que falta mucho para que la humanidad alcance a la edad de laadoleieencia, cuando tan; tes descubrimigntos se dejan presentir y para cuya realizacion faltan aun algunos años. No Quiero otra prueba de lo que avanza que la opospiramos.
No hemos podido hacer comparecer todas las glorias del trabajo, porque nos hubiéramos propasado de los límetes de esta conferencia, conformandonos con saludar las mas ejem plares y las que comprueben el principio enuncia do en el comienzo de este discurso: la educación de si mismo por la voluntad y la perseverancia.
Estos son, señores, los heroes del trabajo, que nuestro corazon tanto como nuestra inteligencia pueden tomar guia en el árido sendero del progreso. Nos complacemos en inscribir sus nombres en el estandarte de la inteligencia, para que a la vez nos sirvan de ejemplo y de noble emulación. ya que no nos es dado imitar su ejemplo, imitemos siguiera su conductas; Cadauno tiene su labor señalada: unas más brillantes, otras más modestas, pero utiles todas.
a delante, hacia el perfeccionamiento a que todos en su conjunto.
Poco importan el renombre y la fama, que con su gloria pasajera no seducen. a las almas nobles y generosas. Imitemoslas, no dejandonos atormenta por el árido deseo de inmortalizar nuestros nombres, sino por la grande, la a, nica ambición de servir alprogresovdel presente y a la gloria del porvenir. La gloria es humo que se dlsipa; lo estable y duradero son las verdades fecundas, las obras utiles ue dejemos.
agamonos dignos de servir su gran cam.
sa de la lrumanidad. y cuando nuestra frente fa. tigada de pensamientos se incline bajo el peso de la ancianidad; cuando a nuestros ojos, atalava de nuestra alma, los cubra el último velo; cuando nuestra palabra extinguida no lleve ya a nuestros hermanos las palpitaciones de nues tro pensamiento, cuando se duerma del último sueño nuestro debilitado cuerpo, el. mas bello testimonio que se podra dar de nuestra mansión sobre la tierra, seran estas sencillas palabras; Pasó ¡naciendo c3 bien, La Verdad N9 Dice La Verdad del sabado, que cir. culo algunas horas después que. El Arte e sano. DE nm ron sismo Se nos dice que»
don Alejo Marin mientras es Rodriguisa ta, es msqnirelista, puïes hiso constar a cien tas personas el domingo antepasado que se adheríaal partido constitucional. Al otro dia ere. Esquivelista, Ahora le viene a peloaquello de ni. dificiles ai ¿fisgona Qué amigos tienes, Bonita?
Contestamosí El acetíllero de La Verdad esta servido, si es. ue se ha tornado la molestia de leer el número anterior naranja, Dice La Verdad.
Se nos dice que anoche, hallándose rene nido e! Club Constitucional, estaban dos tipos escuchando lo ¿guess hablaba. Hasta la fecha, dicho Club, no ha tenido necesidad de andar con engaños ni mentiras. como otros. trabaja a la luz del día, porque tiene plena seguridad de que ab oga por un fis noble y elevado, y se enorgulles e delleEste documento es propiedad de la Biblioteca Nacional Miguel Obregon Lizano del Sistema Nacional le Bibliotecas del Ministerio de Cultura vduventud. Costa Rica.