Archivo rebelde a77147acab591156d77483d401256a43f39bc4562524f7686386d66724792d1e

El Artesano (San José: Salomón V. Escalante, Alejo Marín J., Menardo Reyes., Julio 1889), pág. 2.

1889 07 06 1
1889 07 06 1 black white

pretenda ejercer un oficio o industria: que sea mayor de rciutiun años autorizado por quien tenga. potestad en el sr nolo fuere: 39. que en carta fechada, firmada, y cerrada sc dirija al Secretario haciendo la solicitud. que sc suscribe por lo menos en una acción de la. Caja de Ahorrosp y ii.
que al ser incorporado ofrezca y promcta bajo su palabra de. honor sujetarse. en un todo los presentes Estatutos y los acuerdos y reglamentos emitidos y que se emitan, cumplir siempre sus deberes y obligaciones y defender en todo caso, tiempo y lugar los fueros y derechos de la Sociedad y de sus miembros. Como nosotros fuimos el autor del Dro3 ecto de Estatutos y contribnímos que se adoptaron, debemos analizar el contenido del articulo preins erto.
Desde luego. se comprenderá que no pensamossino que la Soeiedad la formara cl mayor número posible de socios, sin pensar en su nacionalidad sino en el ceutingentcde sus luces, apoyo y cooperación personal. pensamos precisamente en que los mejores adelantos obtenidos aaa en las artes, industrias y oficios se deben en gran parte a los obreros de fuera: no podíamos, sin incurrir en una injusticia, meaquina, exeluirlos de.
fumar parte de la Sociedad.
Queremos obreros de todos los coloresr obreros del progreso, trabajadores honrados y encallecidos en las labores de la inteligen. cia mecánica; queremos ayuda, estimulo, aliento de parto de todos nuestros hermanos; buscamos la unión, la fusión de ideas, conocimientos y tendencias; anhelamos, en tin, ese punto de apoyo que se llama asocmcrús. fuerza potente que todo lo muere y que lo. rcuce todo. Dejamos el campo abierto, y la bandera tremola al viento, atada la asta dc lo porvenir. Queríamos y deseamos que los asociados fuesen mayores de edad o representados legalmente, porque deben ser responsables de sus actos y de las consecuencias ulte, riores. edíanios que la solicitud fuero formal, para evitar así erasiras importuuas, y tener un documento que jnstificara la prci a tension y c1 deseo de incorporarse un nuevo socio. cro quisimos ser mas liberales al establecer en el Reglamento General, que, también puede solicitarse la admisión por medio de otro socio.
Exigimos que todos, al incorporarse, suscribieron por lo menos una acción en la «Ceja de Ahorros. porque entraba en nuestra idea y programa regular y basar bien la economia y el ahorro, por medio de una Caja que funciona con regularidad, y en donde el asociado deposita todos los meses lo que pueda sustraer de sus gastos ordinarios, y con el fin dc que un día pueda. tener un fondo para trabajar con desahogo aumentar su capital y el de sus hijos. finalmente, se estatuyo que en el momento de la incorporación se de. promesa de obediencia al pacto social y objeto de la Sociedad, porque es necesario. que haya un algo que ligue ysirradc lazo obligatorio; porque sin una prescripción terminaute y un a modo de juramento, las obligaciones se eludeu y los derechos se traspasan.
Si bien es cierto que llegado el caso se rompe con todo, también lo es que para un hombro de honor y de palabra, primero es esta y aquel que las conveniencias y las cir. cunstancias.
Así, pues, la Sociedadalc Artesanos es para todos los obreros que pisan el suelo nacional y para todos los que quieran engrosar las filas del trabajo aliado que peisiguela unión potente, fuerte, grande. y emprendedora.
Pueden ser socios todos los que Tiran de sn trabajo personal, en donde quiera que residan y cualquiera que sea su oficio 1n dnstria, ra nacionales ya extranjeros.
Corisidei esc tan solo qué se podría hacer con las fuerzas aliadas de centenares de obreros, y se comprenderá nuestro ideal, nuestra esperanza y nuestro objeto.
Lil iaiiilis ll ningun. 33. 31. Concluycndo de dar los últimos retoques nn editorial para este número, hemos encontrado por casualidad el recorte de un periódico salvadoreño, que trata precisamente cl mismo asunto que nosotros queríamos tratar; pero como nuestros conceptos son idénticos losï del colega salvadoreño, y temiendo que. se nos juzgue plagiarios, limuos preferido adoptar y reproducir el siguiente editorial: Es innegable que los partidos de. oposición son necesarios para la Vida de los pueblos libres; ellos sirven de saludable control de los abusos del poder, denunciando los errores que se cometen, y disipando un tanto la pesada atmosfera de la adulacion que forman cortcsanos sin conciencia, cuya única ocupación consiste en aplaudir eicgmnente lo que hacen piensan los que mandan, sintomar en cuenta que procediendo de tal mancra, no hacen más que ponerles una ronda en los ojos, que les impide conocer el verdadero camino que conduce a la felicidad de sas gobernados.
Toro esa oposicion destinada producir benéficos resultados en los paises democratieos, no está caracterizada simplemente por el hecho de improliar todos los actos que emanan del gobernante: requiere, como condición precisa indispensable, estar basada en ideas y principios, para merecer el califica:tiro de sistcnnzda y no el de sistennifiea.
Cuando en lugar de. opositores de principios, no aparecen más que opositores sistemáticos que, acostumbrados a un regimen corrompido y degradante, no persigue otro. ideal que. el logro, ni otro bienestar que el suyo propio, entonces, esos opositores no merecen ningún respeto, no son dignos (le ninguna consideración. Sus palabras y sus hechos, si algún efecto producen, no es otro que el de exaspcrar los gobernantes linl ciéndolcs, no pocas veces, adoptar medidas 1violentas que desrirtúan por completo el sistema republicano. Hacen el oficio de efernos buitres quo estan rayando las entrañas de la patria.
Si se les observa atentamente, no sc encontraran en ellos ideas o principios que.
les caractericen.
Sus opiniones arían conforme e sus cs. pcranzas.
Ahora. defienden y aplauden, lo que mañana maldicen reprucban.
La consecuencia en ideas es para ellos una. cualidad desconocida.
No entienden de ¡moralidad politica, y el oportunisnm es el único derrotero que les guía en sus acciones.
Las evoluciones que tienen lugar en los gobiernos doi los países en donde hay verdaderos partidos de opcsicion, es algo inconcebible y desconocido para esos opositores.
En política, vienen a ser eSpecies de comodinca que se amoldan a todas las ideas, con tal de lograr si único fin que es el de.
obtener ren fajas. I: Nosotros conccliimos esas diversas tendencias, esa oposicion ruda y franca, pero basada en principios, consecuencia natural de los partidos sistemados, que. se observan aún en. las monarquías constitucionales.
Allí, todos caminan ii un fin: todos procuran la realización de. sus ideas, bien se llamen republicanos, monarguistas, liberales posibilistas; van tras un ideal, atacan todo lo que a el se opone y aplanden pruc; ban todo lo que cl conduce. ero aquí, cn donde son casi desconociv dos los verdaderos partidos de ideas, tenemos que estar palpando siempre la falta de lógica en los procedimientos. 7 Hombres que ayer no mas, han scrrido ¡i un gobierno y han aprobado sus actos, mañana, porque han descendido del puesto que ocupaban, rcprucbau y juzgan duramente lo mismo que aprobaron antes. Esta es la logica que, con pocas escepciones, se ohscrfa en los países centroamericanos. I aíses empobrecidos y trabajados por constantes revoluciones, tienen que distraer sus recursos, que debieran emplear en la instrucción pública y en mejoras de positiva utilidad, en sostener cjórcitos permanentes relativamente numerosos, y debelar revuel tas promovidas por ambiciosos vulgares que sorprenden la buena fé. ignorancia de los pueblos.
Siempre se encuentran prctextos para uta ar a los gobiernos.
Si los que lo ejercen son hombres honrados, bien intencionados ydispuestos procurar, por los medios que. están su alcance, el cngrandecimiento de su patria, en vez de ser rodeados por los hombres inteligentes ydc verdadero aler, para ayudarle en su.
patriótim labor, se renprirados de 1 s scrvicios y todos sus actos Tienen a caer bajo la severa crítica de los mismos que son culpables del malestar que rcprueban.
Xocomprendcn, no quieren comprender que los que gobiernan pueden estar al tanto de las dificultades que. promueven y contar con los recursos suficientes para, a sn debido tiempo, cortar el mal de aíz. Denuncian el puesto que les señala el patriotismo y se convierten cn opositores sisteun iticos, criticando todo lo que. emana de los que gobiernan, sin razón y sin justicia, creyendo quizá que cs facil cosa cambiar a su sabor el modo dc ser politico, para disfrutar de las ventajas personales de otros tiempos y mejores dias.
Üegados por pasiones innoblcs, caminan a un abismo del cual, una vez caídos en el, no saldrán, sino despues de. haer reparado todo cl mal que han causado y causen. la sociedad.
Continúan, pues, trabajando eu su fuv ncsta labor; pero sepan entiendan que los encargados de. relar por los intereses públicos no estan ciegos, y que si tiempo no vuelven sobre sus pasos, tendran que espiar scrcraipente todos sus errores y ambiciones,. f «accesorio es seras DE SONSONATE.
Hemos recibido los Estatutos do la ¡So ciedad de Artes: de Sonsonate, Rep. del SalVallül. CÚlISi lll. de 31 artículos, fueron nprobados en Junta lGeneral cl de diciembre de 1888 y autorizados por el Supremo Gobierno con fecha del 10 (le abril próximo pasado. Este documento es propiedad de la Biblioteca Nacional Miguel Obregó Lizano del Sistema Nacional de Bibliotecas del Ministerio de Cultura y Juventud, Costa Rica.