Archivo rebelde a77147acab591156d77483d401256a43f39bc4562524f7686386d66724792d1e

El Artesano (San José: Salomón V. Escalante, Alejo Marín J., Menardo Reyes., Julio 1889), pág. 1.

Actual

1889 07 25 0 black white
1889 07 25 0
1889 07 25 0 black white

Si. css DE Costa Rica, como 25 DE 1889. 2:3. l ¡WB me Si BUSCAR EH La EDUCdGlÓH La DISCÏPLIÏEL 31033. 1; Para QUE ELLA. EHGEÏDBE LA LIBERTÁD TODAS SUS FUERZAS, EH TODOS SUS nsrrnnnouss. ES KUESTRÜ SDIBÜLÜ. NUESTRO PRÜGBQÏA, a Para Las normas ns mas, este Psnronïs ra ns La santana. nn Las rsornsronns. Animes Tan ro si. La CLasn centrameus a ELLA. Dnnrcanos normas consaenacrón cianuro.
fiedaetcr y ¿administradora Kia, aLEJO MARIN f tt. 14. y ¡no e mar. WW.
iia resistentes de la prensa. adoptado como editorial. La libertad individual es, no solo una condicion inherente a la naturaleza humana, sino una necesidad indispensable al desarrollo del hombre y de las sociedades. Pero esta libertad individual, natural e inmanente en el hombre, esta limitada por las leyes inmutables e que obedece la materia organica de donde proviene; y como ella es precisamente la fuente de donde, nacen la liberaquella limitada por la naturaleza, por las propias condiciones de la vida del indiriduo, ha;r que aceptar que la libertad social tiene por límite las condiciones necesarias a la existencia ya la conservacion del organismo social, y quej la libertad política no puede ir mas allá, de los lindos que le marcan las le yes generales que presiden a. la vida y al des sarrollo progresivo de la nación. La libertad de enpresar el pensamiento humano es y sera siempre una de las mas grandes y gloriosas conquistas de la civiliaan ción y el mas preciado de los frutos de la libertad política. Caro, carísimo lia sido su precio; pero por eso mismo seria un delirio pensar que los pueblos que por ella dieron su tranquilidad, sus intereses y su Sangre, pudieran dejársela arrebatar impunemente de un día para otro; sin embargo, el grado de tal libertad debe corresponder al; estado de civilización que baya alcanzado cada país.
El derecho que los hombres tienen de expresar libremente sus ideas, frecuentemene te ha sido materia de rudos ataques y, lo que es mas, ha tenido que luchar aún con los errores de sus mas entusiastas defensasres, de sus apasionados mas ferrientes. Tanta amplitud han querido dar a este derecho ciertos partidarios de la libertad, que, desgraciadamente, no pocas veces se ha confundido el acto psicologico de pensar, inriolable, inocente y, por tanto, irrespona sablenwcon el acto material de expresar el pensamiento por medio de la palabra la es»
critura, acto sujeto e responsabilidad legal, desde el momento en que se reconozca que por medio de la escritura e palabra se puede violar el derecho individual, turbar la tran quilidad social y cometer atentados contra as prescripciones de la leía. commmmCiencias, Literatura, Politica, Industrias, Artes, Noticias y Variedades.
Que por medio de la palabra y de la prensa se pueden cometer delitos, es una veré dad irrecusable. Cuántas veces una solapa labinmno ya arrebatada al tiempo por los caracteres de la escritura, sino pronunciada extinguida en el acto nba sidozsufieiente para arrebatar la honra de un individuo y la honorabilidad y la virtud de un bogarl Cuantas veces la palabra desautorisada de un hombre ha sido suficiente para echar por tiesa a la moral y la justicia de una soeiedadl cuantos hombres no pudiéramos citar que, en presencia dedos fueros de la ley yde la magestadde sii patria, han tenido ralor para decir: el Estado soj yo! a como el objeto principal de todo Gabierno es dar garantías para que se, respemñiu r. tf conserve inalterabiedla tranquilidad social ¡y para que se acaten y cumplan los predeptos dela ley, con el obj eterde llenar cumplidamente esta misión, los Gobiernos han tenido necesidad de buscar un modo justo de eritar que por medio de la palabra y de la prensa se cometan delitos.
Es por esto por lo que, con tanto shin: co, se lia buscado siempre el modo mas eficaz para garantizar los fueros de la prensa. 37 para evitar que ella, en vez de coadyuvar. l tin de que se hagan efectitras la moral y la justicia, se conviertan en instinmento ciego de pasiones brutales y sirva a1a cau sa de la inmoralidad y a la ruina del pueblo.
Si se restringe, pues, la libertad absoluta de la prensa, es precisamente con el objeto de evitar el abuso de ella, para que, de este modo, el uso legitimo de esa libertad sea efectivo y produzca todo los grandes bienes que de e puede derivar la human dad entera.
Si se restringe, pues, 1a. libertad absoluta de 1a prensa no es para atacar la liber. tad individual, como generalmente se cree, sino precisamente para lo contrario: para asegurar esa libertad, para hacer efectivo el derecho que consiste en el uso legítimo con resiente y necesario de que el hombre e32 prese libremente sus ideas. ¿que de entraña tendría que el Grobierno liberal de Costa Rica estableciera la restricción justa, reglamentada y efectiva de la prensa, cuando tal restricción esta boy es»
tablecida en ias consti ciones de todo los paises, aún los mas libres Í?
La Suiza misma, la gran. República de Suiza, modelo de institupiones liberales. no ordena en su constituei gn que las leyes establecéian las pi erencio es y penas necesanc ns rna asrmacïún atenerse nsrnnan sa. s. gig laderas. numero 1, 63. Gesta.
CALLE del SEMINARIO. rias para reprimir y corregir los abusos que la prensa comete contra la confederación y sus autoridades. 1a Gran República Norte Americana, 3T la Republic ÏArgentina. y la República de Colombia. no mantienen en sus legislaciones el espiritu de ese mismo principio Que el escritor este obligado e girar dentro de la órbita de la 1verdad y la justicia, para que asi pueda servir realmente a1 pro greso, que la prensa lleve e la conciencia del pueblo el conocimiento de sus derechos 32 equilibra la acción del gobernante con la critica sensata y desapasionada de los actos públicos, es lo que se trata de hacer al. prohíbir. no el uso legitimo, sino el abuso pernicioso de lalibertad de imprenta TG C. H3 fi, quM EJMI? un. flnfi H::W¡ mw estadrsooiaiwt tay combi; criador asiáticas ;fernando mrsnttos derecdïdsïïci ciudadano; para que se; Que el escritor, por miras interesadas y egoístas, se convierta en instrumento ciego de causas personales injustas, de anibiciones vulgares, de pasiones bastardas; que la pren. sa se trueque en palenque de recriminaeienes personales y ponga su servicio las afi. ladas armas de la maledicencia y del insulto, de la diatriba y de la injuria, de la calumnia y del sarcasmo, de la traición y del ridicnlo, es precisamente lo que se quiere evitar con esas medidas que prohiben les abusos de la prensa, medidas que no atacan la libertad, sino que la defienden y la garantizan; no der tienen, sino guían la libertad, a fin de que realice esos balagadores, pero lejanos ideales de dicha, tras lcs cuales tiene caminando la.
humanidad desde los primeros pasos de su historia.
Los abusos de la prensa cometidos por los partidarios de la libertad han hecho aún mayores males e la causa de la libertad misa ma que la tenaa oposición y el odio implacade sus enemigos. El odio y 1a oposición; siempre fueron vencidos por el perdón y y por la lucha; pero aquellos fimestosy cono tantes abusos siempre han sido una arma, eortante dada por 1a misma escuela liberal a sus encarnizados enemigos, para que la bieran la maten.
Profimdamente triste y descensolador es ver que los eternos enemigos ide la libertad aplaudan los lamentables errores de los partidarios de ella, y encuentren en tales errores la razón de sen de su sistema de represión exagerada y bicicleta; y mas triste y doloroso aún, para los defensores de la libertad es saber que los espíritus ajenos a las luchas políticas ven en tales em ores, no el deplorable efecto de las pasiones humanas, sino la consecuencia lógica, el fruto natural de las doctrinas liberales.
Este documento es propiedad de la Biblioteca Nacional Miguel Obregon Lizano del Sistema Nacional le Bibliotecas ch Ministerio clc Cultura yduvcntucl. Costa Rica.